10 Mitos alimenticios


Al hablar de los alimentos que se deben comer o no, son variadas las respuestas que se encuentran. Hay hábitos que pasan de generación en generación alrededor de los alimentos.

Aquí hay algunas aclaraciones sobre lo que es verdad y lo que debe consumir.

1) Comer limón antes de la comida o en la mañana disminuye la grasa corporal y ayuda a adelgazar. Ni el limón ni ningún otro alimento tienen la propiedad de disminuir la grasa corporal, las personas adelgazan o engordan de acuerdo a la cantidad de calorías que ingieran y gasten en el día.

2) Los alimentos integrales no engordan. Los alimentos integrales aportan la misma cantidad de calorías que los refinados, la diferencia está en que los integrales aportan fibra que ayuda a reducir el colesterol, evita la constipación, entre otras cosas.

3) Los alimentos dietéticos pueden ser consumidos en grandes cantidades ya que no engordan. También los alimentos dietéticos aportan calorías.

4) Si combino pastas con carne es perjudicial para la salud porque el organismo no puede digerir ambos alimentos a la vez. El organismo está preparado para digerir todos los tipos de alimentos en una misma comida.

5) El aceite de oliva no engorda. El aceite es 100% grasa, si lo consume en exceso puede ocasionar un aumento del peso corporal.

6) Hay que eliminar el consumo de carne de vaca porque posee mucho colesterol. Aunque su colesterol sanguíneo sea elevado, no es necesario suprimir el consumo de este tipo de carne, sólo hay que racionarlo.

7) Las tostadas tienen menos calorías que el pan. Al tostar el pan sólo se le extrae el agua, pero no modifica su aporte calórico.

8) El queso blanco tiene pocas calorías. El queso blanco entero tiene un aporte de grasas bastante elevado, los que tienen un aporte energético realmente bajo son aquellos que tienen “0% de grasa”.

9) Las galletas de sal son más sanas que el pan. No sólo aportan más cantidad de grasa sino que además tienen aceite vegetal hidrogenado el cual es perjudicial para la salud.

10) No se debe tomar agua con las comidas porque entorpece la digestión. No sólo no entorpece la digestión, sino que es necesario un adecuado aporte de agua a lo largo de todo el día, inclusive en el momento de las comidas.