No hay nada bueno o malo, es el pensamiento el que lo hace así.

William Shakespeare