La Unesco maneja cifras mundiales donde 1.100 millones de personas no tiene acceso al líquido. Vale la pena entonces tener en cuenta algunas sugerencias e ideas que incentivan el cuidado del agua en el hogar:

1. Hay sanitarios de bajo consumo: el mercado cuenta con productos ahorradores, los cuales consumen no más de 4,8 litros por descarga.

2. Existen también sanitarios con sistema de descarga con presión asistida que son capaces de trabajar con un consumo de agua menor (3.8 litros por descarga).

3. Es importante que los sanitarios cuenten con estas características: garantía de por vida en la porcelana sanitaria, disponibilidad de los repuestos, soporte técnico y certificaciones a nivel nacional e internacional.

4. En el cuarto de baño es importante el uso de griferías para lavamanos y duchas que ahorren la mayor cantidad de agua posible. Actualmente existen las mezcladoras de dos llaves, sencillas o solo para agua fría que logran mayores ahorros de agua.

5. Existen griferías ahorradoras que además de contribuir a la conservación del medio ambiente, representan un beneficio económico, dado que la excelente calidad de este producto hace que funcionen normalmente durante décadas, minimizando la necesidad de cambios y gastos periódicos.

6. Identifique productos ahorradores. Importante adquirir los productos ahorradores en almacenes certificados en el mercado. La compra en estos establecimientos genera una doble garantía, la del fabricante del producto y la del nombre del establecimiento.

7. El consumo de un sanitario solo puede ser garantizado si el producto viene ensamblado de fábrica, ya que esto garantiza que el sistema completo esté diseñado para el consumo que se promete.

8. Busque detrás del asiento de los sanitarios ahorradores, la información del número de litros que gasta, si dice que consume más de 10 litros o si no lo menciona, no clasificaría dentro de los productos de bajo consumo.

9. Recuerde que introducir objetos dentro del tanque del sanitario no ayuda a reducir la cantidad de agua que se consume por descarga, lo que representa es un consumo mayor dado que genera la necesidad de tener que evacuar dos o más veces, gastando más cantidad de agua.

10. Cierre el grifo mientras se cepilla los dientes, se afeita o se desmaquilla. Utilice un vaso, cuando se tiene ese hábito se calcula que una persona ahorra 19 litros de agua al año.


No hay que dejarse llevar por el mal humor, el desespero y el estrés en épocas de austeridad: serán tus principales enemigos al momento de ordenar tu cabeza financieramente.

Ya sea que estés terminando tu época de estudiante o pases por un traspié en tu vida laboral, estar desempleado requiere obligatoriamente de un ahorro previo.

Invierta lo que alcanzó a ahorrar. Es fundamental que tengas un fondo para movilizarte durante la etapa de búsqueda de empleo. Hojas de vida, trasportes e incluso ropa presentable son inversiones necesarias cuando de tocar puertas se trata. Tu liquidación o tus pesos ahorrados deben ser gastados con papel y calculadora en mano.

Seguro de empleo. Gestionar este tipo de planes con el banco en el que tienes tu cuenta de ahorros es sencillo. Algunas entidades cobijan a sus clientes desde este monto. El subsidio por desempleo o el seguro de paro cubre hasta máximo seis meses y debes realizar el procedimiento a un mes de tu retiro, como fecha tope.

Hablando de necesidades básicas. Cuando se acostumbra a costearnos todo, las necesidades se hacen mayores y más difíciles de cubrir, así que hay que ser cautelosos al momento de tasar, por ejemplo, tus implementos de aseo, actividades de ocio, ropa y demás.

Bareje opciones. Es un buen momento para replantearte lo que quieres hacer con tu vida profesional y financiera, pero antes pregúntate qué tan capacitado estás para enfrentar un nuevo rol dentro de otro ámbito laboral al que no estás acostumbrada; cuántas oportunidades económicas y de crecimiento personal hay actualmente en esa área,  es o no suficiente el dinero con el que cuentas para esa etapa de transición.

Ninguna deuda. Que el desespero no te lleve a endeudarte con dinero que no tienes a la vista. Deja pasar un tiempo prudente antes de concluir que ya no te queda ni un peso de reserva. Cuando esto suceda, endéudate con lo mínimo.

La ley de la atracción es la idea o supuesto de que los pensamientos influyen sobre las vidas de las personas, argumentando que son unidades energéticas que devolverán a la persona una onda similar.

La frase “ley de la atracción” ha sido utilizada por algunos escritores esotéricos, aunque el sentido con el que se usa actualmente es diferente del original. La mayoría de los autores asocian a la ley de la atracción con la frase “te conviertes en lo que piensas”, usualmente aplicado al estado mental del ser humano: Esto significa que los pensamientos que una persona posee, las emociones, las creencias y las acciones atraen consecuencias que corresponden a experiencias positivas o negativas.

Hágala realidad

1. Al levantarse dedique 5 minutos a enfocarte en su deseo

2. Use imágenes externas para representar sus deseos. Recorte frases e imágenes que estén relacionadas con sus deseos y archívelas en una carpeta. Vale la pena repetir: Esto es mio ahora, esto es quien soy ahora.

3 – Preste atención a todas aquellas respuestas emocionales que impiden tener todo lo que se desea; recuerde que los sentimientos reflejan su realidad.

4 – Hay que tener una actitud de gratitud; es muy importante que en todo momento se enfoque en lo bueno que tiene y agradezca por ello.

5 – Póngale acción a sus deseos. Por ejemplo, si deseas un auto, aprenda a manejar, saca la licencia de conducir, etc.

6 – Si comienzas a ver q todo empieza a mejorar pues hay que reconocer. Si le aprobaron el crédito para comprar el auto, reconozca que la ley de atracción está funcionando.

Video: http://www.youtube.com/watch?v=AeQY3t_SHEs

Los expertos dicen que tener 30 años o más, haber estudiado una carrera y hasta haber hecho una especialización y seguir dependiendo de los padres significa gastar el dinero que los propios padres necesitarán para la vejez.

De igual manera, esta figura se convierte en una errada opción que afecta el desarrollo personal, económico y sicológico del hijo que se niega a asumir independencia.

Ahora, si la persona genera recursos, pero le cuesta desligarse de la familia, puede traerle problemas de tipo emocional a él, porque a futuro carecerá de las habilidades para formar un nuevo hogar y hasta de cómo llevar una economía familiar.

Un argumento que podría salirle al paso al de la situación de la dependencia económica de los hijos muy adultos de sus padres es que en el país no hay oportunidades. Sin embargo, en los padres también existen ciertos prejuicios para dejar que los hijos aprendan a ser independientes, un caso típico es de las madres que hacen todos a los niños, no les exigen esfuerzo ni les enseñan el valor del trabajo.

Al crecer, a muchos les da vergüenza desarrollar actividades, no se arriesgan, no toman iniciativa, es decir se crean una serie de miedos que no dejan avanzar y terminan por afectar las economías domésticas.

Esto indica que desde pequeños se está enseñando que no hay puertas abiertas y solamente ese pensamiento ya está cerrando oportunidades. Por difícil que sea la situación en un país las oportunidades sí existen, existe para aquellos que reconocen que trabajar y esforzarse generara una ganancia


Si quiere contribuir a reducir el impacto de los vehículos en el medio ambiente estas 5 recomendaciones bien vale la pena tenerlas en cuenta:

1.  Compre ecológicamente. Cuando compre un carro, tenga siempre en cuenta su eficiencia medioambiental. Compre un carro de dimensiones adecuadas a sus necesidades. Los costos de un carro más ecológico y eficiente serán menores.

2.  Planifique su viaje. Un viaje bien planificado le permitirá llegar a su destino de la manera más rápida, fácil y segura, ahorrando emisiones contaminantes innecesarias. Tenga en cuenta que diez minutos de conducción innecesaria en un viaje de una hora provocan que el rendimiento del combustible se reduzca en un 14%. Para desplazamientos cortos, considere si es posible realizar el trayecto en transporte público, a pie o en bicicleta.

3.  Compruebe frecuentemente la presión de las llantas. Una llanta con la presión adecuada reduce la resistencia a la rodadura y, consecuentemente, aumenta el rendimiento. Conducir usando llantas con una presión inferior a la correcta reduce el rendimiento del combustible en un 2% y en un 4% respectivamente, en áreas urbanas y suburbanas. Considere la posibilidad de comprar carros que incorporen indicadores de presión de las llantas; estos sistemas le permiten conocer cuando debe ponerle aire a las llantas.

4.  Reduzca las cargas inútiles y evite el uso de portaequipajes. El peso adicional, así como la resistencia al aire, incrementa el consumo de combustible. Conducir con 100 kg de peso innecesario a bordo, ocasiona una reducción del rendimiento del carburante de aproximadamente el 6% en un carro de tamaño mediano. Compruebe si lleva objetos innecesarios en el maletero del carro, como recipientes de recambio de combustible demasiado grandes o pesados.

5.  No caliente el motor antes de empezar a conducir. Los carros modernos ya no requieren un calentamiento previo, excepto en condiciones de frío extremo. Es posible que se requiera una conducción lenta después de poner en marcha el motor; este tipo de conducción también mejora el rendimiento del combustible.

El amor no lo es todo en una relación, el factor dinero también es importante. Y entre más claras se tengan las cuentas entre la pareja pues mucho mejor. Los problemas financieros y conflictos económicos deterioran considerablemente la relación de cualquier pareja.

Salidas estilo americano. Dividir los gastos de las salidas de ocio es una opción viable para que el presupuesto de cada uno no se descuadre mucho.  Por muy romántico o caballeroso que parezca, pagar la cuenta todas las veces pasa de un acto generoso a futuras sacadas de cara cuando la situación económica esté apretada.

Recién casados, recién endeudados. Cuando ya se está conviviendo, uno de los grandes errores de la pareja es equipar su hogar a través de préstamos y cosas que no son necesarias. La idea no es vivir en una caja de cartón y dos sillas, pero en medio de la emoción de la nueva experiencia, no hay que dejarse llevar por las emociones y amoblar la casa solo para que se vea bonita.

Un fondo en común. Vale la pena establecer un ahorro comunitario con un monto específico según las necesidades de la pareja y lo que gana cada uno. Los dos deben aportar por igual, al mismo tiempo y sacar exclusivamente para los gastos conjuntos acordados.

Libertad económica. Lo tuyo es tuyo y lo mío es mío. Así como hay un fondo común, también es preferible que tengan una independencia monetaria. Cada uno debe gestionar sus gastos personales y manejar un presupuesto propio para hacer lo que quiera con ese dinero.

Cuaderno de cuentas. Registrar en un cuaderno o tabla de excel los gastos de la casa o los que decidieron compartir. La memoria no es de total confianza al momento de hablar de dinero y hacer cuentas; por eso es mejor dejarlo consignado en un papel.

Cuando la deuda sea más grande quer usted seguramente esos sueños no se podrán hacer realidad. La casa propia, el carro y hasta un futuro empleo se pueden ver empañados. A nivel personal puede llegar a causar conflictos conyugales, estrés, y sobretodo, terminará perdiendo su crecimiento económico mirando hacia un mañana.

Tenga en cuenta estos 5 pasos que le ayudarán:

1. Determine lo que debe. Haga una lista del monto, pagos, tasas de interés y plazos de cada una de sus deudas. Un buen paso para salir del agujero financiero.

2. Considere la posibilidad de ayuda profesional. Bien podría dirigirse a su banco o a una oficina de consultoría financiera, ellos pueden ayudar a concebir un plan de gestión de la deuda y su negociación.

3. Elimine las tarjetas de crédito. A lo mejor sus problemas se deben a no tener control y haberse dejado llevar por sus impulsos como comprador. Lo mejor es terminar de pagar sus tarjetas de crédito y eliminarlas de su vida.

4. Elimine los gastos hormiga. Haga un seguimiento detenido de los pequeños gastos que hace a diario y que parecen insignificantes. Le apostamos que terminará encontrando por dónde se están fugando sus ingresos sin darse cuenta.

5. Piense en mejorar sus ingresos. Tenga la inquietud y el objetivo de buscar la manera de aumentar sus entradas de dinero. Las opciones pueden ser encontrar un segundo trabajo, prestar asesorías externas o, porque no, montar un negocio.

Para muchos éxito puede llegar a ser una palabra lejana y hasta ajena. Resulta ser que no es más que la consecución de los objetivos y metas propuestas por una persona en determinado instante, con ambición o no. Hasta se puede hablar de éxito en pequeños detalles de la vida.

Logre lo que se propone de esta manera:

1. Defina sus propósitos. Decida cuáles son sus ideales en la vida, trace una estrategia que le permita acercarce cada vez más a lo que quiere lograr.

2. Delimite sus objetivos. Intente definir con claridad qué es lo que quiere conseguir, cosas materiales o logros personales. Diga mentalmente: “quiero tener libertad financiera, no tener que trabajar por el dinero, pasar mucho tiempo con mi familia”.

3. Establezca cantidades y fechas. No es lo mismo decir: “quiero ganar mucho dinero” a “quiero ganar $2.000 dolares mensuales”. Se trata de determinar con exactitud el alcance de sus objetivos en cuantía y tiempo de consecución. Si se define una fecha, se programará inconscientemente para lograrlo.

4. Divide y vencerás. Hay que dividir los objetivos y metas en partes pequeñas, para que sea simple ir por cada uno de los propósitos, en vez de hacerle frente a un reto muy grande. Es probable que no se de cuenta cuando ya esté disfrutando de los logros.

5. Visualice el éxito. Mírese a usted mismo en el estado final de tanto esfuerzo. Haga de cuenta que todo aquello por lo que lucha, ya lo ha conseguido e intenta personificarse en ese éxito.

Interesante artículo del New York Times, merecedor de incluirlo en nuestro artículos: ¿Son motivo de vergüenza celulares sencillos?

El texto cuenta la experiencia de Chris Glionna, supervisor de restaurantes de una conocida compañía, con su viejo celular. Como el teléfono le daba el servicio necesario, no le preocupaba que estuviera fuera de moda. Pero… (siempre hay un pero) sus colegas lo molestaban y se burlaban cuando extraía su “pisapapeles” del maletín. Llegó a sentirse tan avergonzado que hace un par de meses lo cambió por un BlackBerry.

Dice así el Dr. Alejandro Morton: la Crisis  en el mundo se debe, entre otras cosas, a la inseguridad que las personas tienen en ellos mismos; su continua necesidad de comprar jamás será satisfecha porque esperan que la satisfacción personal venga de lo comprado, y jamás será así.

A nivel social no nos hemos dado cuenta de que ese impulso descontrolado por comprar es, en el fondo, la causa profunda de la crisis económica que ha cundido ya por todo el mundo, alimentada por un sistema financiero insaciable que facilitó recursos para que compraran quienes no tenían con qué”.

Pocas cosas hay más tensionantes que tratar de mantenerse a la moda en ropa, calzado, accesorios, tecnología, viajes, comidas, restaurantes, casas, muebles, autos y todo lo añadible. Quien tiene dinero en exceso puede comprar, usar y desechar, pero quienes vivimos sujetos a un presupuesto debemos cuidar qué compramos y entender por qué y para qué lo compramos.

En efecto, la presión social existe, pero debemos preguntarnos cuánto nos presiona y cuánto nos dejamos presionar???

¿Cuál es el problema de que se rían de nuestro celular viejo? La risa es buena y si no les gusta el celular pueden bromear a costa de él y criticar
el aparato, a su dueño o a ambos. El problema es de ellos, no del dueño del celular, a menos que éste lo acepte.

Desafortunadamente hoy dia uno se refiere a las personas por sus posesiones: “Es el chavo del convertible rojo” o “La señora que usa ropa de
marca y tiene una casa enorme” o “Es el director que siempre anda a la moda”. Es decir, su personalidad no emana de lo imprescindible, sino de lo prescindible. Lo  primero no se compra en ningún lado; lo segundo en cualquiera, si se tiene los medios para hacerlo.

Un amigo muy cercano es multimillonario, pero nosotros lo averiguamos por accidente tras años de conocerlo. Es sencillo, generoso, adaptable a todo y  disfruta lo disfrutable. Jamás presume y nunca hace alarde de nada porque tiene muy claro qué cosas son importantes en su vida.

Las trampas de la presión social siempre han estado ahí. Caen en ellas quienes no se conocen a sí mismos y tienen una escala de valores centrada en lo social y en su desarrollo han tenido carencias afectivas.

El vacío personal no lo llena ni los closets repletos, ni los carros lujosos, ni las joyas exclusivas, ni los accesorios de lujo. La satisfacción
de los consumidores insaciables no viene de poseer las cosas, sino de presumirlas ante los demás.

¿Tiene usted un celular del que sus “amigos” se ríen cuando lo usa? Ríase  con ellos y úselo hasta que guste.  ¿Le duelen las burlas? Entonces CAMBIE de AMIGOS, NO DE CELULAR… Es lo justo.

El dinero hay que verlo como una opción de vida; una de toma y dame. De esta manera, darás el primer paso para administrar tus finanzas y no morir en el proceso.

1. Haz una lista de las deudas. Sin importar el tamaño todas deben ir incluidas en tu lista. Esta será tu guía para conocer el monto exacto que debes. Incluye nombre de la persona con la tienes, tasas de interés, desde cuándo tienes cada deuda y qué tipo de intermediarios hay en la misma.

2. Calendario y fechas de pago. Hay que definir el tiempo límite con que se cuenta para pagar y precisa una fechas tope de pago. Hay que planificar para que el dinero ya esté completo por lo menos 15 días antes, así no estarás a las carreras improvisando y sacando dinero de tus ahorros.

3. Realiza un plan de gastos diario. La última semana del mes reconoce tus prioridades financieras de cada día, las que realmente son ineludibles y a las que debes invertirle, como transporte público o consumo de gasolina o comida. Una vez organices cada semana, súmale los gastos grandes, como el pago de servicios, arriendo, estudio propio o de tus hijos, aseo, mercado. Deje una parte pequeña para gastos extras.

4. Tarjeta de crédito y débito en casa. Si ya se cuenta con un presupuesto semanal, para qué cargar con tarjetas. Saca el dinero presupuestado cada 8 días o cada quincena y no necesitarás del dinero plástico; éste solo se convierte una tentación.

5. Tabla en mano. Consigna en una tabla de Excel tu presupuesto diario y semanal, incluyendo los extras o gastos inesperados. Agrega una columna donde indiques qué deuda vas pagando y qué  deudas faltan. De esa forma tienes una idea general de lo que está pendiente, sin que necesariamente se reflejen en cifras.