Si usted no está aprendiendo las cosas que quiere y no está creciendo profesionalmente, tal vez sea hora de cambiar de empleo. FinanzasPersonales.com.co realiza una lista con todos los síntomas que revelan cuando ha llegado ese momento.

Estos son los sintomas:

1. No está aprendiendo nada nuevo:  Sí, usted ya sabe cómo hacer todo el trabajo. Pero también es bueno estar aprendiendo, de lo contrario no están creciendo profesionalmente.

2. Nunca se despierta emocionado para ir al trabajo: Despertarse sin ganas significa que no está disfrutando de su trabajo y que está disminuyendo su calidad de vida. Si se despierta todos los días y el temor de ir a trabajar, es hora de pensar en nuevos horizontes.

3. Se pasa más tiempo navegando en internet que haciendo su trabajo:  Cuando está en el trabajo, se supone que debe ser productivo. De lo contrario, se estará convirtiendo en una pérdida de tiempo y dinero para la empresa.

Si usted está aburrido y navegando en Internet, la mayor parte de su jornada de trabajo, es posible que deba pensar en otras opciones de trabajo en donde se tenga más estímulos y responsabilidades.

4. La mayoría de sus compañeros de trabajo no le caen bien:  Normalmente, en los lugares de trabajo siempre hay uno o dos compañeros de oficina que la mayoría de la gente no puede soportar. Pero si usted no quiere a la mayoría de sus compañeros, es probable que sus días no sean muy agradables.

Si esto le está sucediendo, es hora de pensar en encontrar una empresa cuyos empleados sean más afines con usted.

5. El dinero no le alcanza para pagar sus obligaciones:  Si está trabajando más de la cuenta y no le pagan lo suficiente para pagar sus facturas, es posible que esté sobrecalificado y mal pago en el puesto actual. Si es así, es bueno que busque un trabajo en donde le paguen lo que se merece.

En este punto hay que aclarar que si la razón por la cual el dinero no le alcanza es no tener un manejo adecuado de las finanzas personales, lo que debe hacer es consultar más seguido este portal.

6. Gasta tiempo en busca de otros trabajos:  Si pasa bastante tiempo en busca de otros puestos de trabajo mientras espera que termine la jornada laboral, es obvio que quiere dejar su trabajo. Así que siga buscando un nuevo puesto que seguramente encontrará uno que se ajuste a sus necesidades.

7. No ha conseguido un aumento en los últimos dos años: Si usted al realizar una evaluación objetiva encuentra que realiza su trabajo a conciencia y que la empresa ha obtenido beneficios por ello, merece ser recompensado.

Después de esto, si su jefe no le ha dado un aumento en los últimos dos años, pida uno. Si no lo hace, es hora de buscar un mejor lugar para trabajar.

8. Su jefe es una pesadilla:  A veces los jefes parecen no ser tan buenos y en algunos casos no son los más queridos por sus subalternos. Pero si su jefe se convierte en una pesadilla, se aprovecha de su tiempo y no es comunicativo, es definitivamente hora de encontrar un nuevo empleo.

9. La empresa no da buenos resultados:  En época de recesión, las ventas de las compañía disminuyen, pero esto no se traduce en un peligro inminente para sus trabajadores. Sin embargo, si el negocio lleva varios periodos en recesión y no logra salir de ella, sería bueno que ponga a circular su hoja de vida en otras compañías, antes de quedarse sin su empleo.

10. Usted vive estresado todo el tiempo:  Al pasar la mayor parte de su vida dentro del trabajo, debe aprender a disfrutarlo y no estar estresado todo el tiempo. Si usted pasa la mayor parte de sus días estresado por lo que pasa en la oficina, usted no está en el trabajo correcto


Con la globalización, la civilización actual se ha dedicado a acaparar bienes materiales de forma incesante y desenfrenada y, por ello, no es extraño que el dinero constituya, para muchos, el principal argumento de sus vidas.

Sin embargo, es importante comprender que el dinero no es sinónimo de real felicidad, abundancia ni, mucho menos, prosperidad sino más bien es una energía neutra que, como casi todo en este mundo tiene dos caras: una positiva y otra negativa. Es decir, existen personas que son felices teniendo sólo lo justo y hay quienes son infelices con enormes fortunas.

En este sentido, nos preguntamos, ¿Cómo atraer, entonces, la verdadera felicidad y prosperidad?  Para lograrlo, debemos conocer las leyes de la abundancia y el dar para recibir.

Para atraer la verdadera prosperidad, es importante soltar para incorporar o lo que es lo mismo dar para recibir.  Para ello, se debe mantener un equilibrio entre lo que sale y entra en nuestra vida.

Con el fin de lograrlo, se debe comprender que el dinero es un medio y no un fin. No se puede acaparar sin soltar, ya que pasaría lo que le ocurre al avaro que tiene mucho dinero, pero su vida no es abundante ni disfruta la prosperidad. Él que tiene verdadera prosperidad experimenta satisfacción y placer al ser generoso.

Solamente el que sabe dar sin condiciones puede recibir en la misma medida y es que dar es igual que recibir.  Sin embargo, no se trata sólo de dar bienes materiales sino también podemos dar generosidad, hospitalidad y amabilidad con ello damos gracias a la vida y a las personas.

Se puede comprender, entonces, que la verdadera prosperidad significa alcanzar un equilibrio que nos permita ser felices desde adentro (al ser generosos) y con ello se facilita la entrada del dinero el cual se debe usar siempre de forma positiva sin acaparamientos.  A continuación algunos ideas que facilitan el proceso de atracción de la prosperidad.

Un ritual natural para atraer la prosperidad

Escoger varias hojas de geranio y colocar debajo de la almohada. Antes de ir a dormir, se deberá decir en voz alta: “Fortuna, diosa de la riqueza, Dirígeme hacia mi sendero, muéstrame el camino hacia mi abundancia,  hacia mi prosperidad legítima.” Con esta invocación, la diosa te guiará. Puedes repetir este hechizo cada luna nueva.

 

Cada mes nos llega la factura de la luz y nos damos cuenta de la gran cantidad de energía que hemos consumido. Para poder ahorrar dinero y además contribuir a un uso responsable de la energía, puedes seguir una serie de consejos que te permitirá reducir tu factura eléctrica.

1. Apaga las luces. Una muy mala costumbre de nuestra cultura es dejar la luz encendida en habitaciones que están vacías. Cuando te vayas de una habitación, si no hay nadie dentro, apaga la luz.

2. Utiliza bombillas de bajo consumo. Las bombillas de bajo consumo pueden resultar un poco más caras, pero son mucho más eficientes lumínicamente. Consumiendo mucho menos electricidad conseguirás la misma intensidad de luz.

3. Mantén limpia la nevera. La nevera es el electrodoméstico que más electricidad consume, cerca del 40 o 50% del total, por tanto es un objetivo para reducir. Cada cierto tiempo descongélalo y límpialo a fondo. La escarcha hace que necesite trabajar más. No metas alimentos calientes en él y trata de que sus paredes estén despejadas para que el aire circule mejor y enfríe más.

4. La lavadora siempre llena. Cuando pongas la lavadora asegúrate que está llena, si la utilizas medio vacía estarás malgastando mucha agua y electricidad. Utiliza programas cortos y no uses detergentes muy agresivos. No es necesario detergentes muy fuertes para las coladas normales, sólo para manchas puntuales. Seguramente con un jabón normal te quedará la ropa muy limpia y sin olores.

5. El lavavajillas para ahorrar agua. Con un lavavajillas ahorrarás agua, siempre que lo utilices con la carga completa, de esta forma lo utilizarás menos veces y no gastarás tanta electricidad.

6. Apaga los fogones antes de tiempo. Para las cocinas con placas eléctricas un truco para ahorrar electricidad es apagar el fogón unos cinco minutos antes de que se acabe de hacer el guiso, ya que las placas mantienen el calor.

No deje que las deudas eviten que usted compre casa y hasta lo descalifiquen a la hora de aplicar para un puesto de trabajo. Las deudas también causan conflictos conyugales, estrés y evitan que usted crezca a nivel económico.

Pasos para evitar que las deudas hagan de las suyas:

1.   Determinar lo que debe. Haga una lista del monto, pagos, tasas de interés y plazos de cada una de sus deudas.

2.   Ayuda profesional. Diríjase a su banco o a una oficina de consultoría financiera, ellos le ayudarán a concebir un plan de gestión de la deuda y negociar menores tasas de interés.

3.   Elimine las tarjetas de crédito. Que tenga problemas de endeudamiento puede ser producto de no haber tenido control y de haberse dejado llevar por sus impulsos de consumo. Si ese es su caso, lo mejor es terminar de pagar sus tarjetas de crédito y eliminarlas de su vida.

4.   Elimine los gastos hormiga. Por un mes, haga un seguimiento detenido de esos pequeños gastos que hace a diario y que parecen insignificantes, seguramente terminará encontrando por dónde se están fugando sus ingresos sin darse cuenta.

5.   Mejore sus ingresos. Siempre tenga la inquietud y el objetivo de buscar la manera de aumentar sus entradas de dinero. Las opciones pueden ser encontrar un segundo trabajo.

6.  No sea tan duro con usted mismo.  Trate de vez en cuando de darse un gusto, mientras alcanza su objetivo final que es liberarse de las deudas y lograr empezar a ahorrar para volver realidad sus sueños.

Cuando Luciano Pavarotti era un niño, su abuela lo ponía con frecuencia en su regazo y le decía: “serás grande ya lo veras“. Sin embargo, los sueños de la abuela eran ver a Luciano convertido en un gran banquero.

En vez de ello Pavarotti fue maestro. Enseñó por un tiempo en un colegio primario, cantando algunas veces en ocasiones especiales. Su padre fue el que lo motivó a desarrollar su voz, reprendiéndolo cada vez que cantaba por debajo de su potencial.

Finalmente a los 22 años, Pavarotti dejó de enseñar… Para vender seguros. Continuó buscando algo estable en donde pudiese apoyarse financieramente, en caso de no tener éxito en el mundo de la música. El negocio de los seguros le permitió tomarse tiempo para tomar lecciones de canto y el resto es historia.

La estrella de la ópera dijo una vez en una entrevista: “Estudiar canto fue el momento del cambio en mi vida. Es un error seguir en la vida el camino seguro”. Agregando con un guiño en sus ojos: “Mi Maestro me preparó. Pero ningún maestro me dijo jamás que iba a ser famoso. Sólo mi abuela lo hizo”

Se necesita valor para dejar un puesto que se considera seguro y comenzar en una nueva dirección. Pero si no se atreve a arriesgarse, nunca se dará cuenta de su potencial ni sabrá lo que Dios quiso que usted fuese.

El hombre no puede descubrir nuevos océanos antes de tener la valentía de perder de vista la orilla.

Ahorrar es una idea que debería tener todas las personas. Haga una buena planeación de gastos y reciba el nuevo año con su bolsillo tranquilo.

No vaya de compras sin una lista. Incluya todas las personas y regalos que va a dar, incluso si aún no está seguro de darles o no regalo, así hay menos probabilidad de cuando llegue a la tienda compre más cosas de las que tiene en mente.

Examine su lista con microscopio. La mejor manera de recortar su lista de regalos es escoger bien a qué personas va incluir en ella. Póngase a pensar en las personas que de verdad son significativas en su vida y si en todo caso quiere tener algún detalle de aquellos conocidos que salen de esa lista, compre algunos detalles más baratos que no afecten gran parte de su presupuesto.

Sea sincero acerca de sus intenciones. No hay que dar regalos por compromiso. Si este es su caso, lo más fácil es comunicar a la otra persona que acostumbra a darle regalo que no es necesario que le de uno y que lo mejor que pueden hacer por esta navidad es recortar los gastos de cada uno.

Establezca límites. La prioridad en su familia deben ser los niños pequeños. Es importante para ellos y para las demás personas que ponga un presupuesto por cada persona que está dentro de su lista de regalos, así le será más fácil cuando compre no saltarse el total de gastos que tiene en la cabeza y en su bolsillo.

Compre los regalos desde antes de la temporada. Puede que sea demasiado tarde para este año, pero la promesa para 2012 es ir buscando las épocas de mejores precios durante el año para la compra de los regalos. Es así como evita gastar de más en la temporada navideña que es cuando suelen estar los precios más altos.


Mientras unos prefieren sol, mar y arena, otros se van de compras, visitan familiares, y otros se van de turismo urbano. Las vacaciones, para algunos es un espacio para pasar tiempo de calidad, para otros es un tormento al pensar en lo que hay que gastar.

¿Cómo puedo lograr sobrevivir a las vacaciones financieramente hablando? Basicamente para sobrevivir a este periodo el mejor consejo es no gaste su dinero en vacaciones, pero eso muy poco probable que se siga al pie de la letra ese consejo, generalmente cuando tenemos un tiempo libre queremos disfrutarlo al máximo y pasarla bien con la familia y los amigos.

Ahora bien ¿Cómo puedo no gastar tanto en vacaciones? El truco en vacaciones es buscar opciones de calidad y a un precio no barato porque generalmente lo barato en vacaciones no existe, sino que algo que se ajuste al gasto que podemos hacer.

Si bien es cierto sólo conseguir el lugar no es todo es un buen comienzo, ese es paso principal, si en su caso es de aquellos que le gusta viajar un día a la playa, otro día hacer ecoturismo, debe encontrar 3 o 4 opciones de calidad y a un precio relativamente cómodo.

Además hay que pensar en todo y sopesar cada opción. Por ejemplo: si va a la playa tiene que llevar algo de dinero para poder comer en el lugar (en el caso no le permitan al lugar que vaya llevar su propia comida), si no tiene traje de baño tiene que comprarlo, tiene que pensar en el gasto de la gasolina (con eso de que el galón esta subiendo y subiendo) que hará para trasladarse de su casa a la playa y viceversa, también piense en la posibles compras varias como: recuerdos o artesanías.

Vale la pena buscar recomendaciones, generalmente amigos o familiares siempre le recomendarán lugares, escúchelos, analice sus propuestas, puede que alguna de esas recomendaciones es la que usted estaba buscando.

Además, siempre lleve un extra. Si bien es cierto usted puede presupuestar casi todo, hay momentos en los cuales aparecen situaciones que salen de nuestro control, por eso siempre es bueno tener un “dinero extra” guardado para afrontar estos casos.


Es positivo aprender la forma de llevar una vida más práctica, financieramente tranquila y acorde con una actitud positiva ante la vida. Lo anterior puede englobar aspectos importantes que hoy se pieden resumir en el hecho de vivir más con menos.

Una de las máximas de las finanzas personales se basa en vivir por debajo de tus ingresos, lo cual quiere decir que gastes menos de lo que ganas. Una de las máximas de la productividad se refiere a la adecuada administración de tu tiempo para cumplir mejor con tus actividades. Una de las máximas de la teoría minimalista es que ocupes solo lo necesario para el desarrollo de tus actividades y tu vida diaria.

Nuestro problema como sociedad está determinado por una falta de guía para aprender a vivir eficientemente y disfrutar de cada uno de los momentos como es debido. En razón de nuestros intereses cada uno podemos definir lo que es importante para ser felices.

Nuestra sociedad ha sido invadida con el pensamiento del consumismo, acumular y destinar nuestros ingresos a adquirir lo último y lo mejor para ser así más productivos, estar en concordancia con los demás y así lograr nuestros objetivos, cuando la realidad es que no necesitamos muchas de las cosas que tenemos actualmente.

Hay que rodearse de aquellas cosas que te permitan acercarte a tu motivo de felicidad, pero evita las distracciones que en el camino se aparecen, hay muchas cosas que no son necesarias para tu vida, si algo te impide cumplir con tus metas ese algo no es necesario para ti.

Como complemento aquí les dejamos una presentación realizada por el escritor y diseñador Graham Hill, donde nos pregunta: ¿es posible que tener menos cosas, en menos espacio, nos lleve a ser más felices? De igual forma, comparte tres reglas para ir eliminando aspectos innecesarios en nuestras vidas.

[campo nombre=video]


Los presupuestos familiares son la expresión en pesos de los objetivos y las prioridades financieras del hogar. Por eso, se debe tener un plan mínimo que ofrezca una buena idea de qué se quiere hacer con los ingresos.

No hay un norte. Los hogares deben balancear disciplina y disfrute. Una buena parte del tiempo tratan de construir un patrimonio para satisfacer sus necesidades básicas o superfluas, el resto del tiempo, hacen cosas placenteras con su dinero.

Sobrestimar los ingresos mensuales. Los presupuestos deben partir del ingreso que llega efectivamente a la cuenta del banco. Hay que deducir las retenciones en la fuente, los pagos de parafiscales, las cotizaciones a las Empresas Promotoras de Salud (EPS) y otras deducciones al salario.

No planear los eventos. Es sencillo planear los gastos en regalos de cumpleaños, de aniversario o de Navidad, o incluso con las vacaciones. No sobra hacer una reserva para los eventos especiales, en particular cuando se tiene una vida social agitada.

Costos de ser propietario. Un carro o una casa tienen costos de impuestos, mantenimiento y seguros elevados que, cuando no se calculan, desajustan los presupuestos.

Costo del crédito. El uso no programado de los créditos de consumo o de tarjetas desbarata cualquier plan de gastos.

No hacer provisiones para grandes gastos o eventos inesperados. La universidad de los hijos, la jubilación propia o de los padres y las excursiones de fin de colegio son gastos que se pueden cubrir poco a poco si se consideran con anticipación.

No cumplir lo programado. El problema más frecuente es que no se cumple lo programado. La solución, construir algo de disciplina personal.

Uno de los recursos naturales que mayor preocupación genera debido a su preservación es el agua. Aquí le contamos cómo contribuir al cuidado de este recurso y promover prácticas de responsabilidad ambiental.

1. Cambiar el sistema tradicional del baño y modernizarlo con sistemas economizadores que permiten elegir la cantidad de agua que el usuario quiere dentro del tanque. Existen válvulas de doble descarga que permiten decidir si la descarga que se quiere evacuar es para líquidos o sólidos; esto genera un ahorro entre 2 a 4 litros cada vez que se usa.

2. Cerrar el grifo al cepillarse los dientes o al afeitarse, al hacer esto se puede ahorrar hasta 10 litros de agua.

3. Ducharse en vez de bañarse genera un ahorro de 150 litros de agua. Con las duchas no se requiere esperar a que el agua salga caliente como sucede con los calentadores de acumulación.

4. Es importante arreglar las averías de grifos y cañerías. Un grifo que gotea pierde aproximadamente 30 litros diarios de agua.

5. Regar las plantas al anochecer para evitar pérdidas debido a la evaporación. Si la persona no cuenta con un sistema de riego adecuado, existen en el mercado pistolas de riego diseñadas especialmente para este fin.

6. Los electrodomésticos como la lavadora y el lavaplatos son los que mayor cantidad de agua emplean. Se recomienda al momento de utilizarlos llenarlos con la mayor cantidad de elementos a lavar.

7. En tu hogar, puedes recoger agua lluvia para usarla en el riego del jardín y de la plantas o para soltar los inodoros.