En el universo existen varias leyes que rigen todo cuanto existe, una de ellas es la dualidad o polaridad. Esta ley se manifiesta en todos los seres y acontecimientos, y ha sido explicada en varias culturas de diferentes maneras pero con el mismo fondo.

Está expresada como una de las leyes Universales del Kybalión, también es el principio del Ying y el Yang, el cual promulga que no hay algo que sea totalmente negro o totalmente blanco, siempre lo frío tiene algo de calor y el calor tiene algo de frío, en la salud hay enfermedad y en la enfermedad hay salud, y en un determinado momento se pueden revertir estas condiciones. Por ello al juzgar estamos viendo solamente una parte del todo, solamente un grado.

Este principio de dualidad lo podemos observar aún más claro en el comportamiento humano pues al mismo tiempo que tenemos inmensas y abundantes virtudes podemos tener infinidad de defectos, de nosotros depende qué lado vamos a escoger para seguir el camino de nuestra vida.

En la siguiente historia que aparece en el libro “La culpa es de la Vaca 2” se puede ver un ejemplo de este comportamiento, si la historia es verídica, no lo sabemos, pero de acuerdo a la ley de dualidad cabría en el mar de posibilidades.

LA ÚLTIMA CENA

La obra titulada La última cena, de Leonardo Da Vinci, fue pintada en un período de siete años. Las imágenes que representan a los doce apóstoles y a Jesús al parecer fueron retratos de personas reales. Cuando se supo que Da Vinci pintaría esta obra,  cientos de jóvenes se presentaron ante él para ser seleccionados. La persona que sería el modelo para ser Cristo fue la primera en ser seleccionada.

Da Vinci buscaba un rostro que reflejara una personalidad inocente, pacífica y que a  la vez fuera bien parecido. Buscaba un rostro libre de los duros rasgos que deja la vida intranquila del pecado. Finalmente, después de algunos intentos, seleccionó a un joven de 19 años de edad como modelo para representar la figura de Jesús.

Casi durante seis meses Leonardo trabajó para pintar al personaje principal de esta formidable obra. Durante los siguientes seis años continuó su obra buscando personas que representarían a doce apóstoles, dejando para el final a aquel que representaría a Judas.

Por muchas otras semanas estuvo Leonardo buscando a un hombre con una expresión fría y dura. Un rostro marcado por la decepción, la traición, la hipocresía y el crimen. Un rostro que identificara a una persona que sin duda traicionaría a su mejor amigo.

Después de muchos fallidos intentos en la búsqueda de este modelo, llegó a oídos de Da Vinci que existía un hombre con esas características en el calabozo de Roma. Este hombre estaba sentenciado a muerte por haber llevado una vida llena de robos y asesinatos. Leonardo vio ante él a un hombre cuyo maltratado cabello largo caía sobre su rostro escondiendo unos ojos llenos de rencor, odio y ruina: al fin había encontrado a quien modelaría a Judas en su obra.

Gracias a un permiso de sus carceleros, el prisionero fue trasladado a Milán al estudio del maestro. Por varios meses este hombre se sentó silenciosamente frente a Leonardo mientas el artista continuaba con la ardua tarea de plasmar en su obra al personaje que había traicionado a Jesús. Cuando le dio la última pincelada a su obra, se dirigió a los guardias del prisionero y les dijo que se lo llevaran.

Cuando salían del recinto, el prisionero se soltó de los guardias y corrió hacia Leonardo Da Vinci gritándole:

-¡Da Vinci! ¡Obsérvame! ¿No reconoces quién soy?

Leonardo Da Vinci lo estudió cuidadosamente y le respondió:

-Nunca te había visto en mi vida hasta aquella tarde en el calabozo de Roma.

El prisionero levantó los ojos al cielo, cayó de rodillas y gritó desesperadamente:

-Leonardo Da Vinci, ¡Mírame nuevamente: yo soy aquel joven cuyo rostro escogiste para representar a Cristo hace siete años…!

A veces podemos sentir que no encajamos en nuestro mundo, que no tenemos nada por aportar o compartir, pero si nos quitamos la venda de los ojos y los juicios aplastantes, podemos encontrar otros seres que viven caminos paralelos a los nuestros con los que podemos compartir y construir las más bellas creaciones basadas en el amor.

Me encanta ver animaciones y más aún cuando dejan mucho para pensar como la siguiente: En un mundo que juzga a la gente por su número, Cero se enfrenta a un prejuicio y una persecución constante. Él anda un camino en soledad, hasta que un encuentro , por casualidad, cambia su vida para siempre.

Él conoce a una mujer Cero. Juntos, demuestran que a través de la determinación, del coraje y del amor, nada puede ser realmente algo.

No dejes de ver este cortometraje de animación realizado con la técnica de StopMotion realizado por Christopher Kezelos, que nos deja una bella enseñanza.

El siguiente es un resumen de los Nueve Pasos descritos por Redfield en su libro que fue best seller «Las Nueve Revelaciones» escrito en 1993. El libro que posteriormente fue llevado al cine,  habla de un antiguo manuscrito confinado en la selva tropical peruana, y escondido del mundo. Este manuscrito guarda en concreto nueve revelaciones, que anuncian la llegada de una nueva etapa para el hombre que cambiará la visión sobre todo lo que le envuelve y le proveerá de una nueva percepción de cara al futuro.

Estas revelaciones, suponen una amenaza y riesgo para quienes las conocen… Estas son las revelaciones, no dejes de ver la película para que puedas ver la explicación en detalle!

1. Una masa crítica : Tomando conciencia de las coincidencias en nuestra vida

¿Te sientes inquieto? No estás solo: Todos están empezando a buscar más significado en su vida. Pon atención a esas «Coincidencias» – que parecen ser eventos destinados a suceder. Son realmente eventos sincrónicos, y siguiéndolos, entrarás en tu camino de verdad espiritual.

2. Una nueva manera de mirar el mundo

Observa nuestra cultura dentro de su contexto histórico. La primera mitad del pasado milenio se malgastó bajo el pulgar de la Iglesia; en la segunda mitad sólo nos preocupamos del bienestar material. Ahora, al fin del Siglo XX, eso ya no nos importa. Estamos listos para descubrir el principal propósito de la vida.

3. Un Universo de energía dinámica

Empieza a conectarte con la energía que envuelve a las cosas. Con práctica, aprenderás a ver el aura alrededor de los seres vivos y aprenderás a proyectar tu propia energía para entregar fuerza.

4. La lucha por el poder : Competencias por la energía humana

Una competencia inconsciente por energía es la base de todos los conflictos. Dominando o manipulando a otros, nos da energía extra que pensamos necesitar. Seguro que se siente bien, pero ambas partes resultan dañadas en el conflicto.

5. Conectándose con la energía divina que llevas dentro

La clave para sobreponerse al conflicto en el mundo es la experiencia mística, que es alcanzable para cualquiera. Para nutrir lo místico y construir tu energía, déjate llenar por un sentimiento de amor.

6. Aclarando el camino : Descubriendo tu ruta en la vida

Los traumas de la niñez bloquean nuestra habilidad para experimentar lo místico. Los humanos, a causa de sus cargas, desembocan en uno de cuatro «dramas de control» : Los Intimidadores roban energía del resto con amenazas. Los Interrogadores la roban juzgando y cuestionando. Los reservados atraen atención (y energía) coqueteando. Y las Víctimas nos hacen sentir culpables y responsables por ellos. Date cuenta de la dinámica familiar que ha creado tu drama de control y concéntrate en la pregunta principal, que es cómo poder hacer de tu vida una vida de un mayor nivel a la que tuvieron tus padres.

7. Conociendo tu misión personal : Fluir

Una vez que hayas aclarado tus traumas, puedes construir energía a través de la contemplación y meditación, concentrándote en el cuestionamiento básico de tu vida, y empezando a hacer caso a las intuiciones, sueños, coincidencias sincrónicas, para llevarte a la dirección de tu propia evolución y transformación.

8. La Ética Interpersonal : Animando a otros

No puedes realizar esa evolución sólo, así es que empieza a practicar la nueva «Ética Interpersonal» animando a quienes crucen tu camino. Habla con gente que espontáneamente haga contacto visual contigo. Evita las relaciones de interdependencia. Pon atención a los dramas de control de otras personas. Cuando estés en grupos, habla cuando el espíritu – en vez del ego – te motiven.

9. Evolucionando a estados superiores

El propósito es evolucionar más allá de este plano. Menos gente y más bosques nos ayudarán a mantener nuestra energía y a acelerar nuestra evolución. La tecnología hará la mayor parte del trabajo por nosotros. A medida que valoramos la espiritualidad más y más, eventualmente reemplazaremos la economía de mercado y nuestra necesidad de un empleo remunerado. Podemos conectarnos con la energía de Dios de una manera que tal, que eventualmente lleguemos a ser seres de luz, que caminen directamente al Cielo».

Los sentidos son un regalo de la naturaleza y  conectan nuestra esencia con el exterior, los sentidos llevan los mensajes de cómo está el ambiente, el calor, el frío, el gusto, el olor.

Edúcalos para aprovechar las hermosas cosas de la vida, pues es también a través de los sentidos  que podemos decir que estamos viviendo y «sintiendo» . Los sentidos son los mejores ayudantes que tenemos para conectarnos con nuestro presente y vivir el aquí y el ahora.

Aquí hay una forma de sacarles provecho, disfrutando y agradeciendo de todo lo que puedes sentir:  Puedes concentrarte en tus sentidos, si quieres con los ojos cerrados o cuando los tengas más educados lo puedes hacer con los ojos abiertos para que puedas también apreciar de tu visión. Concéntrate en tu respiración, escucha todo lo que te rodea, pero no te quedes en un sólo sonido sino que sigue escuchando tu presente cada instante y siente que eres uno con tu alrededor. Siente la respiración a través de los poros de tu piel. Siente el aroma de tu ambiente y disfrútalo, vive tu regalo, tu presente, tu vida ahora mismo.

Otra situación en la que podemos practicar el sentir es por ejemplo a la hora de comer, para que se te haga más placentera y nutritiva tu cena, antes de poner los alimentos en tu boca puedes deleitarte mirando sus colores, la forma en que está presentada, escuchar su sonido, oler el aroma que desprende. Esto hará que tengas completa disposición y toda tu atención en ese momento, así mismo cuando ingresas tu alimento podrás completar tu deleite con tu sentido del gusto.

Por algo hay una frase popular que dice que vivas con los cinco sentidos bien puestos pues los sentidos conectan nuestra parte física con nuestra parte más sutil y son  los mensajeros del alma.

“Ser desapegados no significa que no podamos disfrutar nada o no podamos disfrutar estar con alguien. Mas bien, se refiere al hecho de que aferrarnos fuertemente a algo o a alguien, nos causa problemas. Nos volvemos dependientes de ese objeto o persona y pensamos, “Si lo pierdo, o nunca lo obtengo, entonces seré miserable”.

El desapego significa: “Si obtengo la comida que me gusta, qué bueno; si no la obtengo, está bien. No es el fin del mundo. No hay apego o aferramiento.”

Dalai Lama.

Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado

Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro

Si estás en paz, estás viviendo en el presente.

Lao Tzu

«La gran tragedia de la vida no es la muerte física. La gran tragedia de la vida es lo que dejamos morir en nuestro interior mientras estamos vivos».

Norman Cousins.

 

En medio de nuestra manera de pensar dividida podemos obviar u olvidar que Todos somos Uno.

Somos seres individuales pero al mismo tiempo pertenecemos a una Unidad, Somos una pequeña parte del Planeta Tierra, pero aún más pequeña del Sistema Solar y también infinísima parte del Universo. Así como nuestras células forman parte de nuestro cuerpo, nosotros formamos parte de la Tierra que también es un organismo vivo. Y todos los seres que tenemos a nuestro alrededor también forman parte de ello. Para que la Tierra se conserve saludable y no sufra de guerras generadas por intolerancia, debemos entenderlo y lograr armonía y paz a través del amor a nosotros mismos, que aplicando este concepto, se verá reflejado igualmente a los demás.

Este concepto de Unidad lo tenían muy claro culturas antiguas. Por ejemplo,  los mayas, lo recordaban siempre en su saludo diciendo: In lak’ ech: yo soy otro tu, a lo que respondían: Hala ken: tú eres otro yo.

Más sencillo aún lo explica este pequeño en el siguiente video que fue el ganador del 2012 del concurso de la UNESCO titulado «Dame un Minuto de Paz» . El niño dice que no necesita mucho tiempo para explicarnos quien es y quien eres, ya que todos somos uno.

«No necesito mucho tiempo para decirte quien eres, solo dame un minuto de paz»

https://www.youtube.com/watch?v=qz-pUsoxv3g

El mantra es una vibración sonora pura que libera a la mente de sus inclinaciones materiales. También es una Oración que nos purifica y nos conecta con Dios cuando es cantado con sinceridad.

Los Matras puede recitarse en silencio o cantarlo. No hay reglas o regulaciones para cantarlo.Los Mantras no son secretos. «Man» – significa mente y «Tra» – significa liberación.

Los mantras se utilizan en meditación ya que sirven para proteger a nuestra mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente.

Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila.

Por ejemplo, el mantra más conocido  es el «om» que corresponde a la compasión.

Cuando nos metemos en la carrera y costumbre de nuestro día a día a veces dejamos pasar por alto momentos tan importantes como el de ingerir nuestros alimentos y reflexionar acerca del proceso y el camino que tuvieron que recorrer antes de llegar a nuestra mesa.

No dejes que la abundancia que tienes te haga olvidar de agradecer lo que comes antes de entrar en tu boca y que se vuelva parte de ti. Y esto no tiene nada que ver con religión, sectas, credos o dogmas si sencillamente observas el proceso verás que tienes mucho por agradecer. Si no tienes en qué creer puedes dar las gracias al Universo que ha permitido que el alimento llegue hasta tu mesa. Este sencillo acto de agradecimiento además impregna tu comida de una gran energía que te permite alimentarte mejor no solamente tu cuerpo físico pues le pones además tu toque de amor.

De acuerdo a la antigua cultura védica quien no agradece los alimentos es igual que un ladrón, es como coger algo sin permiso.  Desde tiempos antiguos  cuando se iban a recolectar los alimentos primero pedían  permiso a la planta  y cuando cazaban se pedía perdón al animal de sacrificio y el cazador ofrecía su próxima vida para ser el alimento de la víctima en el futuro y nivelar el acto que realizaba.

Relaciono algunos ejemplos de cómo agradecer los alimentos , lo importante es que sea algo que nazca del corazón y ser consciente de las palabras que se pronuncian y los efectos que tendrán:

  • «Damos gracias por estos alimentos que recibimos con tanto amor y por favor  que sean para perfección del espíritu, equilibrio a la mente y sostén al cuerpo».
  • «Unos pueden y no tienen, otros tienen y no pueden, nosotros que tenemos y podemos te damos gracias Señor».
  • «Damos gracias a Dios, al Universo y a todos los seres que han intervenido para que este alimento llegue a nuestra mesa y pedimos  asimilarlo con mucha salud y armonía para nuestro cuerpo, mente y espíritu».