En muchas ocasiones deseamos algo con tanta fuerza que luchamos por ello de modo frenético, para luego de haberlo conseguido, sentirnos cansados y aquello por lo que luchamos pierde su importancia inicial, la relevancia que le habíamos dado.

Así pues, forzar las cosas nunca lleva a buen puerto, pero visualizar lo que deseas, te puede ayudar a fijar un rumbo. Lo cual es muy diferente.

Permanecer atentos a los mensajes que nos da la vida, nos indica por donde es el camino a seguir, eso es realmente lo que significa fluir. Las cosas llegan en su momento, en el momento adecuado no cuando nuestro ego lo desea.

Por esto, cuando nos tomamos el tiempo para reflexionar y logramos visualizar hacia dónde queremos ir, estaremos listos para tomar buenas decisiones que incidan positivamente en nuestro futuro.

Luchar se convierte en algo innecesario, ya que si luchas estás en contra de la corriente, y no estás escuchando lo que la vida te está diciendo, de que “por ahí no va la cosa“. En su lugar si te detienes un momento y dejas que la situación fluya, la observas libre de juicios, seguramente sacarás una muy buena enseñanza de ello y podrás dar el siguiente paso en tu vida.

Ojo, Fluir no quiere decir no hacer nada al respecto, sino dejar que las cosas que tengan que pasar, simplemente pasen sin aferrarnos a resultados, ni expectativas preconcebidas. Todo toma su rumbo: en ti está el acomodarte a la situación y fluir con ella, o luchar y desgastarte en cosas que no puedes cambiar ya que no tiene sentido el tratar de controlarlas.

Muchos arrancamos el nuevo año con varios propósitos: hacer más ejecicio, alimentarse más sano, ser más ordenado, bajar los niveles de estrés, tener más disciplina en lo que hacemos,  en resumen…cambiar de hábitos..

La idea es que podamos cumplirlos y hay herramientas que nos ayudan a desarrollarlo con más facilidad y efectividad como practicar Yoga… Esta disciplina ancestral que nos enseña a respirar mejor, a ser más conscientes de nuestra postura física y ante el mundo,  enraiza nuestro equilibrio, nos llena de fuerza y conecta con nuestro verdadero ser.

Si ya tienes tus propósitos para este 2019, te invito a que añadas practicar yoga. Si aún no tienes claros tus propósitos, también te invito a que empieces a practicar de yoga, y verás como esta propia práctica te ayudará a observar qué podrías mejorar en tí.

¿Ya tomaste la decisión?, ahora, qué debes saber si no lo has practicado nunca, antes de empezar a hacerlo.

  1. Empieza con Clases de Yoga: En VibraYoga arrancamos nuestras clases este 15 de Enero.
  2. Si vas a comenzar a practicar Yoga,vas a necesitar ropa cómoda que te permita moverte con facilidad
  3. El Yoga se practica descalzo, tanto para mantener un buen contacto con la colchoneta como para evitar los resbalones que pueden causar los calcetines sobre esta.
  4. Vas a tu propio ritmo y cada día te enseña algo diferente.
  5. Vuelve tu práctica un habito: lo más importante es empezar, dar ese primer paso, una vez lo consigas con el tiempo iras observando mejoras y beneficios, tu mismo cuerpo te “demandará” que sigas practicando.
  6. Adelante siempre  ANIMO!!!

Hoy nadie criticaría a Steve Jobs, Michael Jordan, Albert Einstein o The Beatles. Pero todos sufrieron rechazos u obstáculos en algún momento.

¿Quién se atrevería a decir que The Beatles, Michael Jordan o Steve Jobs fueron unos fracasados? Obviamente, nadie diría hoy en día que lo hayan sido.

Sin embargo, estos son sólo algunos de los personajes de gran éxito que en algún momento al comienzo de sus carreras supieron lo que significaba el rechazo.

De hecho, desde Emprendedores News recopilaron algunos de los casos más llamativos, donde aparecen nombres hoy incuestionables:

  • Michael Jordan: nadie pone en duda que fue el mejor basquetbolista de la NBA. Sin embargo, en su escuela no siempre fue el MVP (Most Valuable Player). Incluso, cuando nadie lo eligió para formar parte de su equipo escolar, el luego famosísimo jugador se pasó todo un día encerrado en su cuarto llorando.
  • The Beatles: revolucionaron la industria musical. Pero por sorprendente que parezca también escucharnos varios “no” en su camino. De hecho, Decca Recording los rechazó porque “no nos gusta su sonido”. Es más, en ese momento hasta les dijeron que “no tienen futuro” en el mundo de la música.
  • Eminem: el rapero hoy es un éxito, pero su pasado fue difícil. Con problemas en la escuela y otros tantos personales, se perdió en el mundo de la droga y la pobreza, al punto de llegar a un intento suicida. Sin embargo, supo ponerse en pie y hoy tiene un lugar bien ganado en el mundo de la música.
  • Steve Jobs: cofundó y fue la mente creativa de Apple, la empresa más revolucionaria en el ámbito de la tecnología. Pero tuvo un momento muy duro en medio de su carrera: fue despedido de su propia empresa y volvería años después para rescatarla. En un discurso él mismo reconoció que esa cesantía fue “lo mejor que me podría haber pasado”.
  • Walt Disney: creó un imperio en el ámbito del entretenimiento, con parques de diversiones, películas, dibujos animados… Sin embargo, por irónico que parezca, alguna vez escuchó la frase “usted está despedido porque no tiene suficiente imaginación”. Y es que Disney trabajaba en un diario que consideró que su empleado “no tenía ideas creativas”.
  • Oprah Winfrey: es la reina de las entrevistas televisivas. Sin embargo, antes de que llegara su talkshow y se convirtiera en presentadora estrella, Oprah fue despedida de un canal porque “no servía para trabajar en la televisión”. Incluso la criticaron porque “no podía no involucrarse emocionalmente con las historias” que contaba.
  • Albert Einstein: es un genio indiscutible de la historia de la humanidad. Sin embargo, cuando era pequeño sus maestras decían que “nunca aprendería mucho” porque no habló hasta los 4 años.

Estos casos no son los únicos, aunque resultan realmente llamativos. Por eso, no sorprende que la nota concluya afirmando que “si nunca has fallado, es porque nunca has tratado algo nuevo”.

 

“Si vamos siempre adelante lo más probable es que tropecemos con algo acaso cuando menos lo esperamos. Nunca he sabido de nadie que permaneciendo sentado haya tropezado con algo”. Henry Ford

Como el agua toma la forma del recipiente que la contiene, así la mente adopta la forma del objeto que la contempla.

B.K.S. Iyengar

En lo que enfoquemos nuestra mente, eso es lo que veremos en nuestra vida. Si nos enfocamos en rumiar problemas del pasado, allí nos quedaremos y no podremos ver lo que nos muestra la vida en el momento presente.

Así mismo si pensamos en miedos por lo que pudiera pasar en un futuro, más fácilmente eso que tanto tememos es lo mismo  que atraeremos a nuestra vida.

Hay que estar vigilantes de nuestros pensamientos y cada vez que aparezca alguno que indique lo que no queremos para nuestra vida, debemos contrarrestarlo trayendo a la mente otro pensamiento que nos enfoque en que  sí realmente queremos que aparezca.

Esto se consigue entrenándonos con la ayuda de la meditación diaria.

La forma de ver cada experiencia de nuestra vida nos puede bloquear o impulsar a superar los retos que representa esa experiencia.

Esta es la enseñanza que nos transmite Sue Austin,  quien después de una larga enfermedad  que la redujo a cama, pudo nuevamente sentir el viento en su cara, gracias a una silla de ruedas.  Para ella su silla le trajo nuevamente la libertad de movimiento y mucha alegría, pero las personas a su alrededor no lo veían con este positivismo.

Por eso a través del arte realizado sobre su silla, ha podido transmitir a sus semejantes y al mundo, todo el agradecimiento y bonitos sentimientos que se encuentran en su interior.

rueda

Y que su silla no es un obstáculo, si no una nueva oportunidad para poder vivir todo lo que quiere.

Por eso es que Sue quería nuevamente bucear en altamar y,  a pesar de que los expertos le decían que era imposible, su perseverancia y seguridad en que podía lograrlo, la ayudaron a encontrar la forma de adecuar todo su “equipo” para alcanzar este grandioso sueño.

Observa esta hermosa historia que la misma Sue cuenta y documenta en el siguiente vídeo.

Seguramente si  ha habido una persona de la que se han podido esperar quejas de infelicidad fue Hellen Keller. Por causa de una fiebre cuando tenía tan solo 19 meses de edad quedó ciega, sorda y muda, privada del conocimiento de una comunicación normal con las personas que la rodeaban. Tuvo solamente el sentido del tacto para ayudarla a tender la mano a los demás y experimentar la felicidad de amar y ser amada.

Pero gracias al amor de un brillante maestro que le tendió la mano y enseñó a comunicarse, esta muchachita ciega, sorda y muda ha llegado a desarrollarse como una mujer brillante, alegre y feliz.

Hellen Keller escribió:

“Todo aquel que aparte de la bondad de su corazón pronuncia unas palabras de aliento, brinda una sonrisa amistosa o lima asperezas en el sendero de los demás, sabe que la delicia que siente es una parte tan íntima de sí mismo que vive por ella.  La alegría de vencer obstáculos que alguna vez parecieron invencibles, y empujar más allá la frontera de lo realizable, ¿que alegría puede compararse a ésta?”

“Si los que buscan felicidad se detuvieran un breve minuto y pensasen, verían que los deleites ya experimentados son tan incontables como las hierbas a sus pies, o las gotas de rocío que brillan entre las flores de la mañana”

Hellen Keller cuenta las bendiciones recibidas y está profundamente agradecida por ellas.

Entonces comparte la maravilla de estas bendiciones con los demás, y les hace sentirse encantados.

Porque comparte lo que es bueno y deseable, atrae para sí más de lo que es bueno y deseable.

Porque cuanto más distribuye usted más tendrá. Si comparte su felicidad con los demás, la felicidad crecerá en riqueza dentro de usted.

Fragmento del libro El Exito a través de una actitud Mental Positiva de Napoleón Hill y W. Clement Stone

Oponte a una oleada de pensamientos negativos con una oleada de pensamientos positivos.

Alexander Vasilievich Suvorov es un ejemplo de que podemos llegar hasta donde nuestra mente y ganas nos alcancen.

Nació en Rusia en perfectas condiciones, a los tres años de edad quedó ciego y a los nueve años quedó sordo, obstáculos que gracias al amor  manejó con gran persistencia y no dejó que truncaran el  asistir a la universidad, graduarse como doctor en psicología y trabajar ayudando y enseñando a los niños ciegos y sordos la forma de comunicarse con los demás.

Alexander es un modelo que enseña a las personas con limitaciones físicas que a pesar de las dificultades, si tenemos la aceptación, disposición y tenacidad se pueden afrontar y alcanzar todos los sueños y metas propuestos.

Y para las otras personas  aparentemente sin impedimentos físicos, nos muestra  además de la tenacidad y persistencia que necesitamos para alcanzar nuestros sueños personales, evitar juzgar las capacidades de las otras personas, únicamente por su aspecto físico ya que si tienen limitaciones las pueden encarar y superar.

Conoce y amplía la impactante historia de Alexander Suvorov y recarga tu motivación observando el siguiente video.

No tengas MIEDO A VIVIR…sabes…Siempre vamos a tener curiosidad, inquietud y cautela con respecto al futuro, pero esto no nos debe afectar en poder disfrutar nuestro momento AHORA, porque ni siquiera sabemos si el futuro llegará.

VIVE Y DISFRUTA CADA MOMENTO COMO SI FUERA EL ÚLTIMO.

Así que no hay excusas de ninguna clase para poder vivir al máximo cuando tú QUIERES realmente las cosas.  En el momento en que aparecen las excusas es el momento en que no te sientes bien con algo de ti mismo ni con los demás, y no estás haciendo lo que tú realmente quieres.

No dejes que nadie se interponga en tu camino cuando deseas realizar algo, sólo ten en cuenta que no vayas a herir nunca los sentimientos de nadie, ni que vayas a hacer a alguien lo que no te gustaría que te hicieran a ti.

Al tomar una decisión, haz realmente lo que tú QUIERES  y no dejes que las demás personas influyan en ti para hacerlo.

Hay tiempo para todo y todo tiene su tiempo. No esperes a que lo que tienes ahora pertenezca al pasado para allí si valorarlo y pensar: “¿Por qué no hice esto o aquello….?… ¡Si pudiera devolver el tiempo…!”

La vida la debes vivir paso a paso y no desesperarte; porque es como una escalera, que tú la subes peldaño por peldaño, paso a paso, empezando por la base y luego sigues al segundo y el tercer escalón y así hasta que llegas a subirla toda.

Pero no debes subirla toda de un solo esfuerzo porque te desesperarías, te agotarías y al final no lograrías tu cometido.

Cuando te desesperas, te ciegas y no te das cuenta de todo lo que tienes a tu alrededor y no disfrutas de las cosas más sencillas que son las que realmente valen y condimentan tu vida.

Al desesperarte no te das cuenta de lo privilegiado que eres, porque lo eres. Si pones en una balanza tus dones y bendiciones comparando lo que te aqueja, verás que pesa más  lo que tienes por agradecer que lo que te molesta. Además siempre tienes posibilidades de cambiar lo que te disgusta y puedes empezar corrigiendo el prisma de visualización: algo que para ti pudiera ser terrible, el universo lo tiene allí por una razón, busca cuál es esa razón, aprende de la experiencia y sigue adelante.

Entonces, vive este momento que es el único que puedes disfrutar de todos, porque el pasado no lo puedes devolver aunque quisieras y, el futuro es incierto: no sabes si siquiera llegará.

Luego, el único momento que puedes modificar y vivir haciendo lo que realmente tú quieres es AHORA, en este preciso momento que estás leyendo. Y de lo que vivas AHORA en tu presente depende que puedas tener un pasado grato y un futuro cada vez mejor lleno de oportunidades.