Oponte a una oleada de pensamientos negativos con una oleada de pensamientos positivos.

Un punto azul pálido es una fotografía de la Tierra tomada el 14 de febrero de 1990 por la sonda espacial Voyager 1 desde una distancia de 6 000 millones de kilómetros. La imagen muestra la Tierra como una mota o punto de luz casi imperceptible debido al fulgor del Sol. Carl Sagan tituló una de sus obras Un punto azul pálido inspirándose en esta fotografía.

En su libro publicado en 1994 Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio, el astrónomo y divulgador científico Carl Sagan relató sus pensamientos en un sentido más profundo de la fotografía. Aquí te relacionamos un fragmento para reflexionar y que también lo puedes ver en el video a continuación.

“Desde este lejano punto de vista, la Tierra puede no parecer muy interesante. Pero para nosotros es diferente. Considera de nuevo ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestra casa. Eso somos nosotros. Todas las personas que has amado, conocido, de las que alguna vez escuchaste, todos los seres humanos que han existido, han vivido en él. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de ideologías, doctrinas económicas y religiones seguras de sí mismas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada niño esperanzado, cada inventor y explorador, cada profesor de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie ha vivido ahí —en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.

La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina de este píxel sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra imaginada importancia, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo… Todo eso es desafiado por este punto de luz pálida. Nuestro planeta es un solitario grano en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad, y formadora del carácter. Tal vez no hay mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amable y compasivamente, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que jamás hemos conocido”.

El fracaso no existe… Es una nueva oportunidad para salir adelante con más experiencia.

La vida la debes vivir paso a paso y no desesperarte; porque es como una escalera, que tú la subes peldaño por peldaño, paso a paso, empezando por la base y luego sigues al segundo y el tercer escalón y así hasta que llegas a subirla toda.

Pero no debes subirla toda de un solo esfuerzo porque te desesperarías, te agotarías y al final no lograrías tu cometido.

Cuando te desesperas, te ciegas y no te das cuenta de todo lo que tienes a tu alrededor y no disfrutas de las cosas más sencillas que son las que realmente valen y condimentan tu vida.

Al desesperarte no te das cuenta de lo privilegiado que eres, porque lo eres. Si pones en una balanza tus dones y bendiciones comparando lo que te aqueja, verás que pesa más  lo que tienes por agradecer que lo que te molesta. Además siempre tienes posibilidades de cambiar lo que te disgusta y puedes empezar corrigiendo el prisma de visualización: algo que para ti pudiera ser terrible, el universo lo tiene allí por una razón, busca cuál es esa razón, aprende de la experiencia y sigue adelante.

Entonces, vive este momento que es el único que puedes disfrutar de todos, porque el pasado no lo puedes devolver aunque quisieras y, el futuro es incierto: no sabes si siquiera llegará.

Luego, el único momento que puedes modificar y vivir haciendo lo que realmente tú quieres es AHORA, en este preciso momento que estás leyendo. Y de lo que vivas AHORA en tu presente depende que puedas tener un pasado grato y un futuro cada vez mejor lleno de oportunidades.

“La flexibilidad infinita es el secreto de la inmortalidad”

Al igual que una palmera que se adapta a la velocidad de los vientos huracanados, en lugar de resistirse, un cuerpo y una mente flexibles nos permiten adaptarnos a los cambios inevitables que nos trae la vida.

Extracto del libro Las Siete Leyes Espirituales de Yoga del autor Deepak Chopra.

Se dice que en el espacio nadie puede oír tus gritos.  Sin embargo, nadie ha dicho nada sobre el canto y en especial una melodía que produce nuestro planeta Tierra a la que la NASA ha denominado “CORO”.

El coro es un fenómeno electromagnético  creado por las ondas de plasma de los cinturones de radiación de la Tierra que los seres humanos no podemos percibirlo sin ayuda de un equipo especial, pues en realidad, son ondas de radio, que se pueden convertir en ondas sonoras con un receptor.

Mira cómo canta nuestro planeta Tierra en el siguiente video.

Si quieres ver más información al respecto puedes ir a la página oficial de la NASA 

Quién pudiera entender el gran misterio la vida…del por qué existimos?

Al observar las experiencias de los seres aunque algunas se parezcan, siempre todas son tan diferentes: no hay siquiera dos iguales.

Entenderlo? es tan difícil como tratar de comprender a los seres que se encuentran alrededor y es más complicado aún cuando te das cuenta que en la interacción con cada ser se generan situaciones y sensaciones diferentes en nuestro interior.

Para liberarse del pasado

¿Qué importa lo que ha pasado? Las personas con las que compartí ya no están, debo dejarlas atrás con las vivencias que coincidimos. Sólo guardo conmigo sus enseñanzas pero a ellas las dejo partir y me permito a mí mismo soltarlas y disfrutar así del presente sin estar recordando el pasado.

Los errores que cometí, ya no podré devolverme en el tiempo para corregirlos, y si ahora me parecen errores, debo tener en cuenta que en su momento era lo mejor que podía hacer de acuerdo a lo que pensaba y sentía. Por eso me perdono ahora y en el pasado deben quedar.

  • Sólo pienso en el hoy y en adelante. Mientras viva tengo muchísimo camino por recorrer, hacer y aprender.
  • ¿Y ahora qué sigue? Necesito ubicarme y realizar las siguientes preguntas para que siga fluyendo la vida.
  • ¿en dónde estoy?
  • ¿cómo me siento?
  • ¿qué posibilidades tengo?
  • ¿hacia dónde quiero ir?
  • ¿qué es lo que quiero lograr?
  • ¿cómo lo voy a lograr?

Hay momentos de recesión, hay momentos de reflexión que al dejarlos fluir dejan salir más adelante momentos de movimiento, de creatividad, de estudio y de vida.

¡ADELANTE!

Los niños son nuestros grandes maestros. Cuando los observas sin juzgar puedes dejarte contagiar de su inocencia y sabiduría.

Al no estar tan condicionados como los adultos  tienen claro el sentido de la vida: hacer lo que te gusta y disfrutarlo.  Cuando descubrimos nuestra verdadera vocación con la que nos sentimos plenos y felices, el resto (dinero, recompensa) vendrá por añadidura y sobra tiempo y entusiasmo para Jugar, Reír, Cantar, Bailar, dejar salir toda la espontaneidad interior.

Te invitamos a que disfrutes este fabuloso video donde una hermosa niña le recuerda estas enseñanzas a su padre.

https://www.youtube.com/watch?v=6j-NyoHRnYo

“La vida es como andar en bicicleta:  Para mantener el equilibrio debes seguir en movimiento. ” Albert Einstein

Si todo en el Universo está en vibración y cambio constante, debemos encontrar cuál es nuestro “ritmo” y “bailar” a ese compás para encontrar nuestra armonía.