Aunqux mi máquina dx xscribir xs un modxlo antiguo, trabaja bastantx bixn, xxcxpto por una txcla qux falta.

Hay 42 txclas trabajando bixn, sin xmbargo una sola qux no funciona trax consigo una gran difxrxncia.

Algunas vxcxs mx parxcx qux nuxstra socixdad sx asxmxja a mi maquina dx xscribir, qux todos sus intxgrantxs no xstan trabajando como dxbixran.

Tu dirás :»buxno al fin y al cabo yo soy una pxrsona. No crxo qux sin mi sx obstruya la marcha dxl país y dx sus proyxctos, nadix notará mi falta dx participación.”

Sin xmbargo, una comunidad, una xmprxsa y xl país, para qux sxan xficixntes y obtxngan xxitos rxquixrxn la participación activa dx todos sus intxgrantxs.

La próxima vxz qux pixnsxs qux tus xsfuxrzos no sx nxcxsitan, rxcuerda a mi vixja máquina dx xscribir y pixnsa:

«yo soy una dx las txclas importantxs y mx nxcxsitan mucho».

Asi como hace de falta la «e», tu tambien eres importante !!!

Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay otros que luchan muchos años y son muy buenos.

Pero hay quienes luchan toda la vida, esos son imprescindibles.

Bertolt Brecht (dramaturgo y poeta alemán).

Si quieres hacer feliz a alguien que quieres mucho,
díselo hoy, sé bueno…
en vida, hermano, en vida…

Si deseas dar una flor, no esperes a que se muera;
mándala hoy con amor…
en vida, hermano, en vida…

Si deseas decir «Te quiero»
a la gente de tu casa,
y al amigo de cerca o lejos…
en vida, hermano, en vida…

No esperes que se muera la gente
para quererla
y hacerle sentir tu afecto…
en vida, hermano, en vida…

Tú serás mucho más feliz
si aprendes a hacer felices
a todos los que conozcas…
en vida, hermano, en vida…

No te obsesiones con visitar panteones,
ni llenar las tumbas de flores;
llena de amor los corazones…
en vida, hermano, en vida…

A. Rabate

No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar; corrigiéndote, el triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera, todo dependerá de ti; no te amargues con tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

Si, tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido por ti.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo.

Comienza a ser sincero contigo mismo. Reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

Reconócete dentro de ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque tu mismo eres tu destino.

Y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

Levántate mira las mañanas y respira la luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de la vida. Ahora despierta, camina, lucha.

Decídete y triunfarás en la vida.

Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

Atribuido a Pablo Neruda

Para acercarnos a la comprension del concepto del tiempo, lo podemos considerar como una dimension, lo mismo que el espacio.

Cuando se es joven existe como un sentimiento de eternidad. Siempre tenemos la sensacion de tener mucho tiempo y a medida que avanzamos en la vida adquirimos un sentido mas agudo de su valor . La dimension del tiempo varia dependiendo del uso que estemos haciendo de el y del tiempo que nos queda para hacer lo que queremos.

Actitudes que te ayudan a aprovechar mejor el tiempo:

  • Vivir en el presente
  • Llevar una agenda
  • Hacer listas de cosas pendientes
  • Establecer prioridades dentro de ellas
  • Tener un espacio para cada cosa y cada cosa en su lugar
  • Tener un plan o una estrategia
  • Hacer un mejor uso de tus mejores horas
  • Aprender a decirle no a los demas para comenzar a decirte si a ti mismo
  • Revisar la forma en que haces las cosas, esa costumbre de hacer determinadas cosas por inercia.
  • Deja tiempo para descansar y divertirte

En cierta ocasión se reunieron todos los dioses y decidieron crear al hombre y la mujer. Planearon hacerlo a su imagen y semejanza, entonces uno de ellos dijo: – esperen, si los vamos a hacer a nuestra imagen y semejanza, van a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra. Debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros, de no ser así, estaríamos creando nuevos dioses. Debemos quitarles algo, pero, ¿qué les quitamos?

Después de mucho pensar uno de ellos dijo: -¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la encuentren jamás.

Propuso el primero: – Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo; a lo que inmediatamente repuso otro: – No, recuerda que les dimos fuerza. Alguna vez alguien subirá y la encontrará; y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está.

Luego propuso otro: – Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar.
Y otro contestó: – No, recuerda que les dimos inteligencia, alguna vez alguien construirá una esquina por la que pueda entrar y bajar, y entonces la encontrará.

Uno más dijo: – Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra.
Y le dijeron: – No, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien construirá una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la descubrirá, y entonces todos tendrán felicidad y serán iguales a nosotros.

El último de ellos era un Dios que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás dioses. Analizó en silencio cada una de ella y entonces rompió el silencio y dijo: creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren.

Todos voltearon asombrados y preguntaron al unísono: –¿Dónde?

La esconderemos dentro de ellos mismos: estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán.

Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así, el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo……

La historia dice que este hombre fracasó en los negocios y cayó en bancarrota en 1831. Fue derrotado para la Legislatura de 1832. Su prometida murió en 1835. Sufrió un colapso nervioso en 1836. Fue vencido en las elecciones de 1836 y en las parlamentarias de 1843, 1846, 1848 y 1855. No tuvo éxito en su aspiración a la Vicepresidencia en 1856, y en 1858 fue derrotado en las elecciones para el Senado.

Este hombre obstinado fue Abraham Lincoln, elegido presidente de Estados Unidos en 1860.

La lección es muy sencilla: sólo se fracasa cuando se deja de intentar.

En una tarde nublada y fría, dos niños patinaban sin preocupación sobre una laguna congelada, de repente el hielo se rompió uno de ellos cayó al agua. El otro cogió una piedra y comenzó agolpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que logro quebrarlo y así salvar a su amigo.

Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: «¿Cómo lo hizo? El hielo está muy grueso, es imposible que haya podido quebrarlo con esa piedra y sus manos tan pequeñas…»

En ese instante apareció un abuelo y, con una sonrisa, dijo:

– Yo sé cómo lo hizo.
– ¿Cómo? – le preguntaron
– No había nadie al su alrededor para decirle que no podía hacerlo.

*Historia atribuida a Albert Einstein.

Este cortometraje es realmente precioso, nos enseña que todo lo que hacemos a cada instante siembra la semilla del futuro, asi no seamos concientes de ello, tambien nos muestra el poder de una sonrisa  y de la importancia de la autoestima .

Si tienes 15 minutos no dejes de verlo,  cómo se recibe de lo que se da, y cómo se puede cambiar el mundo con cosas sencillas pero profundas. La felicidad es lo más barato. No cuesta nada darla, ni recibirla, ni compartirla.