Coca Cola y Pepsi, cáncer a la vista


Coca-Cola Co. y PepsiCo Inc. están cambiando la forma en la cual fabrican el colorante de caramelo utilizado en sus bebidas gaseosas por una ley de California que exige que las bebidas que contengan cierto nivel de cancerígenos porten una etiqueta de advertencia.

Las dos bebidas representan casi 90% del mercado de bebidas gaseosas. Un representante de la firma Dr. Pepper Snapple Group Inc. dijo que todos sus colorantes de caramelo cumplen ahora con el estándar de California.

La Asociación Estadounidense de Bebidas que representa a la mayor parte de la industria, dijo que sus compañías asociadas continuarán utilizando colorante de caramelo en ciertos productos, pero que ya se realizaron ajustes para cumplir la nueva pauta de California.

Por su parte, un representante de Coca-Cola dijo que la compañía dio instrucciones a sus proveedores de caramelo para modificar sus procesos de fabricación a fin de reducir los niveles de la sustancia química metilimidazol, la cual se puede formar durante el proceso de cocción. Como resultado, puede hallarse como residuo en muchos alimentos.

“Aunque creemos que no existe riesgo de salud pública que justifique ningún cambio de este tipo, ciertamente pedimos a nuestros proveedores de caramelo dar este paso para que nuestros productos no sean sujetos del requisito de portar una advertencia científicamente infundada”, dijo Garza-Ciarlante en un correo electrónico.

El grupo intercesor por los consumidores, Center for Science in the Public Interest, presentó en febrero una petición a la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos que busca prohibir el uso de colorante de caramelo de sulfato de amoniaco.

Un vocero de la FDA indicó que la petición está siendo revisada, pero afirmó que un consumidor tendría que beber más de 1.000 latas de soda al día para alcanzar la dosis administrada que ha mostrado relación con cáncer en roedores.

La Asociación Estadounidense de Bebidas dijo que California agregó el colorante a su lista de cancerígenos pese a que no aportó estudios que muestren que ocasiona cáncer en humanos. Afirmó que la incorporación se basó en un solo estudio en ratones y ratas de laboratorio.