¿Cuánto valen los deseos de año nuevo?


El cambio de año se convierte en una época de balances sobre lo que se hizo y se dejó de hacer. Pero también es una época de promesas de las nuevas metas para el año que comienza. Las hay de todo tipo: desde hacer ejercicio y aprender un nuevo idioma, hasta hacer un viaje al lugar anhelado o comprarse un carro o una casa.

Hacer ejercicio. Es el propósito más común. Un año en un gimnasio como Bodytech puede costar en promedio alrededor de $1,2 millones, mientras un semestre cuesta alrededor de $700.000 y un trimestre cerca de $400.000. A esta inversión hay que sumar el valor de la membresía, que tiene un costo promedio de $150.000 e incluye la evaluación clínica y la prescripción del ejercicio de acuerdo con las necesidades físicas de cada persona. Si quiere un entrenamiento personalizado esto puede tener un costo mensual desde $280.000.

Viajar. Si quiere conocer un sitio nuevo en 2012, planéelo con tiempo. Según Jean Claude Bessudo, presidente de Aviatur, un viaje organizado con anticipación puede salirle por la mitad del valor, frente a si lo hace intempestivamente. Él recomienda verificar las fechas del viaje con los horarios de sus niños y demás acompañantes, ir sacando las visas y pidiendo vacaciones. Según Bessudo, un viaje de una semana puede costarle por persona $1 millón a nivel nacional, $2 millones si es al Caribe y $6 millones a Europa.

Comprar vivienda. A pesar de los altos precios de la finca raíz, va a seguir siendo un buen momento para comprar vivienda, pues las tasas de interés seguirán siendo bajas, se mantendrán los subsidios a la tasa y el crédito hipotecario seguirá fluyendo. Las tasas de interés hipotecarias están alrededor de 13,5% y hacia final de 2012 podrían estar más cercanas a 15%, lo cual significa cuotas por millón alrededor de los $15.000.

Estrenar carro. Los bajos precios de los vehículos y las agresivas ofertas de financiación tienen disparadas las ventas, que superarán las 300.000 unidades en 2011. La mayoría de entidades está ofreciendo en la actualidad una tasa de financiación entre 22% y 25% efectivo anual. Estas condiciones se mantendrán durante algunos meses más hasta que el Banco de la República comience a subir las tasas de interés. Sin embargo, recuerde que esto no es una inversión pues se desvaloriza rápidamente y considere todos los costos.