El hombre piensa, debe utilizar todos sus sentidos; debe examinar; debe razonar.

El hombre que no puede pensar es menos que un hombre;

El hombre que no quiere pensar es un traidor a sí mismo.

El hombre que teme pensar es un esclavo de la superstición.

Robert Ingersoll.