Entradas

El sabor dulce llena nuestra vida, lo disfrutamos al máximo, piensa en algo dulce en tu boca y de inmediato sientes como empiezas a secretar saliva “haciéndose agua en tu boca”.

Y es porque el dulce llena nuestra vida de calor y energía.

A nivel más sutil también decimos que una persona es dulce cuando es amorosa y cariñosa. Una dulce sonrisa es una sonrisa que recibimos con agrado y sentimos que nos llena también el alma de lindos sentimientos que nos recargan de energía y bienestar. Pero cuando una sonrisa o una caricia es fingida, sentimos que no está completa, que no se da con toda la mejor intención, la notamos y la sentimos incompleta, poco creíble.

Igual es en nuestra alimentación: necesitamos consumir alimentos enteros tal como vienen en la naturaleza. Cuando consumimos alimentos refinados, consumimos sólo una parte del alimento, está fraccionado y nuestro organismo lo recibe como incompleto y para su absorción necesita sacar de otras fuentes, incluso a veces del propio cuerpo para asimilarlo.

Dentro de los alimentos refinados más comunes que encontramos diariamente y que debiéramos evitar son el azúcar, aceites, harinas blancas de cereales como el trigo, sal de mesa.

Los encontramos completos en:

  • Azúcar: frutas en su estado natural o secas, panela, hojas de estevia.
  • Aceites refinados por aceites que sean de primera presión en frío. También alimentos que naturalmente tienen grasa son el aguacate, nueces, ajonjolí, linaza, coco.
  • Harinas blancas refinadas por harinas integrales sacadas del grano entero.
  • Sal de mesa por sal marina.

Si quieres sentirte saludable aliméntate completo en todos los niveles.

Has escuchado sobre los beneficios de la meditación pero crees que no te alcanza el tiempo de tu día para poder realizar esta práctica?

Aquí te compartimos un video explicativo donde te muestra y guía la forma de empezar a meditar en tan sólo un minuto y cómo puedes ir aplicandólo a lo largo de tu día.

La vida la debes vivir paso a paso y no desesperarte; porque es como una escalera, que tú la subes peldaño por peldaño, paso a paso, empezando por la base y luego sigues al segundo y el tercer escalón y así hasta que llegas a subirla toda.

Pero no debes subirla toda de un solo esfuerzo porque te desesperarías, te agotarías y al final no lograrías tu cometido.

Cuando te desesperas, te ciegas y no te das cuenta de todo lo que tienes a tu alrededor y no disfrutas de las cosas más sencillas que son las que realmente valen y condimentan tu vida.

Al desesperarte no te das cuenta de lo privilegiado que eres, porque lo eres. Si pones en una balanza tus dones y bendiciones comparando lo que te aqueja, verás que pesa más  lo que tienes por agradecer que lo que te molesta. Además siempre tienes posibilidades de cambiar lo que te disgusta y puedes empezar corrigiendo el prisma de visualización: algo que para ti pudiera ser terrible, el universo lo tiene allí por una razón, busca cuál es esa razón, aprende de la experiencia y sigue adelante.

Entonces, vive este momento que es el único que puedes disfrutar de todos, porque el pasado no lo puedes devolver aunque quisieras y, el futuro es incierto: no sabes si siquiera llegará.

Luego, el único momento que puedes modificar y vivir haciendo lo que realmente tú quieres es AHORA, en este preciso momento que estás leyendo. Y de lo que vivas AHORA en tu presente depende que puedas tener un pasado grato y un futuro cada vez mejor lleno de oportunidades.

Para liberarse del pasado

¿Qué importa lo que ha pasado? Las personas con las que compartí ya no están, debo dejarlas atrás con las vivencias que coincidimos. Sólo guardo conmigo sus enseñanzas pero a ellas las dejo partir y me permito a mí mismo soltarlas y disfrutar así del presente sin estar recordando el pasado.

Los errores que cometí, ya no podré devolverme en el tiempo para corregirlos, y si ahora me parecen errores, debo tener en cuenta que en su momento era lo mejor que podía hacer de acuerdo a lo que pensaba y sentía. Por eso me perdono ahora y en el pasado deben quedar.

  • Sólo pienso en el hoy y en adelante. Mientras viva tengo muchísimo camino por recorrer, hacer y aprender.
  • ¿Y ahora qué sigue? Necesito ubicarme y realizar las siguientes preguntas para que siga fluyendo la vida.
  • ¿en dónde estoy?
  • ¿cómo me siento?
  • ¿qué posibilidades tengo?
  • ¿hacia dónde quiero ir?
  • ¿qué es lo que quiero lograr?
  • ¿cómo lo voy a lograr?

Hay momentos de recesión, hay momentos de reflexión que al dejarlos fluir dejan salir más adelante momentos de movimiento, de creatividad, de estudio y de vida.

¡ADELANTE!

  1. Coma, si es mucho, tres veces al día, pero más sano es comer dos veces. No hay que comer nada durante el intervalo de una comida a otra, pues el estómago también necesita su descanso. El que come tres veces no debería ingerir la tercera comida muy tarde. La cena debe ser liviana.
  2. Cuanto más sencillamente se come, mejor es para el estómago. Preferible son las frutas y verduras que ofrece la estación del año. Las comidas crudas se alistan recién antes de comer para que mantengan su frescura y se tornen deliciosas.
  3. No coma nunca frutas y verduras juntas, pues son incompatibles.
  4. Para obtener la salud hay que masticar bien todos los alimentos. En la boca comienza el proceso de la digestión.
  5. No bebas en las comidas, sino un tiempo antes o después, para no interrumpir la buena digestión.
  6. Evita la sal, lo más que puedas, especialmente en comidas crudas porque ella provoca el reumatismo, perjudica los riñones y el hígado. Nunca emplees vinagre, es muy perjudicial.
  7. No hay que endulzar la leche con azúcar, porque provoca fermentación; el que desee endulzarla, que lo haga con miel.
  8. Coma, más vale de menos que de más, porque la mayoría de los hombres se enferman y mueren prematuramente por el exceso en las comidas.
  9. Estad alegres en la mesa y agradecidos a Dios, evitando toda excitación e indignación, para no entorpecer la buena digestión.
  10. El movimiento moderado favorece la digestión. El que permanece mucho tiempo sentado sufrirá de trastornos digestivos y otros males más. No debe trabajar intelectualmente enseguida de haber comido, porque así también se interrumpe la digestión.

Carlos Kozel

yogur

Desde que me conozco, la industria alimentaria ha invertido demasiada publicidad señalando que los productos lácteos son indispensables para un buen desarrollo de las funciones vitales para el ser humano, y después de que los niños dejan de tomar leche materna humana, se continúa su alimentación basada en leche de vaca.

Han hecho un buen trabajo porque tenemos esa idea tan arraigada que muchas personas no conciben su vida sin consumir lácteos de origen animal. Incluso, si son “intolerantes a la lactosa”, prefieren consumir un tipo de leche “deslactosada”, o sea refinada o fraccionada que dejar de consumirla totalmente.

Observando la naturaleza, nos damos cuenta que ningún animal en su estado salvaje consume leche después de su destete y menos leche de otra especie.

La sola idea de consumir leche de alguna mujer de nuestra familia que esté lactando nos parece repulsiva. Esto se debe a que la leche materna humana la necesitamos sólo en nuestros primeros años de vida, es por esto que nuestro cuerpo hasta el momento del destete segrega la enzima lactasa que ayuda a desdoblar la proteína lactosa de la leche. En adelante, como dejamos de producir dicha enzima, no asimilamos correctamente este alimento y por eso en parte se genera la intolerancia. Tampoco es agradable la idea de un humano tomando leche directamente de la ubre de la vaca.

vaca

Y es en parte lo que genera la intolerancia, porque cada tipo de leche es adecuada para cada tipo de cría: así la leche de vaca es ideal para los terneros, la leche de cabra para sus cabritos, la leche de humano para los bebés.

Cada una tiene una composición diferente adecuada para cada especie. Así por ejemplo el porcentaje de proteína de la leche humana es un 0.9% y el de la leche de vaca de un 3 a 4%.

La composición química de la leche de vaca  con respecto a la leche humana es diferente no sólo en proteína sino también en grasa, calcio y otros nutrientes, con lo que al ingerir leche de otras especies creamos desequilibrios internos en nuestro organismo que producen enfermedad.

Esto lo aprendió en su propio cuerpo Jane Plant1, geóloga y química británica, quien tuvo cáncer de seno, y descubrió después de investigaciones acompañada de su esposo, la relación existente entre el cáncer y el consumo de lácteos. Se dio cuenta que en los países orientales no se consume leche de vaca habitualmente y la tasa de cáncer en China en el momento de su estudio era de 1 de cada 10.000 mujeres y en su país Inglaterra era de 1 de cada 12 mujeres. Experimentando, dejó de consumir leche de vaca y todo tipo de lácteos como yogurt, queso y sus derivados y, con sorpresa para ella y los médicos que la trataban, en cuestión de pocos días su cáncer con metástasis avanzadas se desvaneció y desapareció. Este caso lo tiene documentado en su libro “Your Life in your hands”.

Otra idea que tenemos arraigada producto de la publicidad de los lácteos es que si no los consumimos podríamos en nuestra edad adulta sufrir de osteoporosis por deficiencia de calcio. Pues hay estadísticas que dicen que los países con mayor producción y consumo de leche de vaca también son los que mayor índice de osteoporosis de sus habitantes tienen. Y los países en donde los lácteos animales no se consumen o se consumen muy poco la osteoporosis no existe, es una rara enfermedad para sus habitantes. Esto está documentado el libro Estudio China del Dr. Collin Campbell, y en otra cantidad de publicaciones de revistas médicas2.

Cuando tenemos enfermedades respiratorias como flemas, se recomienda evitar el consumo de lácteos, debido a que son altamente formadores de moco. La mucosa que generan en los intestinos predispone a todo tipo de infección de mucosas cómo infecciones de oído, resfríos, y sus enfermedades relacionadas.

A todo lo anterior se suma  la forma de producción láctea actual que para tener un mejor rendimiento inyectan a las vacas hormonas, antibióticos y cantidad de químicos tóxicos que son transmitidos a la leche sin que con el proceso de pasteurización se eliminen completamente.

Consumiendo una dieta balanceada basada mayoritariamente en frutas y verduras, algas, semillas y frutos secos en menor cantidad, obtenemos todos los nutrientes necesarios, además de realizar ejercicio físico con regularidad.

Afortunadamente hay alternativas para las personas que les es difícil dejar de consumir  lácteos de origen animal y son las leches  vegetales por ejemplo, almendras, ajonjolí, quinoa, amaranto, avena, etc, que son deliciosas y se pueden variar cada vez para tener un gusto y nutrientes diferentes. También se pueden preparar quesos y helados y otras múltiples recetas para la transición a llegar a no depender de éstos en absoluto.

leches

  1. Esta es la página de Jane Plant http://www.cancersupportinternational.com/janeplant.com/
  2. En esta página encuentras referencia a esos estudios http://www.4.waisays.com/CalcioExcesivo.htm

 

Con la modernidad y “simplicidad” de una vida práctica que nos ofrecen comercialmente para “facilitar nuestras actividades diarias” nos hemos ido llenando de productos especializados para cada “necesidad”. Es así como hemos atiborrado nuestros hogares y vidas de una gran cantidad de productos de limpieza profunda para la “extrema suciedad”.

Cuando empezamos a leer etiquetas de los productos que utilizamos cotidianamente y que nos parecen indispensables, nos damos cuenta que contienen una lista de ingredientes con nombres extremadamente raros, que no podemos ni pronunciar y por consiguiente intensamente tóxicos para nuestra salud y para la de nuestro planeta. Tanto es así que puede haber más tóxicos dentro de un hogar aparentemente impecable y limpio, que en la misma calle. Pero lo que nos dicen sus fabricantes es que se utilizan en cantidades muy pequeñas y “manipulándolos adecuadamente” no representan ningún riesgo para nosotros.

En el momento que tomamos consciencia del asunto, nos damos cuenta que así los “utilicemos adecuadamente” , como nos recomiendan, van a terminar en el vertedero, contaminando fuentes fluviales y destruyendo la vida de otros seres afectando nuestro ambiente e incrementando nuestra huella ecológica. En conclusión, desde nuestros hogares contribuímos silenciosa y la mayoría de la veces ingenuamente al deterioro no solamente de nuestra salud, sino también la de nuestro planeta.

eco

Afortunadamente tenemos alternativas más naturales, sencillas y armoniosas que increíblemente son mas efectivas que el cargamento de tóxicos que compramos en el mercado, esto sólo se puede comprobar al ponerlas en acción, porque parecen mágicas por su efectividad. Adicional estas alternativas, tienen un beneficio extra y que podría pesar también bastante a la hora de elegir pues nos ayudan a ahorrar dinero porque son muchísimo más económicas y tiempo porque son muy efectivas.

Nuestros limpiadores estrella ecológicos que no generan desperdicios tóxicos que le cuesten mucho tiempo y energía transformar a nuestro planeta son:

  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre
  • Borax
  • Ácido Bórico
  • Limón
  • Sal
  • Agua oxigenada

Aquí relacionamos algunas recetas con estos ingredientes “mágicos” y sus aplicaciones en el hogar:
LIMPIADOR MULTIUSO: Partes iguales de vinagre y agua, gotas de zumo de limón. Se guarda en una botella con spray y se usa para casi todo.

OTRO LIMPIADOR MULTIUSO: Si te huele muy fuerte el vinagre, puedes dejar en un frasco de vidrio tapado con cáscaras de cítricos, limón,mandarina, naranja una taza de vinagre por ahí unos ocho días bien tapado y luego de este tiempo lo cuelas y agregas la misma cantidad de agua y limpia buenísimo, sirve de limpiador para el piso, mesones, vidrios, para el lavamanos rociándole un poquito de bicarbonato, igual para la ducha etc

HORNO O ESTUFA: 3 partes de bicarbonato de sodio, 1 parte de sal 1 parte de agua. Se hace una pasta con estos ingredientes y se deja en la superficie a limpiar un rato, luego se limpia con un trapo y sale toda la grasa y suciedad facilísimo.

SANITARIOS: 1/4 taza bicarbonato de sodio, 1 taza de vinagre blanco. Tíralo al inodoro y estriega con cepillo, deja actuar una media hora y luego enjuagas.
Otra opción es 1/4 taza bórax se rocía al inodoro y se deja actuar media hora y luego enjuagas (Yo también lo he hecho con ácido bórico y funciona)

ROPA: Para limpiar y desodorizar la ropa es genial el bicarbonato de sodio, la cantidad es la mitad de lo que se utiliza con el detergente normal, para nuestro caso son 3 cucharadas soperas, pero te toca medirlo para ver cuanto te da a ti.
A nosotros nos ha funcionado bien así, pero se puede hacer también mitad bicarbonato y mitad de detergente o un cuarto de detergente, ahí miras como se te acomoda mejor a ti. Lo que hacemos es diluir el bicarbonato en un poco de agua y luego lo echamos a la lavadora para que haga su ciclo normal. Si la ropa está muy sucia puedes dejarla remojando de 15 minutos a media hora en el agua con bicarbonato.

BLANQUEAR ROPA: Para reemplazar el límpido, yo solamente lo utilizaba en las toallas para secarnos el cuerpo, después del primer enjuague agrego el zumo de dos limones y un puñado de sal.Y si se seca al sol se refuerza el efecto.

Otra opción para blanquear diferente a la anterior es la siguiente: Cuando bebemos o utilizamos limón diariamente, vamos guardando las cáscaras en un recipiente dentro del congelador y como nosotros consumimos bastante, al cabo de una semana o dos ya tenemos suficientes cáscaras recopiladas y congeladas; entonces las vertimos en una olla con un poquito de agua de modo que las alcance a tapar no más y se ponen a hervor. Apenas hierven se apaga el fuego y se deja enfriar un poco para posteriormente colarlas y nos queda aproximadamente un poco menos de medio litro de un líquido amarillo verdoso con un olor bastante agradable a limón. A este líquido agregamos un chorrito como de unos 100ml de agua oxigenada y cuando sea el momento de aplicar el límpido o blanqueador, lo reemplazamos por este líquido en su totalidad. Ayuda a desinfectar y deja un aroma bien agradable.

SUAVIZANTE: Para reemplazar el suavizante de telas como las toallas y tendidos de cama, se aplica en el último enjuague  alrededor de media taza 125ml de vinagre, que además de aportar suavidad, agrega más desinfección y desodorización. Con respecto al aroma del vinagre no queda olor después de secarse la ropa.

Aquí hemos relacionado lo que más nos ha funcionado, pero alternativas hay muchas, lo importante es empezar a actuar y buscar las que más se acomoden a cada situación en particular, sabiendo que tendremos beneficios en salud y económicos al utilizarlas, es sólo cuestión de cambiar el paradigma que tenemos de que todo se debe conseguir en el mercado ya listo para cada necesidad llenándonos de potes y potes de múltiples tóxicos.

En múltiples ocasiones en nuestras vidas necesitamos un mapa, una ruta a seguir que esté bien definida y explicada correctamente.

Por este motivo en diferentes religiones y culturas se han creado las Tablas de Mandamientos. Son instrumentos que nos recuerdan constantemente lo que debemos o no hacer en determinadas situaciones.

En el momento actual prima generar una apertura de consciencia a todos los seres humanos para realizar cambios que eviten el deterioro de nuestro precioso planeta.  Es por eso que nos ha encantado esta ilustración que encontramos publicada en la página des-bordes.org con los Diez Mandamientos para una Vida Sustentable. Importante memorizarla y compartirla con nuestros conocidos y amigos, el cambio global se puede lograr paso a paso y firme empezando por cada uno de nosotros.

  1. Cuidarás el agua
  2. Economizarás energía
  3. Producirás menos residuos
  4. Utilizarás envases reciclables
  5. Evitarás usar productos químicos
  6. Evitarás el uso de bolsas plásticas
  7. Reutilizarás papel
  8. Te transportarás usando bicicleta o caminando
  9. Cuidarás la flora y la fauna
  10. Pensarás sostenible globalmente y actuarás localmente

 

¿Estás trabajando ocho horas diarias de tu vida sólo por el dinero que genera esa labor? ¿Eres feliz con ello? ¿Qué harías en tu vida si el dinero no importara?

El siguiente video acompañado de un discurso del filósofo y orador británico Alan Watts, nos hace reflexionar sobre el tiempo que  dedicamos en nuestra vida para ser  felices. Es genial disfrútalo dura sólo 3 minutos pero deja una gran enseñanza.

Maia Helles es una bailarina rusa de ballet quien nos comparte sus secretos para mantener una vida larga totalmente saludable y feliz.

Estas claves o señales que deben estar presentes diariamente en nuestra vida son: Sencillez, trabajo y placer.

La aplicación continua de estas tres secretos ha permitido que Maia a sus 95 años, edad en la que fueron filmados los videos a continuación, pueda seguir siendo decididamente independiente y saludable como cuando tenía 40 años y tener una maravillosa flexibilidad que se compara a una niña de 10 años (en el segundo video) .

Maia además piensa que su bienestar tiene mucho que ver con su alimentación y los beneficios de su rutina diaria de ejercicios, que perfeccionó, junto con su madre, de 60 años, mucho antes de que se inventaran las clases de ejercicio, incluso.

Es bastante inspirador y nos deja a través de su experiencia una grandiosa enseñanza y esperanza de que se puede vivir siempre con una excelente calidad de vida, sin importar la edad, depende sólo de cada uno lograrlo.