Entradas

Si quieres conocer tu pasado , entonces, mira tu presente  que es el resultado. Si quieres conocer tu futuro mira tu presente que es la causa

Buda

Aunque parece una historia de cuento o fábula es algo que sucedió en el año 2012 y nos muestra la estrecha comunicación que podemos llegar a tener con nuestros hermanos animales si estamos dispuestos a interactuar con ellos y respetar su entorno.

Lawrence_Anthony (1950-2012) fue un conservacionista, ambientalista, explorador y escritor nacido en Johannesburg Sud África.  Por mucho tiempo fue director de la reserva Thula Thula en Zululand, Sud Africa y el fundador de The Earth Organization, una organización  privada de protección al medio ambiente y desarrollo científico.

Lawrence Anthony, escribió 3 libros, dentro de los cuales se encuentra el Best-Seller, “The Elephant Whisperer”, donde relata la forma en que rescató a animales salvajes y rehabilitó elefantes de todo el mundo de las atrocidades humanas:  para curar las manadas descontroladas por el miedo y sufrimiento causados por inconscientes cazadores, decidió  dormir y comer junto a ellas ganando su confianza, logrando calmarlos como ningún otro hombre lo había hecho. Su fama  como experto en elefantes se extendió y elefante que había que curar, se lo enviaban a él.

El 7 de marzo de 2012 Lawrence Anthony falleció. Dos días después de su deceso, los elefantes salvajes aparecieron en su casa, con dos enormes matriarcas a la cabeza. Un total de 31 elefantes  caminaron durante 12 horas más de 20 kilómetros abriéndose camino en una sola fila solemne desde su hábitat hasta la casa del difunto autor.

elefante_lawrence_anthony2

La esposa de Lawrence, Françoise, se conmovió profundamente, sabiendo que los elefantes no habían estado en su casa antes de ese día desde hacía más de ¡3 años! ya que al momento de morir Lawrence trabajaba en un nuevo proyecto con rinocerontes. Sin embargo, sus amigos elefantes sabían a dónde iban. Pero, y ¿quién les avisó?¿cómo se dieron cuenta?
Era obvio que estos animales querían dar su más profundo pésame, honrando a su amigo que les había salvado la vida, tanto así que permanecieron durante 2 días con sus noches sin comer absolutamente nada!…
Luego, una mañana, partieron, emprendiendo su largo viaje de regreso a casa.

El ser humano cree que vive su desarrollo en solitario, su ego extremo lo pone en el nivel más alto de la evolución y no lo deja ver que tiene a su alrededor otras especies inteligentes que pacientemente están dispuestas a enseñar y acompañar en este hermoso planeta.

Como el agua toma la forma del recipiente que la contiene, así la mente adopta la forma del objeto que la contempla.

B.K.S. Iyengar

En lo que enfoquemos nuestra mente, eso es lo que veremos en nuestra vida. Si nos enfocamos en rumiar problemas del pasado, allí nos quedaremos y no podremos ver lo que nos muestra la vida en el momento presente.

Así mismo si pensamos en miedos por lo que pudiera pasar en un futuro, más fácilmente eso que tanto tememos es lo mismo  que atraeremos a nuestra vida.

Hay que estar vigilantes de nuestros pensamientos y cada vez que aparezca alguno que indique lo que no queremos para nuestra vida, debemos contrarrestarlo trayendo a la mente otro pensamiento que nos enfoque en que  sí realmente queremos que aparezca.

Esto se consigue entrenándonos con la ayuda de la meditación diaria.

Algunas personas tienen la capacidad de empatizar con los animales y entender su lenguaje.

No es raro pues, observar cómo las personas que tienen la suerte de acompañar su vida con “mascotas” empiezan a comprender su idioma y reacciones y pareciera que a veces sólo les faltaría a los animales hablar como los humanos para comunicarse eficazmente.

¿Será que nos falta a los humanos abrir más nuestros sentidos para ponernos en su lugar?

El siguiente video es un comercial, pero nos abre el camino a reflexionar sobre qué nos dicen posiblemente nuestros hermanos animales y no los hemos observado con la atención que se merecen.

https://www.youtube.com/watch?v=czmv4ipNkTA

El fracaso no existe… Es una nueva oportunidad para salir adelante con más experiencia.

A veces podemos sentir que no encajamos en nuestro mundo, que no tenemos nada por aportar o compartir, pero si nos quitamos la venda de los ojos y los juicios aplastantes, podemos encontrar otros seres que viven caminos paralelos a los nuestros con los que podemos compartir y construir las más bellas creaciones basadas en el amor.

Me encanta ver animaciones y más aún cuando dejan mucho para pensar como la siguiente: En un mundo que juzga a la gente por su número, Cero se enfrenta a un prejuicio y una persecución constante. Él anda un camino en soledad, hasta que un encuentro , por casualidad, cambia su vida para siempre.

Él conoce a una mujer Cero. Juntos, demuestran que a través de la determinación, del coraje y del amor, nada puede ser realmente algo.

No dejes de ver este cortometraje de animación realizado con la técnica de StopMotion realizado por Christopher Kezelos, que nos deja una bella enseñanza.

La misión común que tenemos los seres humanos es “aprender” a tener la mente abierta para alcanzar en la corta vida que tenemos a conocer la riqueza que nos ha brindado Dios, La Energía, El Universo…riquezas que se encuentran en la naturaleza, en los seres humanos, en las cosas más sencillas y que muchas veces con el pasar de los años dejamos desapercibidos.

Desde que nacemos somos receptores, entendemos muy bien y sabemos a qué hemos venido, por eso es que todas las cosas a nuestro alrededor nos “causan curiosidad y nos llaman la atención”. Queremos cada vez más conocer el significado de su existencia, cómo funcionan, qué tienen por dentro, no se nos queda una sola parte por escudriñar y disfrutamos de todos los pequeños detalles. Si queremos algo y no lo tenemos a nuestro alcance nos valemos de cualquier otro elemento que sí podamos coger y soñamos y nos imaginamos que tenemos lo otro.

Pero después vamos aprendiendo poco a poco “NUESTRO MUNDO” y vamos rutinizando tanto nuestras acciones que ya no nos llaman la atención las mismas cosas que anteriormente nos fascinaban y encantaban.

Llegado este punto debemos parar, meditar y concentrarnos hacia dónde queremos ir  y  qué otra cosa diferente vamos a aprender. Todos los días tenemos la oportunidad de aprender algo nuevo, sin importar nuestra edad.  Nuestro Universo es tan grande y diverso y hay tantas maravillas por descubrir que nos falta tiempo por vivir para alcanzar a entenderlo.

El tener claro que no somos producto terminado y cumplir todos los días nuestra misión de Aprender nos mantiene activos, felices y motivados para seguir nuestro camino.

Cuando llenas tu vida de amor y gratitud todo se hace más fácil.

Todos en algún momento hemos tenido situaciones y personas a nuestro alrededor que hacen de “la piedra en el zapato” , pareciera que estuvieran en nuestro camino solamente para molestar e incomodar y por más que  intentamos no podemos entender las razones de su existencia.

Cuando tengas momentos complicados, acéptalos, agradece y llénate de amor. Piensa que si aparecen en tu camino es porque necesitas aprender una lección de allí.

Estos momentos difíciles se presentan en la vida como maestros, de estas situaciones es cuando más provecho sacamos. Por ejemplo, en mi caso, cuando  estaba aprendiendo a conducir automóvil me dio muchísimo trabajo parquear en reversa y ahora con pasar del tiempo es lo que mejor y  más fácil hago. Igual es en la vida, se nos presentan pruebas para afinar nuestro carácter y personalidad que necesitamos superar y nos llevan crecer.

Cuando es una persona la que se te presenta como “enemigo” y tiene un pensamiento totalmente en contra al tuyo, piensa que desde su óptica lo está haciendo de la mejor manera que puede. Su comportamiento responde a patrones que aprendió de tiempo atrás y  que repite de la misma forma que lo aprendió, muchas veces sin saber que te está haciendo daño.Y si sabe que sí hace daño, pues simplemente agradece que aparezca en tu vida, aprende la lección, perdona y deja ir.

Lo más sano es dejarlo ir para que puedas superar la prueba. No te llenes de resentimientos ni alimentes  rencor y odio pues estas emociones al que más lastiman es al que las lleva dentro y cuando se van acumulando van afectando no solamente tu parte energética y emocional sino también se puede ver reflejado en tu cuerpo en forma de enfermedad como el cáncer.

No dejes que la lección que necesitas aprender se te muestre más fuerte aún.

Agradece los obstáculos porque son retos que tienen intrínseco un aprendizaje y llénate de amor que es el arma más valiosa para afrontarlos, pues el amor es el motor de la vida.

A veces cuando nos encontramos turbados por las preocupaciones nos bloqueamos de pensar y pensar y nos vamos sesgando viendo solamente una salida, un punto de vista.

Perdemos la capacidad de ver más allá, de ver precisamente esa nueva forma que hace la diferencia y nos saca del apuro. Para cuando estemos con este sentimiento de bloqueo y no encontramos una respuesta es interesante soltar, entregar, mirar sólo el momento presente sin angustiarnos por más y dejar que fluyan las cosas confiando en la Luz interior,  la sabiduría de la Fuerza que mueve todo en el universo.

En el libro “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida”  el autor Dale Carnegie nos comparte una oración que nos ayuda en este propósito. Aquí la comparto:

Conduce, amable Luz…

Mi guía tú serás,

que lo distante no quiero ver:

un paso me es bastante

Pablo Herreros, experto en primates,  nos muestra a través de la observación de experimentos que en los primates hay muchos comportamientos similares de bondad, altruísmo, compañerismo, cooperación y ayuda a los seres que más lo necesitan, que se encuentran intrínsecos en la naturaleza. Estos conductas no son  aprendidas ahora sino que es como si viniera escrito en los genes de los primates en general.

Los diferentes experimentos que nos muestra en el siguiente video fueron realizados con primates, orangutanes, bonobos, chimpancés, monos capuchinos y niños humanos entre 10 y 15 meses de edad y su reacción espontánea  viendo a alguien que no conocen con anterioridad pero que necesita ayuda.

Como resultado se puede concluir que:

  • Nos sentimos muy bien siendo altruístas. Se pierde la motivación cuando se obtiene una recompensa por ello
  • El altruísmo engendra más altruísmo.
  • A partir de los tres años de edad se empieza a ser selectivo con quien ser altruísta o egoísta

Llevamos miles de años fijándonos en lo negativo, pero debemos mirar cuales son los comportamientos innatos de la naturaleza para ver otras realidades. El tener un mundo lleno de respeto, armonía y  cooperación está en nosotros, incluso grabado en nuestros comportamientos y genes.

[campo nombre=video]