Entradas

Proyecta lo difícil partiendo de donde aún es fácil.

Realiza lo grande partiendo de donde aún es pequeño.

Todo lo difícil comienza siempre fácil.

Todo lo grande comienza siempre pequeño.

Por eso el Sabio nunca hace nada grande. Y realiza lo grande, sin embargo.

El árbol de ancho tronco está ya en el pequeño brote.

Un gran edificio se basa en una capa de tierra.

El viaje hacia lo eterno…Comienza ante tus pies.

LAO TSE

 

Para mí la vida es una escuela por la que pasamos acompañados de nuestros seres queridos, en la que me encuentro porque necesito moldear y afinar la “joya” o diamante más puro que hay en mi interior. Este moldeamiento se va logrando con cada experiencia vivida diariamente, por insignificante que parezca.

A diferencia de la escuela creada por la sociedad, en la que sabemos cuál es la fecha exacta en la que pasaremos el último examen final, en la vida sabemos cuándo entramos (al nacer) pero no tenemos claro hasta cuándo llegará nuestro camino de aprendizaje (al morir). Podría llegar a su final hoy mismo, mañana o tal vez dentro de unos años, pero esta incertidumbre es la que nos invita a valorar y aprovechar cada instante del presente.

Es una Escuela de Amor sin apegos. Tenemos padres, hermanos, amigos, hijos, compañer@s pero son simplemente acompañantes de viaje, cada uno llega y se va en diferente momento, de acuerdo a la lección que debe aprender.

Y tal vez lo más difícil de aprender es amar sin ataduras y ser feliz con lo que tenemos, pues la mayor parte del tiempo se gasta teniendo, acumulando posesiones, riquezas,  títulos, para darnos cuenta que todo esto es simple ilusión.

Seguramente si  ha habido una persona de la que se han podido esperar quejas de infelicidad fue Hellen Keller. Por causa de una fiebre cuando tenía tan solo 19 meses de edad quedó ciega, sorda y muda, privada del conocimiento de una comunicación normal con las personas que la rodeaban. Tuvo solamente el sentido del tacto para ayudarla a tender la mano a los demás y experimentar la felicidad de amar y ser amada.

Pero gracias al amor de un brillante maestro que le tendió la mano y enseñó a comunicarse, esta muchachita ciega, sorda y muda ha llegado a desarrollarse como una mujer brillante, alegre y feliz.

Hellen Keller escribió:

“Todo aquel que aparte de la bondad de su corazón pronuncia unas palabras de aliento, brinda una sonrisa amistosa o lima asperezas en el sendero de los demás, sabe que la delicia que siente es una parte tan íntima de sí mismo que vive por ella.  La alegría de vencer obstáculos que alguna vez parecieron invencibles, y empujar más allá la frontera de lo realizable, ¿que alegría puede compararse a ésta?”

“Si los que buscan felicidad se detuvieran un breve minuto y pensasen, verían que los deleites ya experimentados son tan incontables como las hierbas a sus pies, o las gotas de rocío que brillan entre las flores de la mañana”

Hellen Keller cuenta las bendiciones recibidas y está profundamente agradecida por ellas.

Entonces comparte la maravilla de estas bendiciones con los demás, y les hace sentirse encantados.

Porque comparte lo que es bueno y deseable, atrae para sí más de lo que es bueno y deseable.

Porque cuanto más distribuye usted más tendrá. Si comparte su felicidad con los demás, la felicidad crecerá en riqueza dentro de usted.

Fragmento del libro El Exito a través de una actitud Mental Positiva de Napoleón Hill y W. Clement Stone

Los niños son nuestros grandes maestros. Cuando los observas sin juzgar puedes dejarte contagiar de su inocencia y sabiduría.

Al no estar tan condicionados como los adultos  tienen claro el sentido de la vida: hacer lo que te gusta y disfrutarlo.  Cuando descubrimos nuestra verdadera vocación con la que nos sentimos plenos y felices, el resto (dinero, recompensa) vendrá por añadidura y sobra tiempo y entusiasmo para Jugar, Reír, Cantar, Bailar, dejar salir toda la espontaneidad interior.

Te invitamos a que disfrutes este fabuloso video donde una hermosa niña le recuerda estas enseñanzas a su padre.

https://www.youtube.com/watch?v=6j-NyoHRnYo

  1. Coma, si es mucho, tres veces al día, pero más sano es comer dos veces. No hay que comer nada durante el intervalo de una comida a otra, pues el estómago también necesita su descanso. El que come tres veces no debería ingerir la tercera comida muy tarde. La cena debe ser liviana.
  2. Cuanto más sencillamente se come, mejor es para el estómago. Preferible son las frutas y verduras que ofrece la estación del año. Las comidas crudas se alistan recién antes de comer para que mantengan su frescura y se tornen deliciosas.
  3. No coma nunca frutas y verduras juntas, pues son incompatibles.
  4. Para obtener la salud hay que masticar bien todos los alimentos. En la boca comienza el proceso de la digestión.
  5. No bebas en las comidas, sino un tiempo antes o después, para no interrumpir la buena digestión.
  6. Evita la sal, lo más que puedas, especialmente en comidas crudas porque ella provoca el reumatismo, perjudica los riñones y el hígado. Nunca emplees vinagre, es muy perjudicial.
  7. No hay que endulzar la leche con azúcar, porque provoca fermentación; el que desee endulzarla, que lo haga con miel.
  8. Coma, más vale de menos que de más, porque la mayoría de los hombres se enferman y mueren prematuramente por el exceso en las comidas.
  9. Estad alegres en la mesa y agradecidos a Dios, evitando toda excitación e indignación, para no entorpecer la buena digestión.
  10. El movimiento moderado favorece la digestión. El que permanece mucho tiempo sentado sufrirá de trastornos digestivos y otros males más. No debe trabajar intelectualmente enseguida de haber comido, porque así también se interrumpe la digestión.

Carlos Kozel

En múltiples ocasiones en nuestras vidas necesitamos un mapa, una ruta a seguir que esté bien definida y explicada correctamente.

Por este motivo en diferentes religiones y culturas se han creado las Tablas de Mandamientos. Son instrumentos que nos recuerdan constantemente lo que debemos o no hacer en determinadas situaciones.

En el momento actual prima generar una apertura de consciencia a todos los seres humanos para realizar cambios que eviten el deterioro de nuestro precioso planeta.  Es por eso que nos ha encantado esta ilustración que encontramos publicada en la página des-bordes.org con los Diez Mandamientos para una Vida Sustentable. Importante memorizarla y compartirla con nuestros conocidos y amigos, el cambio global se puede lograr paso a paso y firme empezando por cada uno de nosotros.

  1. Cuidarás el agua
  2. Economizarás energía
  3. Producirás menos residuos
  4. Utilizarás envases reciclables
  5. Evitarás usar productos químicos
  6. Evitarás el uso de bolsas plásticas
  7. Reutilizarás papel
  8. Te transportarás usando bicicleta o caminando
  9. Cuidarás la flora y la fauna
  10. Pensarás sostenible globalmente y actuarás localmente

 

¿Estás trabajando ocho horas diarias de tu vida sólo por el dinero que genera esa labor? ¿Eres feliz con ello? ¿Qué harías en tu vida si el dinero no importara?

El siguiente video acompañado de un discurso del filósofo y orador británico Alan Watts, nos hace reflexionar sobre el tiempo que  dedicamos en nuestra vida para ser  felices. Es genial disfrútalo dura sólo 3 minutos pero deja una gran enseñanza.

“Ser desapegados no significa que no podamos disfrutar nada o no podamos disfrutar estar con alguien. Mas bien, se refiere al hecho de que aferrarnos fuertemente a algo o a alguien, nos causa problemas. Nos volvemos dependientes de ese objeto o persona y pensamos, “Si lo pierdo, o nunca lo obtengo, entonces seré miserable”.

El desapego significa: “Si obtengo la comida que me gusta, qué bueno; si no la obtengo, está bien. No es el fin del mundo. No hay apego o aferramiento.”

Dalai Lama.

En esta videoconferencia del Dr. Alejandro Junger, autor del libro Clean, explica los resultados del estudio a través de su experiencia personal y más adelante con sus pacientes y concluye que el cuerpo humano si le damos el material necesario puede sanar absolutamente todas las enfermedades.

Alejandro Junger , nacido en Uruguay es doctor en medicina (M.D.), especializado en medicina interna y cardiología en NuevaYork, también estudió Medicina Oriental en la India. Después de observar y estudiar los dos enfoques de la medicina occidental alópata y medicina oriental nos enseña lo siguiente:

Los seres humanos somos parte de la naturaleza y en el diseño de la naturaleza no hay información  para crear enfermedad lo único que la naturaleza diseña es cómo adaptarse para sobrevivir. Lo que nosotros vemos como enfermedades crónicas son mecanismos de adaptación y sobrevivencia del cuerpo.  Las enfermedades crónicas son una manera de adaptación de las células y órganos del cuerpo para sobrellevar un desequilibrio, si cambiamos de hábitos la situación cambiará, si seguimos por un periodo de tiempo con la misma alimentación física, mental y emocional que genera el desequilibrio ahí aparece la llamada “enfermedad crónica”.

Las enfermedades  causadas por bacterias, virus y parásitos o sea por un invasor, se pueden minimizar y hasta evitar si tenemos nuestro sistema inmunológico alto.

Con respecto a las enfermedades genéticas: el tener un gen que nos predispone a cierta enfermedad no quiere decir que estemos condenados a sufrirla. Los genes se prenden o se apagan de acuerdo  a la presencia o ausencia de ciertos nutrientes, la cantidad, la combinación, la frecuencia y las emociones durante las comidas. O sea que depende de la manera cómo nos nutrimos que podamos sufrir o no de estas enfermedades que tenemos en nuestro código genético.

El órgano  base de la salud en el cuerpo humano intestino, pues es allí donde saca los nutrientes y los absorbe para distribuirlos en el resto del organismo. Si los intestinos están enfermos es ahí donde empieza la salud y la enfermedad general. Los intestinos se enferman porque en la comida que ingerimos pueden faltar nutrientes o porque  puede tener químicos como es el caso de los conservantes, colorantes, estabilizantes etc.

Hoy en día la mayoría de las enfermedades crónicas se prenden como mecanismos de defensa y hay forma de apagarlas volviendo a generar las condiciones más similares a las que la naturaleza diseñó para la optimización de las funciones biológicas.

[campo nombre=video]

Hay momentos en la vida en donde no disfrutamos mucho de nuestra existencia, nos llenamos de stress y andamos como locos buscando el éxito o el reconocimiento de los demás por encima de todo, mientras nos olvidamos de la alegría de vivir.

Tal vez pasamos mucho tiempo tratando de construir un futuro mejor para nuestra familia, pensado todo en función de la parte económica y al final es muy poco el tiempo de calidad que terminamos compartiendo con ellos.

De hecho buscamos que esto suceda en un futuro anhelado y nos perdemos de esta vivencia en el presente. Aplazamos, el momento esperando condiciones ideales y tal vez estas nunca lleguen.

En pocas palabras nos buscamos un futuro ideal, perdiéndonos del momento presente.

¡Sacúdete ya! Empieza a disfrutar de la vida ahora, sal al campo, respira profundo, olvidate de los problemas, maravíllate con las cosas sencillas, abraza tus seres queridos, sonríe sin importar el motivo.

VIVE… ¡El momento es ahora!