Entradas

¿Estás trabajando ocho horas diarias de tu vida sólo por el dinero que genera esa labor? ¿Eres feliz con ello? ¿Qué harías en tu vida si el dinero no importara?

El siguiente video acompañado de un discurso del filósofo y orador británico Alan Watts, nos hace reflexionar sobre el tiempo que  dedicamos en nuestra vida para ser  felices. Es genial disfrútalo dura sólo 3 minutos pero deja una gran enseñanza.

Qué es el Éxito? En la sociedad de consumo en que vivimos tener éxito es tener “un buen empleo” con una buena remuneración laboral, tener casas, fincas,(bienes terrenales), autos, almacenes, empresas, propiedades.

Ser un alto ejecutivo, una persona con muy poco tiempo, una persona demasiado ocupada e importante a la que todo el mundo admira con respeto porque es recta, excelente en su trabajo. Esa persona además tiene una familia bien constituída ante la sociedad.

Es una persona que “cuida su imagen”, una persona que siempre se ve bien, rosagante, poderosa con la satisfacción de haber logrado sus metas.

Todos en cierta medida y según nuestra capacidad  buscamos alcanzar este nivel, incluso muchas veces sin detenernos a pensar si es realmente lo que nos gusta o lo que nos hace sentir bien pero como la sociedad  ha “catalogado” que se llega a una satisfacción absoluta alcanzándolo, lo hacemos y luchamos por conseguirlo.

Y en la mayoría de los casos, cuando llegamos allí se siente que “no llena” que en realidad  lo que se había visionado experimentar al llegar a este punto no se logra. Se consigue sólo una satisfacción parcial y nos damos cuenta que hemos sido “muñecos” de la sociedad porque en lugar de aprovechar todo nuestro tiempo en analizar qué sería lo que nos llenaría, esforzándonos hacia una realización personal en donde podemos evolucionar mental y espiritualmente, nos hemos dedicado a conseguir lo que la sociedad nos impone.

Por eso es que muchas personas que supuestamente han alcanzado el  éxito, caen inmediatamente, no duran mucho en la cima, ya que se enteran que eso no cuenta, lo que los llenaba en la vida no era esto.

También pueden surgir inconformidades sino aprendemos que cuando “alcanzamos el éxito”, subimos sólo un escalón  que detrás de ello hay otras metas más que debemos seguir para continuar en ese constante devenir y luchar.

En el momento en que analizamos lo que realmente “nos llena” y empezamos a luchar por ello, avanzando íntegramente, también mejorarán nuestros ingresos personales y nuestra vida personal y sí sentiremos satisfacciones cuando esas metas  las forjamos nosotros mismos a conciencia, sin influencias externas.

Además estaremos en paz en nuestro interior y esto se reflejará automáticamente en nuestro ser y en la relación con los seres que nos rodean.

Entonces, no debemos dejarnos llevar por el “que dirán” y qué piensa la sociedad que es mejor para mí en este momento, sino que nuestras acciones, esfuerzos y metas sean fijadas conforme a nuestros principios, pensamientos y sentimientos más internos.

Alguna vez has pensado en lo que realmente significa frugalidad?

Para muchos no es una palabra muy atractiva porque lo relacionan con represión de los placeres de la “sociedad normal”, por consiguiente con una vida triste y deprimida.
Pero mirándolo desde otro punto de vista y desde la filosofía que encierra es aprovechar inteligentemente los recursos que tenemos a nuestra disposición. No se trata de ser tacaño o miserable es sencillamente tomar el control de nuestra economía personal.

Por qué debemos darle una oportunidad a esta filosofía de vida?

Te molesta cuando pierdes constantemente mucho dinero debido a un error tonto?

Tal vez dejaste tu celular olvidado en el asiento de tu autobús o taxi y tuviste que comprar uno nuevo. O se te olvidó  depositar un cheque en el banco durante tanto tiempo que cuando lo hiciste ya no era válido. O tienes que pagar una multa por que se te olvidó devolver los libros que prestaste en la biblioteca a tiempo. O se te olvidó pagar los servicios un mes y al mes siguiente te viene facturado con recargo extra. O sales cada mañana tarde para tu trabajo y en vez de abordar el autobús te toca pagar taxi para llegar a tiempo.

Te encanta cuando con un poco de inteligencia ahorras un montón de dinero?

Tal vez puedas encontrar un vestido hermoso que querías a precio de outlet. O compraste un televisor nuevo en una tienda donde te ahorraste el 30% comparado con el precio del mercado. O tal vez has encontrado la manera de arreglar algo en vez de comprar uno nuevo.
Si te encanta esto, ya tienes una personalidad frugal

Algunos hábitos frugales

  • Abastecerse de los alimentos favoritos los días de descuento especial en las tiendas
  • Preocuparse por tu dinero y tratar de no perderlo ya sea de manera notable (como la pérdida de tu billetera)o las menos obvias (como pagar por medio de cheque cuando se podría conseguir un descuento pagando con tarjeta)
  • Préstamo de libros de tu biblioteca local o rotarlos con amigos en lugar de comprar uno nuevo cada vez
  • Desconectar todos los enchufes de los aparatos que no uses. De verdad ahorras energía pues se deja el gasto fantasma
  • Pensar cuál será el destino final de lo que vamos a comprar y analizar si realmente se justifica su compra, o vamos a “acumularlo” como un objeto adicional a nuestro mobiliario.

Se trata de la valoración del dinero y obtener el máximo provecho de el para garantizar que puedas gastarlo en cosas que realmente deseas.

No conozco a nadie que le disgustaría tener dinero extra en el banco, sin tener que trabajar una hora extra. Eso es lo que puede traer la Frugalidad incluso si tienes un salario muy bajo.
A diferencia, si ganas muchísimo dinero, y no tienes idea de controlar tus gastos para que no sean superiores a tus ingresos, podrías tener muchos problemas financieros.

Y es que esta filosofía es más que una palabra o estilo de moda, desde muchos años atrás algunos famosos ya se referían a ella, como una manera de llevar una vida rica y feliz,  por ejemplo algunas citas:

“Sin la frugalidad nadie llega a ser rico, y con la frugalidad poquísimos llegarían a ser pobres”.     Samuel Johnson.

“Gracias a la frugalidad y el trabajo nos liberamos económicamente”   Benjamin Franklin.

Pero…no debes confundirte, la frugalidad no significa ser tacaño.

Ser tacaño es cuando tienes suficiente dinero pero aún así:

  •  Te niegas a gastar dinero lo que realmente necesitas (por ejemplo ropa o zapatos nuevos).
  • Comprar con materiales de baja calidad, que a la larga terminan costándole más porque hay que reemplazar más rápido.
  • Negarse a pagar propina en los restaurantes.
  • No encontrarse con amigos con tal de no pagar una comida en un restaurante

El tacaño crea una realidad donde la escasez es la protagonista, ser frugal significa tener más dinero para lo que realmente quieres.

Se puede estar viviendo en una ciudad con altos índices de desempleo, rodeado de personas mediocres y en un ambiente hasta hostil. Pero depende de cada persona el querer salir adelante y ser exitoso.

Monte un pequeño negocio. Todas las personas saben hacer algo que genere dinero, y aunque no sea el principal motivo para renunciar al empleo, lo puede ayudar a tener más ingresos para su crecimiento financiero.

Deudas que beneficien.  Ahorrar significa tener más dinero para gastar en el futuro, mientras que  deberlo, al contrario, significa sacrificar un porcentaje de sus ingresos pagando intereres.  Si tiene una deuda asegúrese que sea justa y necesaria para generar ingresos.

Historia crediticia. incursione en las cuentas de ahorro y si necesita chequera en una cuenta corriente ahí está generando credibilidad bancaria y abre puerta para créditos.

Estudiar. no todas las instituciones caras son las mejores, busque un sistema educativo que este a su alcance hasta que pueda pagar una mejor, eso sí antes revise que donde se matricule ofrezca un pensum académico adecuado y certificado.


Los científicos subrayan el hecho de que el número de hogares formados por una sola persona en los países occidentales se ha multiplicado en las últimas tres décadas. En la actualidad, una de cada tres personas en Estados Unidos y Reino Unido viven solas.

Según una investigación, a los participantes se les preguntó si vivían solos o con otras personas. También se les cuestionó sobre el apoyo social con el que contaban, su ambiente laboral, educación, ingresos y las condiciones de su vivienda, así como sobre sus hábitos de consumo de alcohol y tabaco, y el ejercicio físico que practicaban.

Los investigadores descubrieron que la gente que vive sola compró un 80% más de antidepresivos en los años que duró el estudio que los que vivían acompañados.

El riesgo real de sufrir problemas mentales para la gente que vive sola podría ser incluso mayor. Este tipo de estudio por lo general subestima algunos riesgos, ya que la gente más propensa a sufrir problemas mentales son los que menos se prestan a que se les haga seguimiento. Tampoco fuimos capaces de averiguar cuán comunes eran las depresiones no tratadas.

Los investigadores creen que vivir con otras personas puede proporcionar soporte emocional y sentimientos de integración social, así como otros elementos que protegen contra los problemas de salud mental.

Vivir solo puede estar asociado con sentimientos de aislamiento y a una falta de integración social y confianza, que son factores de riesgo para la salud mental.

El estudio asegura que todos los factores involucrados deben ser tratados para reducir la incidencia de la depresión en las personas en edad de trabajar. El aumento en el número de personas que viven solas tiene un impacto en la salud mental de países como Reino Unido.

La soledad y el aislamiento hacen que la gente tenga menos oportunidades de hablar sobre cómo se sienten, que es algo que sabemos puede ayudar a solucionar los problemas de salud mental.

Si usted vive solo, visite o invite amigos a su casas, trate de hacer reuniones y ampliar su circulo social.

Cuando la deuda sea más grande quer usted seguramente esos sueños no se podrán hacer realidad. La casa propia, el carro y hasta un futuro empleo se pueden ver empañados. A nivel personal puede llegar a causar conflictos conyugales, estrés, y sobretodo, terminará perdiendo su crecimiento económico mirando hacia un mañana.

Tenga en cuenta estos 5 pasos que le ayudarán:

1. Determine lo que debe. Haga una lista del monto, pagos, tasas de interés y plazos de cada una de sus deudas. Un buen paso para salir del agujero financiero.

2. Considere la posibilidad de ayuda profesional. Bien podría dirigirse a su banco o a una oficina de consultoría financiera, ellos pueden ayudar a concebir un plan de gestión de la deuda y su negociación.

3. Elimine las tarjetas de crédito. A lo mejor sus problemas se deben a no tener control y haberse dejado llevar por sus impulsos como comprador. Lo mejor es terminar de pagar sus tarjetas de crédito y eliminarlas de su vida.

4. Elimine los gastos hormiga. Haga un seguimiento detenido de los pequeños gastos que hace a diario y que parecen insignificantes. Le apostamos que terminará encontrando por dónde se están fugando sus ingresos sin darse cuenta.

5. Piense en mejorar sus ingresos. Tenga la inquietud y el objetivo de buscar la manera de aumentar sus entradas de dinero. Las opciones pueden ser encontrar un segundo trabajo, prestar asesorías externas o, porque no, montar un negocio.

No deje que las deudas eviten que usted compre casa y hasta lo descalifiquen a la hora de aplicar para un puesto de trabajo. Las deudas también causan conflictos conyugales, estrés y evitan que usted crezca a nivel económico.

Pasos para evitar que las deudas hagan de las suyas:

1.   Determinar lo que debe. Haga una lista del monto, pagos, tasas de interés y plazos de cada una de sus deudas.

2.   Ayuda profesional. Diríjase a su banco o a una oficina de consultoría financiera, ellos le ayudarán a concebir un plan de gestión de la deuda y negociar menores tasas de interés.

3.   Elimine las tarjetas de crédito. Que tenga problemas de endeudamiento puede ser producto de no haber tenido control y de haberse dejado llevar por sus impulsos de consumo. Si ese es su caso, lo mejor es terminar de pagar sus tarjetas de crédito y eliminarlas de su vida.

4.   Elimine los gastos hormiga. Por un mes, haga un seguimiento detenido de esos pequeños gastos que hace a diario y que parecen insignificantes, seguramente terminará encontrando por dónde se están fugando sus ingresos sin darse cuenta.

5.   Mejore sus ingresos. Siempre tenga la inquietud y el objetivo de buscar la manera de aumentar sus entradas de dinero. Las opciones pueden ser encontrar un segundo trabajo.

6.  No sea tan duro con usted mismo.  Trate de vez en cuando de darse un gusto, mientras alcanza su objetivo final que es liberarse de las deudas y lograr empezar a ahorrar para volver realidad sus sueños.


“Nos morimos diferente ahora”, dijo Doris Ma Fat, estadista de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuya principal tarea es analizar información sobre las causas de muerte. “Por ejemplo, los niños en Europa no se mueren casi de enfermedades infecciosas: todos están vacunados. Hace 50 años era diferente. Así que los europeos ya no se mueren muy jóvenes, sino muy viejos”.

Pero eso no es cierto para todos, como lo asegura el informe “Estadísticas de Salud Mundial” del Observatorio Global de la Salud. Con este tipo de informes, le dan seguimiento a la humanidad y a las razones por las cuales se pierde la vida.

Para ilustrar su estudio, sin tener que manejar números imposibles, la OMS pide imaginar un grupo internacional diverso de mil individuos representativos de las mujeres, hombres y niños de todo el mundo que murieron en 2008.

De las mil personas, 159 habrían muerto en países de altos ingresos, 677 en países de ingresos medianos y 163 de países de bajos ingresos (lo que suma 999 por razones de aproximación).

Lo primero que llama la atención es que aparentemente se mueren muchas más personas del grupo de ingresos medianos, al que pertenecen todos los países de Latinoamérica.

Pero hay que tener en cuenta que éste es el grupo más abultado, englobando una población de 4.887’999.000 personas, seis veces más que la población de los países de bajos ingresos y cinco veces más que la de ingresos altos.

Nacer y crecer en países sin servicios sanitarios adecuados es peligroso, sentencia. No sorprende entonces que la octava y décima causa de muerte en los países de ingresos bajos se relacionan con ello.

Pero tampoco hay que olvidar que todas las otras causas de muerte en esos países afectan fuertemente a los niños.

Lo otro que llama la atención al revisar la tabla es que el tan temido cáncer sólo aparece entre las 10 principales causas de muerte en los países de altos ingresos.

Pero lo más notable quizás es que en todos los grupos, el corazón parece ser el órgano más débil. “Es porque tiene que ver con el estilo de vida: comida basura, falta de ejercicio, alcohol, cigarrillos, etc. Todo eso lo afecta, donde quiera que uno viva”.


Ser organizado es un aspecto que casi todos quieren, pero no dedica el tiempo para hacerlo. Las personas organizadas pueden alcanzar sus metas mas rápidamente y con menos esfuerzo.

Si eres uno de los que dejan las cosas en cualquier lugar, que se te hace difícil encontrar algún papel importante, que no llevas control de tu dinero o de tu tiempo, entonces estos consejos te pueden servir de mucho.

Organiza tu mente. Es importante que antes de comenzar cualquier plan de organización tomes un tiempo para estar tranquilo, para hacer poder aclarar tus pensamientos sobre las cosas que quieres hacer y cómo las harás,  poder concentrarte en los pasos a dar y también tener la disposición de disciplinarte para llegar a ser metódico y organizado y así poder alcanzar tus objetivos y tener una vida mas productiva.

Organiza tu espacio físico. El tener un espacio organizado ayuda a que la mente esté más organizada. Clasifica y organiza todas tus cosas de tu casa comenzando por tu habitación, tu cocina, tu sala, tu vehículo ,etc.  y elimina lo que ya no te es útil. Pon las cosas en sus respectivas gavetas, sobres o cajas. Es recomendable que coloques etiquetas para saber que contiene cada una de ellas.

Organiza tu tiempo. Planifica lo que vas a hacer durante el día. Escribe una lista de cosas por hacer y mantenla contigo y cada vez que termines algo táchalo y continua con la tarea siguiente. Usa agenda, de papel o electrónica para anotar las citas, reuniones y recordatorios. Si usas el computador puedes usar servicios tales como el calendario de google o el de outlook.

Limita tu tiempo. Pon un horario para cada cosa para que así no pierdas tiempo innecesariamente. Es decir si vas a usar el computador hazlo de tal hora a tal hora, o si vas a ver televisión o hacer ejercicios,etc.

Organiza tus tareas. Ejecuta las tareas tal cual como se han planeado. Puedes agrupar las tareas similares y hacerlas todas en un momento especifico. Delega las tareas que puedas encargar a otros pero siempre pido retroalimentación sobre la finalización de las mismas. Pon alertas para que se te envié un mail automático para recordarte algo o también que se te despliego una pantalla en tu computador.

Organiza tus finanzas. La parte financiera tiene una gran importancia. Sin el dinero no podemos pagar nuestros gastos y si no administramos bien podríamos estar malgastándolo. Siempre realiza un presupuesto con tus ingresos y gastos para cada quincena o mes y apégate a este presupuesto. Lleva el balance de tu chequera de manera organizado.


Es positivo aprender la forma de llevar una vida más práctica, financieramente tranquila y acorde con una actitud positiva ante la vida. Lo anterior puede englobar aspectos importantes que hoy se pieden resumir en el hecho de vivir más con menos.

Una de las máximas de las finanzas personales se basa en vivir por debajo de tus ingresos, lo cual quiere decir que gastes menos de lo que ganas. Una de las máximas de la productividad se refiere a la adecuada administración de tu tiempo para cumplir mejor con tus actividades. Una de las máximas de la teoría minimalista es que ocupes solo lo necesario para el desarrollo de tus actividades y tu vida diaria.

Nuestro problema como sociedad está determinado por una falta de guía para aprender a vivir eficientemente y disfrutar de cada uno de los momentos como es debido. En razón de nuestros intereses cada uno podemos definir lo que es importante para ser felices.

Nuestra sociedad ha sido invadida con el pensamiento del consumismo, acumular y destinar nuestros ingresos a adquirir lo último y lo mejor para ser así más productivos, estar en concordancia con los demás y así lograr nuestros objetivos, cuando la realidad es que no necesitamos muchas de las cosas que tenemos actualmente.

Hay que rodearse de aquellas cosas que te permitan acercarte a tu motivo de felicidad, pero evita las distracciones que en el camino se aparecen, hay muchas cosas que no son necesarias para tu vida, si algo te impide cumplir con tus metas ese algo no es necesario para ti.

Como complemento aquí les dejamos una presentación realizada por el escritor y diseñador Graham Hill, donde nos pregunta: ¿es posible que tener menos cosas, en menos espacio, nos lleve a ser más felices? De igual forma, comparte tres reglas para ir eliminando aspectos innecesarios en nuestras vidas.

[campo nombre=video]