Entradas

¿Llegas? Saluda. ¿Te vas? Despídete. ¿Recibes un favor? Agradece. ¿Prometes? Cumple. ¿Ofendes? Discúlpate. ¿No entiendes? Pregunta. ¿Tienes? Comparte. ¿No tienes? No envidies.  ¿Ensucias? Limpia. ¿No te cae bien? Respeta. ¿Amas? Demuéstralo. ¿No vas a ayudar? No estorbes. ¿Rompes? Repara. ¿Pides prestado? Devuélvelo. ¿Te hablan? Contesta. ¿Enciendes? Apaga.  ¿Abres? Cierra. ¿Compras? Paga.

Estas sencillas reglas que aparecen el el cartel de la foto, pueden ayudarte sin lugar a dudas a tener una mejor convivencia con los demás, parece muy fácil seguirlas.

La búsqueda de empleo puede ser una experiencia agotadora y desmoralizadora. La problemática laboral de mercado en todo el mundo ha creado un exceso de candidatos calificados, muchos compiten por el mismo trabajo.

La caza de un trabajo no sólo significa tener las calificaciones adecuadas, el desarrollo de un buen currículum y habilidades en el manejo de la entrevista, sino también tener que superar a los otros candidatos – muchos de los cuales pueden ser más calificados en el papel que tú. Por desgracia, incluso después de todo eso, el rechazo es posible.

El rechazo puede ser difícil de tratar, especialmente cuando quieres (o necesitas) un trabajo que se aproxima. Así que ¿cómo se puede hacer frente y convertirlo en algo positivo?

Revierte con inteligencia

Aunque los resultados (y sus circunstancias) varían, a veces es posible convertir un “no” en un “sí” y girar el rechazo. Si tu empleador potencial te llama y te dice que van con otro candidato, pregúntales por qué, y trata de encontrar una oportunidad para destacar las habilidades que podrían darte una ventaja sobre el otro candidato. No hagas apelaciones emocionales o te muestres desesperado – entrega al empleador una razón real, tangible por la que realmente deberían contratarte en su lugar.

Retroalimentación

Aunque pueda parecer difícil de hacer en una entrevista, una buena estrategia es obtener una evaluación honesta de tu desempeño. Si el entrevistador accede, pide que te haga una lista de tus puntos fuertes y débiles en la entrevista, así puedes utilizar esos datos para afinar las futuras entrevistas.

Aprende y aplica

Una vez que tengas algunos datos sobre cómo se podría haber mejorado tu entrevista, utilízalos para prepararte para el siguiente proceso de aplicación. Siéntate toma nota, descubre las fortalezas y debilidades en tu conjunto de habilidades, y averigua cómo puedes maximizar tus atributos positivos y compensar los puntos débiles. Si tienes el tiempo y los recursos, considera trabajar algunos de esos puntos débiles con algún tipo de formación de software,  clases en línea, o lo que necesites.

No te culpes

Puede ser difícil cuando has puesto todo de ti para conseguir el trabajo de tus sueños, y aún así te han rechazado. Pero, en verdad, a veces un rechazo no es acerca de ti en absoluto. A menudo, los candidatos perfectamente calificados, que podrían ser perfectos para el trabajo en cuestión, son rechazados debido a circunstancias que son  invisibles para el solicitante. Un empleador podría tener más afinidad con otro candidato, o tener algún tipo de relación preliminar con el candidato, o cualquier número de miles de pequeñas cosas que pueden llevar a no ser contratado.

No hacerlo personal

No te pongas a la defensiva con el entrevistador, o recurras a los medios sociales para quejarte públicamente del empleador que te ha rechazado, mostrando resentimiento o enojo.  No dañes la relación ni deformes tu imagen. Trata de mantenerte en contacto con la empresa, si es posible. Nunca se sabe si el otro candidato no podría funcionar. Pero sobre todo, lo mejor que puedes hacer después de ser rechazado es mantener una actitud positiva y no desanimarte. Mantener una buena energía es vital para tu bienestar: agradece y recuerda que las experiencias que han de ser para ti llegarán en el justo momento.

Lo cierto es que no interesa si te has muerto una vez o dos o ninguna, siempre estamos empezando de nuevo, al final no hay nada que hacer siempre tendremos 18 por que podemos ser jóvenes solo una vez pero seremos inmaduros para siempre, no hay reglas para cumplir 20, 25 o 30 pero si las hubieran serian las siguientes.

Haz una lista de lo que menos te gusta de ti y tírala al tacho de basura , eres el que eres desde hace mucho y hasta no se cuando, después de todo no son tan malos los domingos de resaca, deja el equipaje de sobra el viaje es largo, cargar no te dejara mirar hacia adelante y ademas jode la espalda.

No sigas modas en unos años te morirás de vergüenza de haberte puesto eso de todas maneras, besa a tantas como puedas, deja que te jodan el corazón, enamorate, date contra la pared, quizá hay alguien esperándote quizá no, pero mientras lo encuentras lo bailado quien te lo quita.
Come frutas y verduras vete acostumbrando que no podrás tragar chucherías toda la vida, equivocate, cambia, falla, reconstruyete, manda todo al carajo y empieza nuevamente cada vez que sea necesario, enserio no pasa nada, sobre todo si nunca hiciste nada, prueba otras cervezas, otros dentífricos, hazte un nuevo corte, arranca el carro un dia y no pares hasta que se acabe la gasolina, forma una banda de rock , ¿porque no? .
Toma clases de baile, aprende otros idiomas, inventate otro nombre, perdona, olvida, deja ir … decide quien es imprescindible, mientras mas grande eres mas difícil es hacer amigos de verdad y mas necesitas quien sepa quien eres sin tener que explicárselo, esos son los amigos y mantelos cerca … aprende que no vas a aprender nada, pero eso no importa por que no hay examen final en esta escuela ni reunión de ex alumnos …
¡Felices 30 viejo bienvenido al resto de tu vida!
[campo nombre=video]

Extraído de la película: Efectos Secundarios