Entradas

En uno de mis viajes por este ancho mundo, vi un día,  en una isla desierta, un monstruo con cabeza humana y cascos de hierro.

El monstruo no hacía más que comer tierra, y beber agua del ancho mar que rodeaba la isla. Después de observarlo por el espacio de largas horas, me acerqué a él y le pregunté:

“¿No te sientes satisfecho ya? ¿Acaso ni tu hambre ni tu sed pueden ser satisfechas?”.

“Es cierto, muy cierto -me contestó-. Tienes razón. No sólo que estoy satisfecho, sino que estoy ya cansado de tanto comer y beber. Sin embargo, lo sigo haciendo por el temor de no encontrar el día de mañana, ni tierra con qué satisfacer mi hambre, ni en este ancho mar, agua con qué aplacar mi sed”.

Jalil Gibrán

A veces podemos sentir que no encajamos en nuestro mundo, que no tenemos nada por aportar o compartir, pero si nos quitamos la venda de los ojos y los juicios aplastantes, podemos encontrar otros seres que viven caminos paralelos a los nuestros con los que podemos compartir y construir las más bellas creaciones basadas en el amor.

Me encanta ver animaciones y más aún cuando dejan mucho para pensar como la siguiente: En un mundo que juzga a la gente por su número, Cero se enfrenta a un prejuicio y una persecución constante. Él anda un camino en soledad, hasta que un encuentro , por casualidad, cambia su vida para siempre.

Él conoce a una mujer Cero. Juntos, demuestran que a través de la determinación, del coraje y del amor, nada puede ser realmente algo.

No dejes de ver este cortometraje de animación realizado con la técnica de StopMotion realizado por Christopher Kezelos, que nos deja una bella enseñanza.

“Ser desapegados no significa que no podamos disfrutar nada o no podamos disfrutar estar con alguien. Mas bien, se refiere al hecho de que aferrarnos fuertemente a algo o a alguien, nos causa problemas. Nos volvemos dependientes de ese objeto o persona y pensamos, “Si lo pierdo, o nunca lo obtengo, entonces seré miserable”.

El desapego significa: “Si obtengo la comida que me gusta, qué bueno; si no la obtengo, está bien. No es el fin del mundo. No hay apego o aferramiento.”

Dalai Lama.

“Tengo mi propia versión del optimismo: Si no puedo cruzar una puerta, cruzaré otra o haré otra puerta. Algo maravilloso vendrá, no importa lo oscuro que esté el presente”.

Rabindranath Tagore

 

“La gran tragedia de la vida no es la muerte física. La gran tragedia de la vida es lo que dejamos morir en nuestro interior mientras estamos vivos”.

Norman Cousins.

 

En medio de nuestra manera de pensar dividida podemos obviar u olvidar que Todos somos Uno.

Somos seres individuales pero al mismo tiempo pertenecemos a una Unidad, Somos una pequeña parte del Planeta Tierra, pero aún más pequeña del Sistema Solar y también infinísima parte del Universo. Así como nuestras células forman parte de nuestro cuerpo, nosotros formamos parte de la Tierra que también es un organismo vivo. Y todos los seres que tenemos a nuestro alrededor también forman parte de ello. Para que la Tierra se conserve saludable y no sufra de guerras generadas por intolerancia, debemos entenderlo y lograr armonía y paz a través del amor a nosotros mismos, que aplicando este concepto, se verá reflejado igualmente a los demás.

Este concepto de Unidad lo tenían muy claro culturas antiguas. Por ejemplo,  los mayas, lo recordaban siempre en su saludo diciendo: In lak’ ech: yo soy otro tu, a lo que respondían: Hala ken: tú eres otro yo.

Más sencillo aún lo explica este pequeño en el siguiente video que fue el ganador del 2012 del concurso de la UNESCO titulado “Dame un Minuto de Paz” . El niño dice que no necesita mucho tiempo para explicarnos quien es y quien eres, ya que todos somos uno.

“No necesito mucho tiempo para decirte quien eres, solo dame un minuto de paz”

https://www.youtube.com/watch?v=qz-pUsoxv3g

Siempre que veo una película me gusta analizarla y sacar mis enseñanzas y conclusiones.  Hace poco tuve la oportunidad de ver Stardust: El Misterio de la Estrella,  es una película del año 2007. Me pareció superentretenida pues te lleva a un mundo mágico imaginario de príncipes, doncellas y donde todo es posible.  Me encantó pues al ser una película de fantasía, te desconecta y te hace observar con detenimiento todo lo que ocurre para poderla entender,  además a mi modo de ver deja varias enseñanzas, algunas las relaciono a continuación.

 Las limitaciones y obstáculos para cumplir nuestros sueños se encuentran en nosotros mismos en nuestra mente y cuando los superamos podemos observar, conocer y vivir un número inagotable de posibilidades: En la película está representado a través de El muro. El protagonista está sumido en la monotonía de su mundo, acostumbrado a ser un simple empleado, a perseguir un amor que no le conviene. Pero cuando lo invade la curiosidad y cruza el muro ve un mundo totalmente diferente donde todo es posible. Pasa de ser ordinario y dejar que la vida se le pase sin más para convertirse en protagonista  protector,  encuentra su verdadero amor y construye su propia aventura de vida.

Cuando no tenemos congruencia con lo que sentimos, pensamos y actuamos, reflejando una imagen que no es la nuestra,  más tarde que temprano se cae esa fachada y se descubre nuestro interior. Esta enseñanza la protagoniza El capitán quien dice una frase que enmarca su papel: Reputación toda una vida para construirla y un instante para llevarla a pique.  El capitán daba una imagen de un machote guerrero durísimo y en el fondo es todo corazón.

Si nos dejamos cegar por la competitividad mal manejada y avaricia podemos pasar por encima de los demás lastimándolos, logrando sólo caos. Debemos esforzarnos por pulir nuestra propia personalidad nuestra piedra en bruto, rubí, para lograr armonía interna que reflejará seguridad y éxito seguro en nuestras acciones, sin interferir ni agredir a los demás. En la película los hermanos detrás del trono pensaban que para poder ser rey  tenían que buscar la manera de matar a sus propios hermanos, y en realidad el que fue rey era el que tenía la joya consigo y la cuidaba como su más valioso tesoro.

La belleza y la juventud eternas están en el cuidado de nuestro interior, de nuestra personalidad, de nuestra esencia, y así se ve reflejado en nuestro exterior en la parte física.  Las hermanas brujas que iban detrás de la estrella buscaban juventud enfocadas solamente en la parte física, pero esta juventud es pasajera y constantemente tenían que estar buscando nuevas estrellas para robarles su corazón. Tenían también el poder de hechizar como hicieron con la bruja que a pesar de tener la estrella en frente no la podía ni ver ni sentir, así pasa cuando nos enceguecemos por el mundo material o cuando nos obsesionamos con algo podemos tener lo que queremos en nuestras narices y no lo vemos.

Puedes verla tú también y sacar tus propias enseñanzas.

“Es importante tener un sentido de seguridad, la sensación de estar preparado, el conocimiento pleno de que, venga lo que venga, podrás enfrentarte a ello, manejarlo … e incluso disfrutar haciéndolo”.

“También es una buena enseñanza encontrarte frente a una situación que no puedes manejar y, al reflexionar sobre ello más tarde, darte cuenta de que esa enseñanza te resultó útil en muchas, muchas formas distintas. Te permitió medir tus fuerzas”.

“También te permitió descubrir áreas en las que necesitabas emplear más a fondo la seguridad en ti mismo, sacar más de tu potencial interior…Reaccionar ante lo bueno y lo malo y manejar ambas cosas adecuadamente: ahí es donde reside el verdadero gozo de vivir”.

Palabras del psiquiatra Milton H. Erickson

En mi infancia y adolescencia cuando veía películas orientales en las que hacían unos saludos inclinando el cuerpo con una pequeña o gran reverencia me parecía que eran demasiado exagerados y que los que lo hacían mostraban señales de inferioridad ante quien le hacían el saludo.

¡Cómo cambia la forma de ver las mismas situaciones a lo largo de la vida!, ahora veo que el Gassho como se llama este saludo es una forma de mostrar respeto hacia uno mismo y hacia quien lo hace desde lo más profundo del ser. Si todos aprendiéramos y practicáramos el gassho, o las formas de saludar que nos enseñan las culturas ancestrales nos soltaríamos de tantos condicionamientos que nos separan del corazón de los demás seres y podríamos tener un mundo más armonioso y lleno de respeto.

Gassho es un gesto de respeto hacia los demás y hacia todas las existencias. Dirige el espíritu por encima del ego y de las consideraciones personales. Gassho crea armonía entre los seres, por muy diferentes que sean. Cuando la acción es la justa, el mundo se vuelve justo. Cuando hacemos sinceramente gassho por los demás, se crea una mutua simpatía. Si lo hacemos por el universo entero, incluso los árboles, las montañas y los ríos sienten esta simpatía y nos la devuelven a su vez.

De acuerdo a la filosofía védica el ser humano está compuesto por cinco cuerpos(pancha kosha) que se interrelacionan entre sí, los cuales son nuestro instrumento de vida y debemos cuidar, alimentar y ejercitar cada uno de ellos para tener un equilibrio en nuestro existir.

  1.  EL CUERPO DENSO O FÍSICO BIOLÓGICO (annamaya kosha) El cuerpo físico es el vehículo hecho de comida; que se nutre, desequilibra y sana por la acción de los jugos que extrae de los alimentos, y por el aire que respira (oxígeno). Es el cuerpo visible que nace, crece, se reproduce, se enferma, muere, y sus componentes regresan a la tierra y a la cadena alimenticia. Es el vehículo que aloja hasta el momento de su muerte al cuerpo sutil y al alma espiritual en su viaje hacia la Autorrealización.

  2.  EL CUERPO SUTIL que no es visible para el ojo físico, es intangible, pero que experimentamos continuamente en sus distintas fases. Comprende en el ser humano el aspecto energético, vital, mental, emocional y psíquico(conformado por el cuerpo pránico, el cuerpo mental o la mente y el cuerpo intelectual o la inteligencia).

    a)     EL CUERPO PRÁNICO (pranamaya kosha)Es la envoltura compuesta de prana o energía vital, que conecta la envoltura de alimento con el cuerpo mental permitiendo que ambos actúen juntos. Este cuerpo se nutre, desequilibra y sana por medio del prana que el hombre extrae de múltiples fuentes como el sol, el aire, el agua, la tierra y los alimentos en la modalidad de la bondad (sáttvicos).

    b)     EL CUERPO MENTAL (manomaya kosha) Comprende la mente y sus partes: consciente, inconsciente y subconsciente. La mente trabaja con los datos que le suministran los órganos de percepción y la información almacenada en la memoria, registrando los fenómenos externos e internos para dar forma al mundo que le rodea, a través de las diferentes emociones, palabras, sensaciones, pensamientos, imaginaciones, y demás experiencias del individuo; las que la nutren, desequilibran o sanan.Es también el lugar de las emociones y los sentimientos, registra los fenómenos internos y externos y realiza la función del pensamiento, y se alimenta de las experiencias de la persona.

    c)     EL CUERPO INTELECTUAL (Vijñanamaya kosha) La inteligencia es el principio discriminador que evalúa, determina y decide antes de pasar a las cubiertas menos sutiles. Controla y guía a la mente; y está en contacto con el mundo externo a través de los principios de los cinco sentidos: sonido, textura, forma y color, sabor y olor. Vijñanamaya kosha se alimenta, desequilibra y sana por acción del conocimiento, estudio y análisis.

  3. EL ALMA (anandamaya kosha) El alma es el Ser. parte o porción del Señor Supremo. Es una chispa de energía espiritual pura que proviene de Él. Esta energía se difunde por todo el cuerpo y es la causa por la cual sentimos diversos dolores o placeres en cualquier parte del mismo. Aunque no podamos ver al alma, su presencia puede ser comprendida simplemente por la conciencia. La conciencia es el síntoma de la presencia del alma, un cuerpo material sin conciencia es un cuerpo muerto. La naturaleza del alma es eterna-sat, sin nacimiento ni muerte, sin principio ni fin. No se la mata cuando se mata el cuerpo. Es inmutable, no sufre ningún cambio. Es plena de conoci-miento-chit, es conciencia y consciente, permanece como testigo durante todos los estados de la experiencia.El alma se alimenta, desequilibra y sana por acción de  mantras y oraciones.