Entradas

Has escuchado sobre los beneficios de la meditación pero crees que no te alcanza el tiempo de tu día para poder realizar esta práctica?

Aquí te compartimos un video explicativo donde te muestra y guía la forma de empezar a meditar en tan sólo un minuto y cómo puedes ir aplicandólo a lo largo de tu día.

Segundo a segundo vamos tejiendo el hilo de nuestra vida y de las decisiones que tomamos y llevamos a la acción se desencadena el resto de nuestra existencia.

En el día tenemos 86.400 segundos, son 86.400 nuevas oportunidades para aprovechar y tomar decisiones. Cuando tomamos estas decisiones desde lo más profundo de nuestro ser, desde nuestra esencia y no desde nuestra mente impulsada por condicionamientos externos, logramos desarrollarnos plenamente auténticos: Fortalecemos nuestro ser y no nuestro “tener que”.

Utiliza cada segundo que pasa por tu vida para hacer las cosas que te hagan feliz. En este cortico video puedes observar gráficamente lo que pasa cuando aprovechas o no la mayor riqueza que tenemos a nuestra disposición: el tiempo.

Maia Helles es una bailarina rusa de ballet quien nos comparte sus secretos para mantener una vida larga totalmente saludable y feliz.

Estas claves o señales que deben estar presentes diariamente en nuestra vida son: Sencillez, trabajo y placer.

La aplicación continua de estas tres secretos ha permitido que Maia a sus 95 años, edad en la que fueron filmados los videos a continuación, pueda seguir siendo decididamente independiente y saludable como cuando tenía 40 años y tener una maravillosa flexibilidad que se compara a una niña de 10 años (en el segundo video) .

Maia además piensa que su bienestar tiene mucho que ver con su alimentación y los beneficios de su rutina diaria de ejercicios, que perfeccionó, junto con su madre, de 60 años, mucho antes de que se inventaran las clases de ejercicio, incluso.

Es bastante inspirador y nos deja a través de su experiencia una grandiosa enseñanza y esperanza de que se puede vivir siempre con una excelente calidad de vida, sin importar la edad, depende sólo de cada uno lograrlo.

 Cuando crecemos y tomamos responsabilidad de nuestra vida  ya no tenemos los padres, maestros o personas que cuando éramos niños nos llamaban la atención para realizar lo que debíamos en el momento adecuado.

Es de ese punto de nuestras vidas en adelante  que debemos practicar y fortalecer la autodisciplina, habilidad que nos permite:

  • Evitar actuar impulsivamente.
  • Continuar trabajando en un proyecto, incluso si la primera oleada de entusiasmo se ha desvanecido.
  • Ir al gimnasio, caminar o nadar, cuando lo único que se quiere es acostarse o sentarse y ver la televisión.
  • Mantener una rutina de ejercicios físicos que permita estar en forma.
  • Aprender a despertar y levantarse temprano.
  • Superar el hábito de ver televisión en exceso.
  • Continuar trabajando en la dieta, y se resistirse a la tentación de comer alimentos que engordan.
  • Comenzar a leer un libro y leerlo hasta la última página.
  • Para meditar con regularidad.
  • Para superar la pereza y la desidia.
  • Cumplir las promesas que haces a ti mismo y a los demás.

 

El ejercicio y movimiento físico, combinado con una buena alimentación y respiración son los pilares para mantener un óptimo estado de salud y mantenernos jóvenes. Las personas que realizan ejercicio habitualmente mínimo dos veces por semana aparentan menos edad de la que normalmente tienen.

Ya sabemos  los beneficios a nivel fisiológico, como fortalecimiento de músculos, mejor irrigación sanguínea, incremento de elasticidad, control de peso corporal, protección contra enfermedades degenerativas como osteoporosis y artritis al fortalecer también sus huesos, etc.

Adicional a estos beneficios físicos también tiene beneficios emocionales y psicológicos. Pues mejora el estado mental y el ánimo y genera una mayor sensación de confianza.

Aquí algunos beneficios a nivel psicológico que podemos encontrar en la práctica constante de ejercicio:

  • Menor depresión
  • Menos ansiedad
  • Menos ira
  • Menos desconfianza
  • Mejor imagen de uno mismo
  • Mejor tolerancia al estrés
  • Mejor sueño

Si eres organizado puedes ir al gimnasio o al parque y realizar una rutina de ejercicios y esto sería genial;  pero esto no se debe volver la única condición para mantenerte en movimiento pues puedes también buscar oportunidades durante el día para mantenerte físicamente activo.

Por ejemplo puedes subir las escaleras para llegar a tu oficina en lugar del ascensor, o estaciona tu vehículo a algunas cuadras de tu trabajo para que recorras el resto de la distancia a pie. Si necesitas comprar algo en el supermercado puedes ir en bicicleta, así obtienes doble beneficio pues también  ahorras algo de combustible.

Al tomar conciencia de la necesidad del ejercicio encontrarás los lugares y momentos para cubrirla. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán respondiendo con mayor energía y vitalidad.

Es posible conservar una capacidad cerebral y salud mental activa a lo largo de nuestra vida.

Los adultos mayores que llevan una alimentación balanceada y con los nutrientes necesarios, realizan ejercicio físico constante y se mantienen ocupados con el paso del tiempo pueden incluso mejorar la capacidad cerebral y evitar su deterioro por vejez.

Acciones sencillas se pueden seguir constantemente para mantenernos en forma también a nivel cerebral.

Además de alimentarnos y respirar adecuadamente, realizar alguna actividad física como caminar o trotar 3 veces por semana,  es importante el dormir el tiempo necesario para renovarnos en caso contrario podemos ver afectada nuestra inteligencia espacial que también es llamada visual y es la que nos permite movilizarnos sin chocar con  las paredes o tropezar con baches . La inteligencia espacial muestra nuestra capacidad de interpretar ciertos datos relacionados con lo que vemos o con lo que sucede a nuestro alrededor. Aquellos que se orientan con facilidad y encuentran el camino en un lugar que desconocí­an a priori suelen poseer, por lo general una inteligencia espacial muy desarrollada.

Lo anterior es lo mínimo para sostenernos pero si queremos cada vez mejorar la capacidad cerebral debemos tener en cuenta que cuando aprendemos y repetimos procesos, la ejecución de los mismos se va volviendo casi mecánica, la rutina no nos favorece mucho por eso hay algunos puntos que podemos practicar:

Hacer diferente las cosas: por ejemplo utilizar la mano no dominante para algunas labores que no habíamos intentado hacer. Si siempre utilizamos la mano derecha para manipular el cursor del ratón, intentar hacerlo con la mano izquierda. Esta sencilla tarea hará que tu cerebro establezca algunas conexiones nuevas y tenga que repensar la forma de realizar las tareas diarias. Ponte el reloj en la mano contraria para que recuerdes el reto del cambio de mano en las tareas. Aunque al principio nos parezca un poco complicado, con la práctica se puede manejar perfectamente e incluso luego utilizar cualquiera de las dos manos.

Mejorar memoria, atención:A veces nos pasa que nos encontramos con personas  conocidas pero al saludarlas no las podemos llamar por su nombre porque no lo recordamos y cuando se van nos queda el pensamiento de “cómo se llamaba?” y lo tienes en la punta de la lengua pero…..no no te acuerdas.  Pero no te quedes ahí sigue esforzando tu cerebro hasta lograr acordarte del nombre.  Para mejorar la memoria puede ayudar  tratar de recordar los números telefónicos de familiares y amigos y marcarles sin mirar en la agenda.  Puede que nos demoremos un poquitín más o que marquemos errado antes de mirar los apuntes pero estamos ejercitando nuestra memoria y atención.

Aprender cosas nuevas cada día:Puedes leer libros de temas diferentes a los que acostumbras , aprender a cocinar con nuevos tipos de recetas. Aprender otro idioma. Adquirir nuevos pasatiempos. Es salirte de la rutina.
Aprender una nueva habilidad pone a trabajar a múltiples áreas cerebrales. Tu memoria entrará en juego, aprenderás nuevos movimientos y asociarás las cosas de un modo diferente.

Interacción social: conversar, contar historias y al mismo tiempo interactuar con otras personas que tienen formas de ver la vida diferente a la nuestra, con gustos y experiencias diferentes, además de ser ameno y divertido, nos permite ordenar nuevas ideas en la cabeza y desarrollar nuestros procesos cerebrales.  Mantener unas relaciones sociales fluidas, con llamadas de teléfono simplemente para contar cualquier cosa, también ayuda al cerebro a una mejor planificación.

Aquí un video para ampliar más en el tema.

[campo nombre=video]


El miedo al martes 13 es exclusivo de culturas latinas como España, Grecia y los países latinoamericanos -ya que en países anglosajones el día temido es el viernes 13-, y se compone de las cosas negativas asociadas por separado al tercer día de la semana y al número 13.

¿De dónde nace la leyenda?

El martes 13 es un mito medieval que pudo surgir porque el 13 de octubre de 1307, el papa Clemente V dictó una orden contra los Caballeros Templarios, por lo que se tomó como un día aciago.

Martes viene de Marte, dios de la guerra en la mitología romana. Y el 13 se entiende como número imperfecto asociado a la traición, pues a Judas se le señaló como el 13 en la Última Cena; en la saga artúrica eran 13 en la mesa redonda y uno mató al rey Arturo, y en las leyendas nórdicas, Loki, el espíritu del mal, era el decimotercer invitado.

Además, el capítulo 13 del Apocalipsis habla del anticristo y la Cábala enumera a 13 espíritus malignos. Henríquez indica que mitos como este muestran la necesidad del ser humano de explicar el tiempo y romper la rutina.

¿Y si quiero tener un buen martes 13?

1. Cinco minutos de reflexión. Disfrute relajadamente del desayuno y tenga pensamientos positivos. Trátese como a un ser humano y mime sus pensamientos.

2. Evite los ruidos altos a primeras horas. No es necesario inundar nuestra cabeza con acontecimientos negativos ni pesados desde temprano, ni con ruidos estridentes. Ya tendremos el resto del día para eso. Para empezar nuestro martes 13 de suerte, queremos paz y tranquilidad.

3. Salga de la rutina. Todos los días es lo mismo, pero si hoy decide hacer algo distinto que le apetezca, fuera de sus comportamientos habituales, pensamientos negativos no lo dejarán. Vale la pena un capricho, grande o pequeño.

4. Sonria. La risa es contagiosa y si es capaz de reirse de usted mismo, pues el martes 13 tendrá que irse a otro sitio.

Una de las dudas que más preocupa al principiante es la elección de los ejercicios más adecuados y su ordenación en un programa que le permita lograr los objetivos que se haya marcado.

Si se acude a un centro deportivo hay que esperar que el profesonal que está a cargo de la sala de musculación esté lo suficientemente cualificado como para asumir la responsabilidad de diseñar un programa de ejercicios que nos permita optimizar nuestro tiempo y esfuerzo.

La mayoría de personas desean aprender con la única finalidad de ser autosuficientes porque en sus centros deportivos no encuentran respuestas a sus problemas de entrenamiento o a sus dudas en el campo de la alimentación o la suplementación dietética.

Entrenamiento en circuitos. Manten tus pulsaciones elevadas mientras se pasa de un ejercicio a otro, en vez de sentarte y descansar entre series. Esto es muy recomendable para el estado físico y además puede ahorrarte un montón de tiempo porque estarás moviéndote entre series rápidamente. Pero eso no es todo, también serás más rápido.

Entrenamiento por intervalos. Hay que ejercitarse en intérvalos de máxima intensidad, junto a intervalos de recuperación activa. Es efectivo, pero también doloroso. Una rutina típica de intérvalos dura 20 o 30 minutos y se queman calorías durante dos días.

Calentamiento y enfriamiento. Si eres de los que llega al gimnasio y comienza con todo, termina y se va a su casa piénsalo dos veces, porque te estás poniendo en serio riesgo de lesionarte y de empeorar tu salud en vez de mejorarla.

Es importante pasar al menos diez minutos preparando tu cuerpo para el ejercicio, y que luego de entrenar te pases otros diez minutos como mínimo enfriando a una intensidad menor a la de tu rutina. Durarás más, te recuperarás más rápido, no te lesionarás y tu cuerpo mejorará rápidamente con este pequeño detalle de 20 minutos en total.

Fuerza/Cardio/Flexibilidad. Mucha gente se concentra solamente en una o dos de estas, pero no en las tres categorías como debe ser. Si realmente quieres desarrollar un estado físico asombroso, entoncees asegúrate de que tu rutina semanal incluya ejercicios de fuerza, ejercicios de cardio o aeróbicos, y un entrenamiento de flexibilidad.

Cuando una relación sentimental se inicia todo parece ser de color de rosa, pero a medida que pasa el tiempo se dan situaciones que nos desconciertan y nos hacen preguntarnos si él es la persona indicada. Aquí te presentamos 5 motivos para poner fin a un noviazgo.

1. Si tu pareja intenta influir en tus gustos y te fuerza a compartir sus aficiones seguramente no acabará bien. El resultado más evidente es que una de las partes dejará a un lado sus gustos sólo por tratar de pasar más tiempo junto a él o ella. Lo ideal es que cada uno acepte y acate los gustos de la pareja, compartiendo lo que tengan en común y disfrutando por separado de lo que no.

2. El amor de pareja no es un sentimiento altruista. Sé consciente de que dar amor a alguien implica recibir lo propio de su parte. Lo mismo en el caso contrario, si estás en una relación en la cual tú eres la persona que más atenciones recibe, tu pareja llegará un momento en que te lo echará en cara. No se trata de un balance exacto pero, por lo menos hay que tratar de equilibrarlo.

3. Cuando nuestra pareja no encaja en nuestro entorno social. Este es quizá uno de los problemas más evidentes. Si este es tu caso, actúa con inteligencia y procura repartir tu tiempo entre tu pareja, amigos y familia. Nunca dejes que una persona que acaba de entrar en tu vida te aparte de tu entorno.

4. No te autoengañes, las personas no cambian. Cuando en una relación existen puntos de divergencia se puede esperar que se pulan, nunca a que se cambien. Cada uno tiene sus virtudes y defectos, y la clave del equilibrio está en modificar esas conductas que molestan al otro, sin perder nuestra personalidad ni sentir que se nos impone nada.

5. El sexo. La vida sexual de la pareja es muy importante a la hora de prolongar la relación en el tiempo. La monotonía y la rutina pueden conducir a que la pasión se extinga. No te des por vencid@, y trata de evitar este trance, pero si el problema radica en que, al principio de la relación estabas tan enamorad@ que el sexo te parecía una maravilla por el simple hecho de que era con él o ella, y ahora te das cuenta que “tampoco es para tanto”, el fallo es de base.


Dicen que los índices de estrés y ansiedad se disparan durante estas fiestas. Cenas de empresa, encuentros familiares, comprar regalos a diestro y siniestro, obligaciones sociales, trabajo acumulado por los días de vacaciones, esos kilos de más. Estas son algunas de las razones por las que nos estresamos y agobiamos en Navidad.

Frente a los villancicos y a la aparente alegría que transmite la época navideña, se encuentra el agobio por ser el anfitrión perfecto, por tener todos los regalos a tiempo o el cargo de conciencia por comer y beber sin medida. Lejos de disfrutar del sentido estricto de de esta época, nos estresamos. Se supone que debería ser un tiempo de gozo y alegría, un momento para compartir sincera y relajadamente con familiares y amigos, pero no es así.

Y es que la ansiedad es una de las enfermedades del siglo XXI, junto al cáncer y la depresión. Según cifras oficiales, este desorden mental afecta al 20% de las personas y más ahora, en tiempos de crisis o desordenes de rutina y calendario. La ansiedad no entiende de edades ni de sexo y puede llegar en cualquier momento, incluso mientras estamos sentados en el sofá.

Dicen los psicólogos que los síntomas pueden variar pero los comparan con los de un ataque al corazón con la sensación de perder el conocimiento. La descarga de adrenalina que produce un ataque de pánico es tal que algunos lo equiparan al que se produce cuando se practica deporte de riesgo.

El sentimiento de depresión que provoca la Navidad es otro problema bastante común entre la sociedad. Durante estas fechas de celebración es frecuente recordar a los seres queridos que ya no están, este es el principal motivo de la tristeza que sienten muchas personas.

La publicidad engañosa puede ser otro de los factores que influyen en el estado de ánimo; el bombardeo de anuncios que reflejan familias felices y colmadas de regalos, invita a reflexionar sobre nuestra propia situación bien personal, económica o de cualquier otra índole. Empeñados en hacer un balance del año que termina, muchas personas se ven incapaces de cambiar de golpe y predisponerse para ser feliz.

Según los datos, la tasa de suicidios disminuye en Navidad pero constatan que las admisiones en los hospitales por problemas psiquiátricos aumentan en las semanas que siguen a estas fiestas.