Entradas

Es importante observar qué llevamos a nuestra boca a modo de alimento: que sea de la mejor calidad, lo menos procesado posible, que tenga los nutrientes necesarios, las pautas en como llevar una dieta sana.

Pero además debemos tener en cuenta que una dieta sana es sólo una parte de la nutrición ya que nuestro cuerpo es un sistema complejo de órganos, tejidos, conexiones, energía que para funcionar armónica y saludablemente se nutre de diferentes fuentes que también hacen parte de la alimentación consciente, como son:

Respiración: es el primer alimento que tenemos. Sin respirar no aguantamos mucho tiempo, cuestión de minutos sin respirar y podremos morir. Debemos ser conscientes de realizar respiración profunda en todo momento para oxigenar y alcalinizar todas las células, llevar nueva vida, nuevo aire para que pueda utilizarse en la renovación constante. Aprendamos de los bebés que llenan totalmente su abdomen en cada inhalación y lo contraen con cada exhalación.

Hidratación adecuada: Nuestro cuerpo físico es un 85% agua que está en constante movimiento utilizándose para todas las funciones vitales. De que nos hidratemos adecuadamente, depende que también podamos eliminar adecuadamente todas las toxinas. El mejor momento es en la mañana pues después de realizar las funciones de regeneración en nuestro momento de reposo, el cuerpo queda un poco deshidratado y gustosamente recibe y asimila bastante agua. Toma el hábito de beber por lo menos un litro de agua al levantarte.

Luz Solar: El sol es fuente de energía y vitalidad y nuestro cuerpo está diseñado para beneficiarse de él. Recibir la luz solar por lo menos 20 minutos al día nos hace aumentar la energía, alegría y ayuda a que nuestra piel fabrique la vitamina D, esencial para mantener huesos y dientes sanos.

Descanso adecuado y suficiente: el momento de reposo es aprovechado por nuestro organismo para restaurar y regenerar todas las células del cuerpo y al no conceder el suficiente descanso vamos agotando y dañando incluso parte de nuestras neuronas.
Este punto de la regeneración celular en el momento de reposo, lo podemos comprobar más fácilmente cuando tenemos gripe o alguna herida, si dormimos bastante y bien en ese tiempo, nos sanaremos más rápido que si dormimos poco.
La cantidad de horas de sueño al día varía de acuerdo a cada persona, aunque siempre nos han dicho que se debe dormir ocho horas, hay quienes necesitan hasta diez horas diarias para recuperarse. Todo organismo es particular y hay que aprender a conocernos para darle lo que necesita en el momento adecuado.

Actividad Física Regular: Cuando una máquina se queda sin utilizar se oxida y se va deteriorando lentamente. Igualmente es nuestro cuerpo, una máquina perfecta que necesita movimiento diario para “aceitar” articulaciones, tendones, activar circulación, fortalecer músculos y huesos y eliminar toxinas acumuladas.

Emociones y Relaciones saludables: Realizar actividades que nos alegren y nos motiven, tranquilicen y energicen cada día son clave para sentir emociones saludables, que nos nutran como amor, tranquilidad, felicidad, creatividad, liberación, desapego, aceptación, perdón, humildad, sencillez. Todos estos son estados que nos permiten vivir en armonía con la vida, fortalecer nuestras defensas y nuestra flora intestinal, secretar hormonas, renovar células etc. Por la misma razón es tan relevante que tengamos relaciones con amigos, pareja, compañeros que nos nutran y sean un aporte en nuestra vida de mutuo cuidado, respeto y valoración.

Contacto con la naturaleza: somos parte de la naturaleza y el tener contacto con la tierra, los árboles, plantas, agua de ríos y demás seres nos llena de energía y vitalidad al admirar su belleza y magnificencia.

Todas estas acciones ayudan a mantener el balance adecuado de alcalinidad en nuestro organismo, beneficiando grandemente nuestra salud en todos los aspectos.

A veces a mi mente llega la idea de cómo sería nuestro planeta si se hubiera respetado la sabiduría indígena o si en vez de ser los indígenas los conquistados hubieran sido los blancos. ¿Tendríamos más respeto por la naturaleza?  O definitivamente, ¿el proceso teníamos que vivirlo como hasta ahora? Tendríamos los avances tecnológicos actuales o ¿estaríamos muchísimo más avanzados y en armonía con nuestro entorno?

Lo único que podemos es reflexionar y aprender de las historias y actuar en el presente con lo que tenemos a nuestra disposición.

Y hablando de la historia, hay un documento que nos brinda una excelente reflexión sobre la Tierra y el medio ambiente.

Se trata de una carta escrita 1854 por el Jefe Seattle en respuesta a la oferta que le hizo  el Gran Jefe Blanco de Washington por una gran extensión de tierras indias, prometiendo crear una «reservación» para el pueblo indígena.

Aquí está la carta completa donde se plasma el gran respeto por la madre tierra de nuestros antepasados y  ha sido descrita como la declaración más bella y más profunda jamás hecha sobre el medio ambiente.

¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aún el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida. Si no somos, dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿cómo podrá, ustedes comprarlos? Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo, cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo.

La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas-. Los muertos del hombre blanco se olvidan de su país de origen cuando emprenden sus paseos- entre las estrellas; en cambio-, nuestros muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra, puesto que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra y asimismo, ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; éstos- son nuestros hermanos.

Las escarpadas- peñas, los húmedos prados-, el calor del cuerpo del caballo- y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia. Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras, nos está pidiendo demasiado. También el Gran Jefe nos dice que nos reservará un lugar en el que podamos vivir confortablemente entre nosotros.

El se convertirá en nuestro padre y nosotros- en sus hijos. Por ello estamos- considerando su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil ya que esta tierra es sagrada- para nosotros.

El agua cristalina- que corre por ríos y arroyuelos no es solamente el agua sino también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos nuestras tierras, deben recordar que son sagradas y a la vez deben enseñar esto a sus hijos y que cada reflejo fantasmagórico- en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos- y memorias de las vidas de nuestras gentes.

El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos- y sacian nuestra sed, son portadores de nuestras cano-as- y alimentan a nuestros hijos-. Si les vendemos nuestras tierras ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también lo son suyos y, por lo tanto, deben- tratarlos con la misma dulzura- con que se trata a un hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El no sabe distinguir entre un pedazo- de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin impor-tarle. Le secuestra la tierra a sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la tierra-, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorará la tierra dejando atrás sólo un desierto. No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena los ojos del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada. No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar cómo se abren las hojas de los árboles en primavera o cómo aletean los insectos. Pero quizás también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada.

El ruido parece insultar nuestros oídos. Y, después de todo ¿para qué sirve la vida si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras (aguaita-caminos) ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nada entiendo.

Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas- de pinos. El aire tiene un valor- inestimable para el piel roja ya que todos los seres comparten un mismo aliento, la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire.

El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor. Pero si les vendemos- nuestras tierras deben recordar que el aire nos es inestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene.

El viento que dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida, también recibe sus últimos suspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas. Por ello estamos considerando su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré condiciones: El hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo cómo una máquina- humeante puede importar más que el búfalo al que nosotros matamos sólo para sobrevivir.

¿Qué seria del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual; porque lo que le suceda a los animales también le sucederá al hombre. Todo va enlazado.

Deben enseñarle a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra está enriquecida con la vida de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla.

Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a sí mismos. Esto sabemos-: La tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos, todo va enlazado, como la sangre que une a una familia.

Todo va enlazado. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a sí mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, no queda exento del destino común. Después de todo, quizás seamos hermanos. Ya veremos.

Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que El les pertenece lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. El es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable para El y si se daña se provocaría la ira del Creador.

También los blancos se extinguirían, quizás antes que las demás tribus. Contaminen sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos. Pero ustedes caminarán hacia su destrucción rodeados de gloria, inspirados por la fuerza del Dios que los trajo a esta tierra y que por algún designio especial les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja.

Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por qué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. ¿Dónde está el matorral? Destruido. ¿Dónde está el águila? Desapareció.

Termina la vida y empieza la supervivencia.

El ser empresa involucra una serie de factores, todos ellos de vital importancia, pero lo más seguro es que el más importante de ellos es el recurso humano, invertir en él significa no solo crear espacios de fortalecimiento para la organización sino que de el se desprende una cadena de afectación de diferentes sistemas, el pensar en el hombre que labora y comparte conmigo en la empresa implica crecer como individuo, como familia, como grupo, como organización y como sociedad.

El Sentido de Pertenencia es un proceso que va directamente ligado al crecimiento personal y organizacional, implica reconocer las diferencias de los individuos y sistemas en los que se desenvuelve reconociéndose así mismo con debilidades, fortalezas, sentimientos, pensamientos, problemas y un sin número de características intrínsecas de cada ser humano que lo afectan y afectan a los otros.

Observar como es el sentir de cada persona, como hacen suyo todos sus actos fortaleciendo esto, buscando que la persona se sienta a gusto con ella misma y con los que están a su alrededor, haciendo de esta manera que todo lo que proyecta en su diario vivir, vaya encaminado a buscar los mejores resultados para la empresa y para quienes la conforman.

Sufrimos el problema de la lluvia ácida, los niveles de ozono se están agotando donde son más necesarios y aumentan donde son dañinos.

Los fertilizantes químicos y los insecticidas venenosos se encuentran en todos nuestros alimentos; la violencia y la pornografía están en las noticias y redes, cuyas publicaciones llenan nuestros cerebros con la más repugnante suciedad; la gente a su vez es tan ignorante, que piensa que la farmacia le venderá una solución para todos sus males.

Drogas, que alteran la mente, intoxican a millones de personas. La tecnología del genética, y la irradiación de alimentos, están introduciendo cambios radicales en el mundo, y producen efectos que pueden perjudicar irreversiblemente nuestro bienestar biológico natural.

Si queremos ser saludables, tenemos que cambiar muchas cosas. Para tener salud, la limpieza es necesaria. Es importante también limpiar nuestra mente y aprender a satisfacernos con los regalos de Dios, pues esto nos dará fuerza para vivir en forma correcta.

Alguna vez te has detenido a pensar cuál ha sido el impacto de tu estadía en el planeta tierra?

Nuestros actos cotidianos requieren de utilizar un determinado número de recursos que producen cantidad de consecuencias a nivel físico, ambiental y también energético. Pero la mayoría de las veces simplemente damos por sentado que nos llegan las cosas pero no nos detenemos a pensar de dónde han salido y cuál es el proceso por el que han pasado antes de estar en nuestras manos y nuestra vida. Aquí me explico un poco mejor con ejemplos:

Al vestirte: ¿has imaginado de dónde sale la ropa que compras y te pones diariamente? Todo el proceso desde el inicio, todo tiene su origen en los recursos naturales, plantas de algodón que posteriormente tienen un proceso de hilandería, blanqueamiento, estampación y muchas cosas más.

El papel y los lápices que utilizas para escribir: Actualmente, el 90% de la pasta de papel está fabricada con madera. La producción de papel representa aproximadamente un 35% de árboles talados, suponiendo el 1,2% del volumen de producción mundial total. Serían aproximadamente 24 árboles talados por persona utilizados en todo el material de lectura, desde libros, publicidad, diarios, etc.

Al alimentarte: ¿sabías que para producir 1kg de carne se necesitan 20000litros de agua, 16 kilos de cereales y legumbres para alimentar al ganado vacuno, que al sembrarlos ocupan 10 hectáreas de terreno?

El promedio de basura entre empaques, restos de aparatos electrónicos, desechables etc, que desecharemos en vertederos por persona es de 40 toneladas.

Bueno son tantos los recursos que utilizamos que para atender el consumo actual necesitaríamos tres planetas tierra y va en ascenso. Estamos sobre-consumiendo respecto de la capacidad del planeta: estamos destruyendo los recursos a una velocidad superior a su ritmo de regeneración natural.

Lo que estamos haciendo con nuestras acciones inconscientes y colectivas a nuestro planeta tierra es similar a la tortura de gota china que de tantas gotas constantes desestabilizan hasta alcanzar la muerte.

Habrá muchas personas que piensen que es exagerado o que sus acciones no hacen ningún daño, pero el hecho de no ser consciente de la devastación que produces no alivia la huella que se genera. Las acciones son individuales pero si muchos lo replican se ve reflejado en gran escala.

Qué se puede hacer?  Aprende de la naturaleza a no desperdiciar, aquí algunas acciones para minimizar tu huella ecológica:

  • Recicla: Además de separar las basuras para que se puedan reutilizar y sea más fácil la tarea de reciclar puedes sacar el Genio Creador que hay dentro de ti y dejar volar la imaginación reutilizando, dando nueva vida y personalizando.
  • Ahorra energía: desconecta todos los aparatos electrónicos que no estés utilizando, apaga las luces cuando sales de la habitación.
  • Ahorra agua: Cierra el grifo cuando te cepillas los dientes y te enjabonas en la ducha. Utiliza una vasija en la cocina para lavar los platos, la llenas una vez para enjabonarlos y luego otra para quitar el jabón a todos  juntos en vez de dejar el grifo abierto.
  • Siembra árboles donde puedas mientras más mejor y siembra también en tu casa plantas aromáticas, realiza tu huerto urbano o casero: Te conecta con la tierra, te llena de energía y alegría también al ver cómo puedes ayudar a generar vida.
  • Cuando vayas a comprar algo piensa cuál es su origen, cual va a ser su utilidad para ti, si realmente lo necesitas y cómo será su fin, si es fácil de reciclar.
  • Recuerda que al nacer no traemos nada material solamente los deseos de aprender y de vivir y al morir también nos vamos sin llevarnos nada material solamente lo aprendido y vivido.

[campo nombre=video]

Un conferencista hablaba sobre el manejo de la tensión. Levantó un vaso de agua y preguntó al auditorio:

– ¿Cuánto creen ustedes que pesa este vaso de agua?

Las respuestas del público variaron entre 20 y 500 gramos. Entonces el conferencista comentó:

– No, eso depende. No es un asunto de peso sino de tiempo. En verdad poco importa el peso absoluto. Lo que importa considerar es el tiempo que voy a sostenerlo. Si lo sostengo por un minuto, no pasa nada. Si lo sostengo durante una hora me empezará a doler el brazo. Si lo sostengo durante un día completo, tendrán que llamar una ambulancia. Y es exactamente el mismo peso: pero mientras más tiempo paso sosteniéndolo, más pesado se va volviendo.

Y concluyó:

– Si cargamos nuestros pesos todo el tiempo, más temprano o más tarde no seremos capaces de continuar: la carga se irá volviendo cada vez más y más pesada. Lo que tienes que hacer es dejar el vaso en algún lugar y descansar un poco antes de sostenerlo nuevamente. Tienes que dejar la carga periódicamente: eso es reconfortante y te permite continuar de nuevo. Por lo tanto, antes de que regreses esta noche a tu casa deja afuera el peso de tus tensiones. No lo lleves a tu casa. Mañana podrás recogerlo otra vez, al salir.

¿Son las grandes tensiones sólo pequeñas cargas aumentadas por nuestro hábito de seguirlas cargando?

¿Puedes descargar tu tensión laboral antes de llegar a tu casa?


Esta es quizás la temporada más congestionada del año y la época de vacaciones está por empezar.

Siga los siguientes consejos antes de subirse al avión:

  • Aunque cada aerolínea tiene sus propias políticas, los expertos de American Airlines, dan unos lineamientos generales para tener en cuenta en los viajes. Cada pasajero puede facturar una maleta sin ningún costo. Cada maleta que sea facturada no debe pesar más de 50 libras, y no debe medir más de 62 pulgadas (medida a lo largo + ancho + alto).
  • Por la segunda maleta chequeada dentro del tamaño, dimensión y peso permitidos, se implementara un cargo aproximado de US$30 más IVA. Lo anterior aplica para vuelos internacionales originados o con destino a Colombia. Para la lista completa de costos, es recomendable que visite las páginas Web de cada aerolínea antes de cerrar su maleta.
  • Normalmente, cada pasajero puede llevar abordo una maleta que quepa en los compartimientos superiores o debajo del asiento, más un artículo personal.  Los artículos personales incluyen carteras, maletines o computadoras.  Su maleta de mano no debe medir más de 45 pulgadas (medida a lo largo+ ancho+ alto).
  • Recuerde que existe un límite de cantidad de líquidos, geles y aerosoles que se pueden cargar abordo. Cada pasajero que viaja está limitado a llevar tres onzas o menos por cada frasco, y todos deben caber en una bolsa transparente con cierre integrado con capacidad para un cuarto.
  • Guarde y proteja sus objetos de valor.  Asegúrese de guardar sus cámaras, joyas, documentos, medicamentos, llaves y demás objetos de valor en su equipaje de mano y téngalo con usted en todo momento.
  • Anote su nombre y número de vuelo dentro de su equipaje.  Incluya su nombre, número de vuelo e itinerario dentro de cada maleta, en caso de que la etiqueta se caiga en tránsito. Ayudará para poder devolverle la maleta más rápido en caso de que se pierda.
  • Si lleva regalos, no los empaque, así sea en las maletas que van facturadas.  Lleve bolsas y papel de regalo por separado.  El personal del aeropuerto puede desempacar los regalos para revisar su contenido.
  • Piense en las necesidades de los niños.  Si está viajando con niños pequeños, prepáreles su propia maleta con crayones, libros para colorear, juguetes y lonchera.

Las más recientes investigaciones sobre la salud y belleza de nuestra piel muestran que podemos encontrar en la alimentación y los productos naturales tres componentes con efectos protectores de la piel.

Estos componentes son:

Los Beta-Carotenos: Presentes especialmente en las zanahorias, los tomates y ciertos frutos “coloreados, los beta-carotenos aceleran la producción de melanina, pigmento natural fabricado por los meloncitos, células protectoras de nuestra piel; Los beta-carotenos preparan y prolongan el proceso de bronceado, permiten una coloración armoniosa de la piel y protegen el organismo contra los radicales libres, reconocidos hoy como uno de los principales responsables del envejecimiento de la piel.

Vitamina E: Esta vitamina participa a la protección de la piel muy especialmente a la defensa de las membranas celulares. La vitamina E es particularmente especializada en atrapar los radicales libres. Junto con el beta-caroteno la vitamina E permite una óptima protección de la piel expuesta al sol. La vitamina E se encuentra en varias frutas como la naranja, el melón, la papaya y la fresa.

Los O.P.C. (oligomeros procianidólicos): Estos preciosos Flavonoides, extraídos de las cascaras de las uvas, estabilizan las fibras de colágeno de la piel y refuerzan la elasticidad y solidez de la piel.

Recuerde antes de exponerse al sol utilizar siempre un bloqueador solar de buena calidad y utilizar gafas de sol pues los ojos también necesitan una protección adecuada.

Después de un día de exposición al sol en la playa, en la montaña o en un paseo, debe aplicar una crema humectante en su piel.