Entradas

Es increíble cómo puede afectar la falta de una alguna especie en nuestro planeta. Es hermoso observar cómo sin darnos cuenta dependemos de esta interacción entre seres de diferentes especies.

Cada ser tiene una función y misión especial y si se extingue cambiaría radicalmente todo el funcionamiento del planeta incluso podría desencadenar las extinciones de otras especies incluída la humana.

Este es el caso de las Abejas que son los polinizadores  más importantes en frutas, verduras, flores y cultivos los animales de granja. Más de un tercio de la producción agrícola del planeta depende de la polinización de las abejas.

Estas pequeñas compañeras de planeta nos dan un servicio importantísimo para nuestra alimentación,  pero ellas no se dan cuenta de ello pues lo hacen solamente buscando su alimento, ya que toda la proteína que necesitan en su dieta la obtienen del polen y los carbohidratos que sacan del néctar de las flores. Mientras ellas se pasean en el supermercado de la naturaleza de flor en flor, van realizando la polinización tan necesaria para que se generen nuevos frutos y semillas.

Desde la segunda guerra mundial, la población de abejas ha mermado considerablemente. Las cifras apuntan un descenso de colonias de abejas de más del 50% con respecto a 1945. Sin embargo, hay lugares en el planeta en los que ya las abejas se han extinguido. Según Marla Spivak, esto se debe a que se cambiaron las prácticas agrícolas, pues antes  las plantaciones agrícolas se protegían con cultivos de cobertura que nutrían el suelo naturalmente como trébol y alfalfa. El cambio actual y desde esta época es que se fertiliza con agentes  sintéticos, se utilizan herbicidas para matar insectos y “malas hierbas” y muchas de estas últimas son plantas con flores que necesitan las abejas para sobrevivir. Adicionalmente , llegó la era del monocultivo que traducido para las abejas es un desierto verde enorme donde sólo puede encontrar un tipo de alimento o nada.

En países donde no hay abejas se les paga a personas para que realicen la polinización de manera manual, pero los resultados son poco o nada significativos en comparación con los realizados por las abejas. En otros países, se trasladan a los grandes monocultivos camiones cargados  de cajones repletos de abejas en su interior, con el fin de soltarlas y que realicen la polinización.

Einstein dijo alguna vez “si las abejas desaparecen de la superficie de la Tierra, entonces al hombre le quedan sólo cuatro años de vida”. Estamos en un punto crucial para hacer un cambio , si queremos seguir existiendo.

Soluciones? Algunas universidades como Sheffield y Sussex ubicadas en el Reino Unido y Harvard y Northeastern ubicadas en Estados Unidos trabajan en la creación de modelos de abejas mecánicas y  enjambres de abejas-robot en miniatura capaces de polinizar las flores, haciendo el trabajo más duro de estos incansables insectos.

abejarobot

Pero y qué pasa con el propóleo, miel, jalea real? Que también son productos valiosos que estas amiguitas fabrican. Y si el problema apareció desde que cambiamos la agricultura natural por una más artificial llena de productos sintéticos, será prudente seguir por el camino de esta artificialidad creando “nuevos modelos robóticos” de seres vivos? Acaso debemos estudiar  más alternativas y soluciones?

En esta maravillosa conferencia dictada por Marla Spivak puedes ampliar esta información y encontrar las acciones a seguir por cada persona para ayudar a las abejas, que además de sencillas, nos llenarán de colores y aromas nuestros jardines:

Plantar flores nativas amistosas con las abejas  y no contaminar con pesticidas estas flores por ejemplo: lavanda, salvia, nepeta, cilantro, tomillo, hinojo, borraja, azafrán, ranunculus, alcea, anémone, galanto, geranio, caléndula, aliso de mar, amapola, girasol, zinnia, cleome, heliotropo y muchas más.

En múltiples ocasiones en nuestras vidas necesitamos un mapa, una ruta a seguir que esté bien definida y explicada correctamente.

Por este motivo en diferentes religiones y culturas se han creado las Tablas de Mandamientos. Son instrumentos que nos recuerdan constantemente lo que debemos o no hacer en determinadas situaciones.

En el momento actual prima generar una apertura de consciencia a todos los seres humanos para realizar cambios que eviten el deterioro de nuestro precioso planeta.  Es por eso que nos ha encantado esta ilustración que encontramos publicada en la página des-bordes.org con los Diez Mandamientos para una Vida Sustentable. Importante memorizarla y compartirla con nuestros conocidos y amigos, el cambio global se puede lograr paso a paso y firme empezando por cada uno de nosotros.

  1. Cuidarás el agua
  2. Economizarás energía
  3. Producirás menos residuos
  4. Utilizarás envases reciclables
  5. Evitarás usar productos químicos
  6. Evitarás el uso de bolsas plásticas
  7. Reutilizarás papel
  8. Te transportarás usando bicicleta o caminando
  9. Cuidarás la flora y la fauna
  10. Pensarás sostenible globalmente y actuarás localmente

 

Los seres humanos somos una pequeña parte de un gran organismo vivo llamado planeta tierra.

Así mismo como nuestro cuerpo, que está formado de pequeñas células y microorganismos que juntos forman nuestro físico.

Para dejar de ser células cancerosas que enferman poco a poco nuestro planeta debemos tratar de que nuestro impacto de estadía en él sea lo menos agresivo posible, para ello podemos aplicar la ley universal de cero desperdicio y realizar algunos cambios concretos en nuestras acciones como los siguientes:

  1. Evitar comprar agua en botellas que se desechan una y otra vez.  Es mejor utilizar termos o contenedores portátiles de agua que puedas reutilizar. Compra garrafones reciclables.
  2. Evitar las bolsas de plástico  del supermercado,  utiliza las bolsas reutilizables que se adquieren ya en la mayoría de las tiendas  para cargar los enseres.
  3. Reutilizar los envases y comprar repuestos. Ahora es mucho más fácil encontrar productos con envases reutilizables que  ofrecen repuestos contenidos en materiales que se degradan con mayor facilidad.
  4. No usar el automóvil para recorrer distancias cortas. Además de hacer  bien a la naturaleza, caminar y andar en bicicleta contribuyen a mejorar la salud y rendimiento físico.

Si aún te parece exagerado y no te convences, es bueno saber cuánto el tiempo que tarda la basura que generas en descomponerse:

  • Una cáscara de banano tarda entre 2 y10 días y una cáscara de naranja puede tardar hasta 6 meses.
  • El periódico se descompone en un lapso de 2 a 4 semanas.
  • Las bolsas de papel se degradan en un tiempo de 2 a 5 meses.
  • Las colillas de cigarro tardan en descomponerse hasta 12 años.
  • Los zapatos de cuero se degradan en 40 años.
  • Las bolsas de plástico se descomponen en condiciones favorables en 15 años, sin embargo pueden tardar hasta 1000 años.
  • Las latas de aluminio se degradan en un lapso de 80 a 200 años.
  • Las toallas sanitarias y pañales desechables tardan para degradarse entre 500 a 800 años.
  • Las botellas de vidrio pueden tardar hasta 1, 000,000 de años.

Afortunadamente siempre tenemos opciones de elegir y teniendo conocimiento se puede tomar una mejor decisión.

 

Es bien sabido que las plantas son muy importantes para nuestra vida. Ellas proveen el oxígeno que respiramos y nos dan una variedad de productos como deliciosas frutas, sombra, refugio, flores, hojas, medicinas, etc.

Los árboles también crean y mantienen la superficie del suelo previniendo de esta manera la erosión. Al cortar los árboles- en forma- irresponsable, y al ser negligentes en replantarlos, se destruye el equilibrio natural. Los árboles deben ser plantados combinados en sus diferentes especies, y árboles- frutales deben ser plantados en lugares tales como carreteras públicas y parques, para que los viajeros con hambre puedan satisfacerse.

El cuidado de los ríos y bosques forma parte integral de la vida. Dios es tan bondadoso que nos da Su gracia en la forma de baya pura, nueces y frutas; pero el hombre, como producto de su codicia-, ha convertido en desierto muchos lugares de la tierra, al cortar sus árboles y enriquecerse en forma ostentosa con éstos y otros productos. Es por ello importante separar la basura en forma estricta y reciclarla lo mejor posible, para comenzar su etapa de recuperación.

  • No más viajes inútiles en carros. Usemos la bicicleta siempre que sea posible.
  • Caminemos más.
  • No contaminemos el aire por razones de poco peso.
  • Haga el menor uso de cosas plásticas. Es preferible elaborar juguetes de madera para los niños, y educarlos para que sientan y amen la naturaleza, enseñándoles acerca de madre naturaleza.
  • Debemos economizar energía.

Participar activamente en servicios cívicos tales como plantar árboles en lugares públicos, el suministro de agua potable a los viajeros, limpieza de áreas sucias, reciclaje de la basura, protección en contra del abuso a los animales, etc. Debemos ver la energía de Dios manifestada en todo, y así actuar con la máxima responsabilidad y cuidado. Incluso una llave que esté goteando debe cerrarse.

Siempre me ha impresionado ver cómo algunas personas al servirles un plato de comida dejan un poco en el plato. Algunas argumentan que es por “buena educación” porque si dejan el plato “limpio” osea sin restos de comida quedarían ante los demás como si estuvieran hambrientos.

Me he imaginado que si sumas todos los bocados que dejas en una semana puedes llegar a completar un plato completo, entonces, estás desperdiciando: votando comida y dinero.

Pero esto es  apenas una mínima cantidad de la comida que se desperdicia en el mundo, pues los agricultores, industrias, restaurantes, supermercados, etc, también votan comida, no porque esté en malas condiciones o a punto de putrefacción sino porque porque estéticamente no son alimentos “de formas perfectas”.

Tristram Stuart fué un poco más allá, investigando este fenómeno desde hace varios años viajando por todo el mundo. Los resultados de su trabajo nos permiten concluir que:

  1. Con la producción actual de alimentos se puede perfectamente atender la alimentación de todos los habitantes de la tierra, sin desperdiciar ya que se vota más del 50% de la producción.
  2. Los que más desperdician son los que más recursos tienen a su disposición (esto lo explica en un cuadro donde los países más ricos son los que más generan desperdicio)
  3. El cambio, como siempre, está en cada persona, empieza por casa.

Esto se encuentra documentado en la siguiente conferencia que nos permite  reflexionar al respecto y animar a tomar los correctivos necesarios a nivel personal.

[campo nombre=video]



“El error consistió en creer que la tierra era nuestra cuando la verdad de las cosas es que nosotros somos de la tierra.”

Nicanor Parra.

Alguna vez te has detenido a pensar cuál ha sido el impacto de tu estadía en el planeta tierra?

Nuestros actos cotidianos requieren de utilizar un determinado número de recursos que producen cantidad de consecuencias a nivel físico, ambiental y también energético. Pero la mayoría de las veces simplemente damos por sentado que nos llegan las cosas pero no nos detenemos a pensar de dónde han salido y cuál es el proceso por el que han pasado antes de estar en nuestras manos y nuestra vida. Aquí me explico un poco mejor con ejemplos:

Al vestirte: ¿has imaginado de dónde sale la ropa que compras y te pones diariamente? Todo el proceso desde el inicio, todo tiene su origen en los recursos naturales, plantas de algodón que posteriormente tienen un proceso de hilandería, blanqueamiento, estampación y muchas cosas más.

El papel y los lápices que utilizas para escribir: Actualmente, el 90% de la pasta de papel está fabricada con madera. La producción de papel representa aproximadamente un 35% de árboles talados, suponiendo el 1,2% del volumen de producción mundial total. Serían aproximadamente 24 árboles talados por persona utilizados en todo el material de lectura, desde libros, publicidad, diarios, etc.

Al alimentarte: ¿sabías que para producir 1kg de carne se necesitan 20000litros de agua, 16 kilos de cereales y legumbres para alimentar al ganado vacuno, que al sembrarlos ocupan 10 hectáreas de terreno?

El promedio de basura entre empaques, restos de aparatos electrónicos, desechables etc, que desecharemos en vertederos por persona es de 40 toneladas.

Bueno son tantos los recursos que utilizamos que para atender el consumo actual necesitaríamos tres planetas tierra y va en ascenso. Estamos sobre-consumiendo respecto de la capacidad del planeta: estamos destruyendo los recursos a una velocidad superior a su ritmo de regeneración natural.

Lo que estamos haciendo con nuestras acciones inconscientes y colectivas a nuestro planeta tierra es similar a la tortura de gota china que de tantas gotas constantes desestabilizan hasta alcanzar la muerte.

Habrá muchas personas que piensen que es exagerado o que sus acciones no hacen ningún daño, pero el hecho de no ser consciente de la devastación que produces no alivia la huella que se genera. Las acciones son individuales pero si muchos lo replican se ve reflejado en gran escala.

Qué se puede hacer?  Aprende de la naturaleza a no desperdiciar, aquí algunas acciones para minimizar tu huella ecológica:

  • Recicla: Además de separar las basuras para que se puedan reutilizar y sea más fácil la tarea de reciclar puedes sacar el Genio Creador que hay dentro de ti y dejar volar la imaginación reutilizando, dando nueva vida y personalizando.
  • Ahorra energía: desconecta todos los aparatos electrónicos que no estés utilizando, apaga las luces cuando sales de la habitación.
  • Ahorra agua: Cierra el grifo cuando te cepillas los dientes y te enjabonas en la ducha. Utiliza una vasija en la cocina para lavar los platos, la llenas una vez para enjabonarlos y luego otra para quitar el jabón a todos  juntos en vez de dejar el grifo abierto.
  • Siembra árboles donde puedas mientras más mejor y siembra también en tu casa plantas aromáticas, realiza tu huerto urbano o casero: Te conecta con la tierra, te llena de energía y alegría también al ver cómo puedes ayudar a generar vida.
  • Cuando vayas a comprar algo piensa cuál es su origen, cual va a ser su utilidad para ti, si realmente lo necesitas y cómo será su fin, si es fácil de reciclar.
  • Recuerda que al nacer no traemos nada material solamente los deseos de aprender y de vivir y al morir también nos vamos sin llevarnos nada material solamente lo aprendido y vivido.

[campo nombre=video]

Me enseñaron a no creerme importante; a tratar de llevar una conducta impecable; a considerar sagrados a las plantas, los animales, la tierra, los mares y los cielos; a saber en qué consiste la democracia y el respeto a la dignidad humana.

También a pasar de lo cotidiano a lo sagrado, y a liberarme de las culpas relegadas al inconsciente por medio de una catarsis, bajo la guía del chamán ¿Y qué otra cosa es un chamán sino el maestro del éxtasis, de sentirse un átomo pensante, fundido en el tiempo y en el espacio eterno del Universo?

Esas fueron sus enseñanzas, pero temo no haber sabido aprovecharlas.

Fernando Benítez (1912 – 2010)  escritor, editor, antropólogo, etnólogo e historiador mexicano.

La Tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la Tierra.

El hombre no ha tejido la red de la vida, es sólo una hebra de ella.
Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo.

Lo que ocurre en la Tierra, ocurrirá a los hijos de la Tierra. Lo sabemos.
Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.

Jefe Seattle