Juntos pero no revueltos… financieramente hablando

Muchas parejas toman la decisión de casarse o de compartir su vida juntos, pero sobre las finanzas prefieren vivir separados. Los siguientes tips le servirán para que la independencia financiera no se convierta en un problema marital.

1. Una cuenta para todas las cuentas comunes. Antes de pagar una factura, asegúrese que la van a pagar los dos. La mejor manera para que esto suceda es mantener una cuenta conjunta con la que pagan todo en la misma proporción.

2. Utilizar una segunda cuenta de ahorro. Aunque sus finanzas sean independientes, deben tener objetivos comunes. Si tienen una cuenta de ahorros dedicada para estos objetivos, servirá para asegurarse de que los dos están aportando la misma cantidad de dinero semanal o mensual para conseguirlos.

3. Todo lo demás manténgalo aparte. Si optaron por mantener una vida financiera separada, no es recomendable utilizar tarjetas de crédito conjuntas.

4. Cuidado con las compras grandes. La compra de activos de alto valor como electrodomésticos, carro, casa, puede significar un problema para las parejas separadas financieramente, ya que si la relación no funciona tendrán que entrar en un proceso de repartición de bienes que no siempre termina bien.

5. No deje que su pareja maneje sus finanzas. Si han decido que serán financieramente independientes, desde el principio usted debe mantener el control de su dinero. Aunque no es la idea, si se llega a separar, podrá entender bien en la situación financiera que queda y las deudas e inversiones que tienen por separado.