Motivadoras frases de Nelson Mandela

  • La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. La educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación que la hija de un campesino puede llegar a ser médico, que el hijo de un minero puede llegar a ser cabeza de la mina, que el descendiente de unos labriegos puede llegar a ser el presidente de una gran nación. No es lo que nos viene dado, sino la capacidad de valorar lo mejor que tenemos lo que distingue a una persona de otra.
  • Después de escalar una gran colina, uno se encuentra sólo con que hay muchas más colinas que escalar.
  • Ser libre no es solamente desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás.
  • Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.
  • Detesto el racismo, porque lo veo como algo barbárico, ya sea que venga de un hombre negro o un hombre blanco.
  • Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.
  • Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero.
  • Deja que la libertad reine. El sol nunca se pone sobre tan glorioso logro humano.
  • Nunca, nunca y nunca otra vez, debería ocurrir que esta tierra hermosa experimente la opresión de una persona por otra.
  • No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad, que la forma en la que trata a sus niños.
  • En mi país vamos primero a prisión y luego llegamos a Presidente.
  • No hay nada como volver a un lugar que parece no haber cambiado, para descubrir en qué cosas has cambiado tú mismo.
  • Mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática en la que todos podamos vivir en armonía y con iguales posibilidades.
  • La democracia exige que los derechos políticos de las minorías se resguarden.
  • Una buena cabeza y un buen corazón son siempre una combinación formidable.
  • Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada.
  • La mayor gloria no es nunca caer, sino levantarse siempre.
  • Si quiere hacer las paces con su enemigo, usted debe trabajar con él.
  • La prisión es una tremenda educación en la paciencia y la perseverancia.
  • Sólo los hombres libres pueden negociar; los presos no pueden firmar contratos. Su libertad y la mía no pueden separarse.
  • Dedicamos este día a todos los héroes y heroínas de este país y el resto del mundo que se sacrificaron entregando sus vidas a fin de que pudiéramos ser libres. Sus sueños se han convertido en realidad. La libertad es su recompensa.
  • No soy un santo. Al menos que para ti un santo sea un pecador que simplemente sigue esforzándose.