Pretender innovar sin esfuerzo es una estupidez. Ni lo intentes


Desmitifiquemos un poco lo que es Innovar,  Innovar proviene del latín innovare, que significa el efecto de tornarse nuevo o renovar, introducir una novedad.

Asi pues,  Innovar obliga a salirte de tu zona de comodidad. No innovamos (casi nunca) por placer.  Solo se innova por necesidad, porque no queda más remedio.

Ser “innovador” una vez que lo consigues ,parece glamoroso, pero el proceso es agotador, y es bueno que lo sepas para que estés preparado antes de intentarlo.

De lo anterior se deduce que la innovación no es un fin en sí mismo, sino un medio para alcanzar determinados objetivos. Esto se olvida a menudo, y termina pagándose caro.

Parafraseando a la Ley de Gordon: “Si una innovación no merece la pena, tampoco merece la pena hacerla bien”.

No te olvides que en cuestiones de innovación: “las cosas empeoran antes de mejorar” (Ley de Murphy). Por eso, no te asustes, es cuestión de ser perseverante.

No esperes a estar “motivado” para innovar. Empieza haciendo cosas nuevas. Al contrario de lo que muchos piensan: primero es la acción y después la motivación.

Los innovadores se notan por el lenguaje. No les gusta la palabra “imposible”. Para ellos está claro que “Difícil no significa imposible”.