Un paso a la vez

A veces cuando nos encontramos turbados por las preocupaciones nos bloqueamos de pensar y pensar y nos vamos sesgando viendo solamente una salida, un punto de vista.

Perdemos la capacidad de ver más allá, de ver precisamente esa nueva forma que hace la diferencia y nos saca del apuro. Para cuando estemos con este sentimiento de bloqueo y no encontramos una respuesta es interesante soltar, entregar, mirar sólo el momento presente sin angustiarnos por más y dejar que fluyan las cosas confiando en la Luz interior,  la sabiduría de la Fuerza que mueve todo en el universo.

En el libro “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida”  el autor Dale Carnegie nos comparte una oración que nos ayuda en este propósito. Aquí la comparto:

Conduce, amable Luz…

Mi guía tú serás,

que lo distante no quiero ver:

un paso me es bastante