Entradas

Como el agua toma la forma del recipiente que la contiene, así la mente adopta la forma del objeto que la contempla.

B.K.S. Iyengar

En lo que enfoquemos nuestra mente, eso es lo que veremos en nuestra vida. Si nos enfocamos en rumiar problemas del pasado, allí nos quedaremos y no podremos ver lo que nos muestra la vida en el momento presente.

Así mismo si pensamos en miedos por lo que pudiera pasar en un futuro, más fácilmente eso que tanto tememos es lo mismo  que atraeremos a nuestra vida.

Hay que estar vigilantes de nuestros pensamientos y cada vez que aparezca alguno que indique lo que no queremos para nuestra vida, debemos contrarrestarlo trayendo a la mente otro pensamiento que nos enfoque en que  sí realmente queremos que aparezca.

Esto se consigue entrenándonos con la ayuda de la meditación diaria.

Alexander Vasilievich Suvorov es un ejemplo de que podemos llegar hasta donde nuestra mente y ganas nos alcancen.

Nació en Rusia en perfectas condiciones, a los tres años de edad quedó ciego y a los nueve años quedó sordo, obstáculos que gracias al amor  manejó con gran persistencia y no dejó que truncaran el  asistir a la universidad, graduarse como doctor en psicología y trabajar ayudando y enseñando a los niños ciegos y sordos la forma de comunicarse con los demás.

Alexander es un modelo que enseña a las personas con limitaciones físicas que a pesar de las dificultades, si tenemos la aceptación, disposición y tenacidad se pueden afrontar y alcanzar todos los sueños y metas propuestos.

Y para las otras personas  aparentemente sin impedimentos físicos, nos muestra  además de la tenacidad y persistencia que necesitamos para alcanzar nuestros sueños personales, evitar juzgar las capacidades de las otras personas, únicamente por su aspecto físico ya que si tienen limitaciones las pueden encarar y superar.

Conoce y amplía la impactante historia de Alexander Suvorov y recarga tu motivación observando el siguiente video.

serenidad

La experiencia de un momento está determinada por aquello en lo que centres tu atención en ese instante.

Cuando desplazas tu atención por decisión propia, estás utilizando la voluntad.

Cuando tu atención fluye hacia los pensamientos, dejas de estar verdaderamente presente en la realidad de cada momento. Los pensamientos vagan por el pasado o por el futuro; en lugares y situaciones imaginarios. Atrapado por ellos, permaneces “perdido en tus pensamientos”.

Curiosamente, tu cuerpo no lo sabe, y reacciona como si tus pensamientos fueran reales. Si te enredas en pensamientos sobre una pelea que tuviste con alguien, tu cuerpo liberará adrenalina preparándose para “pelear”. De hecho el cuerpo convierte los pensamientos cuánticos en una realidad física. Y paga un alto precio por ello.

Cuando tu atención fluye hacia la mano, permanece en el presente. Tu mano está aquí y ahora. No es una idea de una mano, pasada o futura. Y lo mismo pasa con cualquier parte del cuerpo: existe en el presente. Mantener la atención en la mano u otra parte del cuerpo es una manera de anclarte en el presente.

Fragmento del libro “Clean” del Dr. Alejandro Junger

La realidad es el lugar presente que puede medirse y donde yo puedo actuar: los hechos y sucesos que están frente a mí.

La realidad no es ni buena ni mala, es neutra.

La realidad externa es neutra. La realidad interna, si la miro desde el amor, tiene una dualidad: es una realidad de sufrimiento o es una realidad de satisfacción. Suponemos que lo que está afuera es lo que tiene dualidad, más no es así. Lo que tiene dualidad es lo que yo tengo adentro.

Aquí viene la afirmación científica. La interpretación que yo hago de la realidad puede ser engañosa; por lo general lo es, a menos que la mire desde la sabiduría. Pero la realidad como tal, no es engañosa; es un resultado verificable, está presente; no es bueno ni malo, es neutro.

¿Qué es bueno o malo? La interpretación mental que yo hago de un hecho cualquiera puede ser buena o mala; por eso es engañosa. Pero el hecho concreto no es ni bueno ni malo: es real.

Sacado de: Escuela dela Magia del Amor de Gerardo Schmedling

Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado

Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro

Si estás en paz, estás viviendo en el presente.

Lao Tzu

Lumos Labs es un sitio ofrecen todo un programa de entrenamiento mental, abalado por un equipo de investigadores de neurociencias de la universidad de Stanford y otras instituciones.

El programa lo forman una serie de 30 sesiones cada una de ellas orienta a mejorar un área particular de la mente y que conforman todo un curso completo, aunque también pueden utilizarse esas sesiones para mejorar solo ciertas áreas de interés.

Durante el proceso de entrenamiento se recibe gran cantidad de información sobre la situación actual y el avance realizado utilizando medidas como el BPI (Brain Performance Index – Índice de rendimiento del cerebro). En todo momento nos informa de como nos encontramos nosotros y también en relación a los usuarios realizando en mismo curso dentro del mismo rango de edad en el que nos encontramos.

Como visitante o como usuario registrado básico es posible disfrutar de algunos de los juegos, aunque el aprovechamiento máximo, por supuesto, se produce cuando pagas y entras en un programa completo. Con unos minutos de práctica al día se pueden obtener interesantes resultados a medio y largo plazo.

Enlace: Lumosity