Entradas

yogur

Desde que me conozco, la industria alimentaria ha invertido demasiada publicidad señalando que los productos lácteos son indispensables para un buen desarrollo de las funciones vitales para el ser humano, y después de que los niños dejan de tomar leche materna humana, se continúa su alimentación basada en leche de vaca.

Han hecho un buen trabajo porque tenemos esa idea tan arraigada que muchas personas no conciben su vida sin consumir lácteos de origen animal. Incluso, si son “intolerantes a la lactosa”, prefieren consumir un tipo de leche “deslactosada”, o sea refinada o fraccionada que dejar de consumirla totalmente.

Observando la naturaleza, nos damos cuenta que ningún animal en su estado salvaje consume leche después de su destete y menos leche de otra especie.

La sola idea de consumir leche de alguna mujer de nuestra familia que esté lactando nos parece repulsiva. Esto se debe a que la leche materna humana la necesitamos sólo en nuestros primeros años de vida, es por esto que nuestro cuerpo hasta el momento del destete segrega la enzima lactasa que ayuda a desdoblar la proteína lactosa de la leche. En adelante, como dejamos de producir dicha enzima, no asimilamos correctamente este alimento y por eso en parte se genera la intolerancia. Tampoco es agradable la idea de un humano tomando leche directamente de la ubre de la vaca.

vaca

Y es en parte lo que genera la intolerancia, porque cada tipo de leche es adecuada para cada tipo de cría: así la leche de vaca es ideal para los terneros, la leche de cabra para sus cabritos, la leche de humano para los bebés.

Cada una tiene una composición diferente adecuada para cada especie. Así por ejemplo el porcentaje de proteína de la leche humana es un 0.9% y el de la leche de vaca de un 3 a 4%.

La composición química de la leche de vaca  con respecto a la leche humana es diferente no sólo en proteína sino también en grasa, calcio y otros nutrientes, con lo que al ingerir leche de otras especies creamos desequilibrios internos en nuestro organismo que producen enfermedad.

Esto lo aprendió en su propio cuerpo Jane Plant1, geóloga y química británica, quien tuvo cáncer de seno, y descubrió después de investigaciones acompañada de su esposo, la relación existente entre el cáncer y el consumo de lácteos. Se dio cuenta que en los países orientales no se consume leche de vaca habitualmente y la tasa de cáncer en China en el momento de su estudio era de 1 de cada 10.000 mujeres y en su país Inglaterra era de 1 de cada 12 mujeres. Experimentando, dejó de consumir leche de vaca y todo tipo de lácteos como yogurt, queso y sus derivados y, con sorpresa para ella y los médicos que la trataban, en cuestión de pocos días su cáncer con metástasis avanzadas se desvaneció y desapareció. Este caso lo tiene documentado en su libro “Your Life in your hands”.

Otra idea que tenemos arraigada producto de la publicidad de los lácteos es que si no los consumimos podríamos en nuestra edad adulta sufrir de osteoporosis por deficiencia de calcio. Pues hay estadísticas que dicen que los países con mayor producción y consumo de leche de vaca también son los que mayor índice de osteoporosis de sus habitantes tienen. Y los países en donde los lácteos animales no se consumen o se consumen muy poco la osteoporosis no existe, es una rara enfermedad para sus habitantes. Esto está documentado el libro Estudio China del Dr. Collin Campbell, y en otra cantidad de publicaciones de revistas médicas2.

Cuando tenemos enfermedades respiratorias como flemas, se recomienda evitar el consumo de lácteos, debido a que son altamente formadores de moco. La mucosa que generan en los intestinos predispone a todo tipo de infección de mucosas cómo infecciones de oído, resfríos, y sus enfermedades relacionadas.

A todo lo anterior se suma  la forma de producción láctea actual que para tener un mejor rendimiento inyectan a las vacas hormonas, antibióticos y cantidad de químicos tóxicos que son transmitidos a la leche sin que con el proceso de pasteurización se eliminen completamente.

Consumiendo una dieta balanceada basada mayoritariamente en frutas y verduras, algas, semillas y frutos secos en menor cantidad, obtenemos todos los nutrientes necesarios, además de realizar ejercicio físico con regularidad.

Afortunadamente hay alternativas para las personas que les es difícil dejar de consumir  lácteos de origen animal y son las leches  vegetales por ejemplo, almendras, ajonjolí, quinoa, amaranto, avena, etc, que son deliciosas y se pueden variar cada vez para tener un gusto y nutrientes diferentes. También se pueden preparar quesos y helados y otras múltiples recetas para la transición a llegar a no depender de éstos en absoluto.

leches

  1. Esta es la página de Jane Plant http://www.cancersupportinternational.com/janeplant.com/
  2. En esta página encuentras referencia a esos estudios http://www.4.waisays.com/CalcioExcesivo.htm

 

Entre las muchas ventajas del internet y la globalización se encuentra la capacidad que tenemos para enterarnos y adoptar los hábitos  de diferentes culturas.

En la alimentación lo vemos claramente cuando encontramos los superalimentos como la quinoa, amaranto, spirulina que eran la base alimenticia de las civilizaciones indígenas americanas pero que hasta hace algunos años sólo eran conocidos por los descendientes de estas culturas.

Dentro del grupo de estos superalimentos se encuentra la maca, que es una raíz parecida en su forma al rábano pero de color café y un poco más grande. La maca es legado de los Incas que la consideraban como un regalo de los dioses., por ello además de cultivarla como alimento la utilizaban en ceremonias religiosas para danzas y rituales.  A la llegada de los españoles durante la conquista, los animales que traían desde España no se reproducían con normalidad por el cambio de clima; los nativos les recomendaron a los españoles que alimentaran sus animales con maca y con ello consiguieron alcanzar los niveles de reproducción normales.

La maca en polvo tiene aproximadamente un 10 por ciento de proteína que contiene siete de los ocho aminoácidos esenciales. Aunque no es una proteína completa, la maca es una excelente fuente de aminoácidos.

Es también rica en minerales biodisponibles como el calcio, magnesio, fósforo, potasio, azufre, sodio, hierro, zinc, cobre, selenio, yodo, bismuto, manganeso, silicio y estaño. Es ideal para la remineralización.

La maca contiene vitaminas del grupo B, que son las vitaminas de la energía, como la vitamina B1y B2, la vitamina C y vitamina E.

Dentro de los beneficios que nos aporta este tubérculo están:

  • Es energizante y aumenta la fertilidad en ambos sexos. Por esta razón se le consume cuando hay problemas de fertilidad.
  • Regula y aumenta la función del sistema endocrino, las glándulas que producen las hormonas necesarias para las funciones corporales y metabólicas esenciales como la fertilidad, la función sexual, la digestión, el cerebro y la fisiología del sistema nervioso, y los niveles de energía. Las hormonas regulan muchas cosas, incluso el estado de ánimo, el crecimiento, el desarrollo sexual y la función del tejido. Las hormonas también juegan un papel en muchas enfermedades, como el cáncer y la depresión.
  • Las mujeres han encontrado que ayuda a aliviar los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia.
  • Es un afrodisíaco para hombres y mujeres.Mejora las secreciones en las mujeres ayudando en las relaciones íntimas.Los hombres la han utilizado para aumentar la fertilidad y la función sexual. Por esta razón se ha ganado el seudónimo de “Viagra de la naturaleza.”
  • Ayuda a dar energía a personas débiles y ancianos.
  • Se usa para tratar y prevenir la osteoporosis.
  • Los curanderos incas la usan para dolencias de artritis y reumatismo.
  • Aumenta la inmunidad propia del cuerpo. Lo utilizan algunos doctores en pacientes con VIH.

[campo nombre=video]

Las verduras de hoja verde como por ejemplo las espinacas, rúgula, lechuga, apio, brócoli además de contener grandes cantidades de clorofila que es lo que les da su característico color poseen propiedades antioxidantes, facilitan la eliminación de radicales libres los cuales son los responsables del envejecimiento y la aparición del cáncer.

Estos alimentos verdes  contienen nutrientes esenciales para el funcionamiento adecuado del cuerpo humano  como:

Calcio: es el mineral que más abunda en el cuerpo humano y se necesita en cantidades importantes. Desempeña múltiples funciones fisiológicas. La función más importante del calcio es la construcción de los huesos. El cuerpo almacena más del 99 por ciento del calcio en los huesos y los dientes para ayudarlos a ser fuertes y resistentes. El resto se encuentra en todo el cuerpo en la sangre, los músculos y el líquido entre las células. El organismo necesita del calcio para ayudar a que los músculos y los vasos sanguíneos se contraigan y se relajen, para secretar hormonas y enzimas y enviar mensajes a través del sistema nervioso.  Por eso es tan importante su consumo en la etapa de crecimiento y en la edad adulta para prevenir la osteoporosis.

Magnesio: ayuda a fijar el calcio y el fósforo en los huesos y dientes al mismo tiempo que previene los cálculos renales ya que moviliza al calcio. Es un tranquilizante natural que mantiene el equilibrio energético en las neuronas y actúa sobre la transmisión nerviosa, manteniendo al sistema nervioso en perfecta salud. Ampliamente recomendado para los tratamientos antiestrés y antidepresión.

Acido Fólico o vitamina B9: Esta vitamina es fundamental para llevar a cabo todas las funciones de nuestro organismo. Su gran importancia radica en que el ácido fólico es esencial a nivel celular para sintetizar ADN (ácido desoxirribonucleico), que trasmite los caracteres genéticos, y para sintetizar también ARN (ácido ribonucleico), necesario para formar las proteínas y tejido del cuerpo y otros procesos celulares.
Por lo tanto la presencia de ácido fólico en nuestro organismo es indispensable para la correcta división y duplicación celular.

Hierro: Se necesita para producir las proteínas hemoglobina y mioglobina que transportan el oxígeno. La hemoglobina se encuentra en los glóbulos rojos y la mioglobina en los músculos.El hierro también es parte de muchas proteínas en el cuerpo.

Vitamina C: además de ser indispensable para la absorción del hierro interviene en la formación del colágeno, proteína que alimenta, refuerza y mantiene unidos los tejidos del cuerpo. Por esta razón, también ayuda a que nuestros huesos, dientes y tejidos sean fuertes y sanos, y con más razón en el caso de los niños, cuyos huesos y tejidos están en formación.

Para un mejor aprovechamiento de todos estos nutrientes se deben consumir estos vegetales preferentemente crudos o en su defecto con una mínima cocción, porque a más calor más enzimas y pérdida de propiedades. También se deben variar diariamente  porque cada vegetal nos aporta proporciones diferentes de estas sustancias y cambiar las preparaciones. Por ejemplo una forma deliciosa y práctica de consumirlos conservando todos sus beneficios es en licuados con frutas dulces como mango, banano y/o  manzana,  y aunque visualmente tengan aspecto al agua del pantano de Srhek, son muy deliciosos y más importante aún supernutritivos!!!

El amaranto tiene su historia. Dicen que fue importante en la dieta de los Aztecas y otras civilizaciones del nuevo mundo, argumentos que hacen que su estudio sea algo extraordinario y prometedor. Sin embargo, es uno de los muchos cultivos subutilizados en América Central y del Sur.

El amaranto fue seleccionado por la NASA para alimentar a los astronautas por su alto valor nutritivo, por su aprovechamiento integral, por la brevedad de su ciclo de cultivo y por su capacidad de crecer en condiciones adversas.

Gracias a su alto contenido en almidón, el amaranto es un alimento saciante. Por su alto contenido en fibra soluble, ayuda a eliminar sustancias que el organismo no necesita.

El amaranto es un alimento muy utilizado en la industria alimenticia, para la elaboración de productos dietéticos o light, ya que gracias a su característica de aglutinador, puede reemplazar la grasa característica de determinados aderezos por el extracto proteico de amaranto, lo cual otorga consistencia al producto, pero con menos calorías y con principios activos más saludables.

Como quien dice que las propiedades adelgazantes del amaranto se deben a sus principios activos, de los cuales se pueden aprovechar sus beneficios para la elaboración de diferentes productos dietéticos, que integran las dietas hipocalóricas.

Algunas propiedades del amaranto:

  • Te ayudara a tener un mejor crecimiento y desarrollo corporal y mental.
  • Te ayudara a prevenir y combatir la anemia.
  • Te ayudara a evitar la desnutrición.
  • Te ayudara a tratar la osteoporosis.
  • Te ayudara a contar con los nutrientes que tu cuerpo necesita.