El legado de Salvador Dalí

Salvador Dalí Felipe Jacinto Doménech nació en Figueres, España, el 11 de mayo de 1904. Sus padres, le dan el mismo nombre que a otro hijo que falleció en 1901, hecho que marcó su vida, pues creó una gran desestabilización en su personalidad.

Los padres de Dalí compararon los dos niños y vistieron a Salvador con los vestidos del mayor, le dieron los mismos juguetes e incluso lo trataron como la reencarnación del hijo difunto. Todo esto repercutió en sus obras donde siempre nos hablará de otro yo.

En 1914 cae enfermo; sus padres lo llevan a Casa de los Pichot, pintores y músicos, amigos de la familia. Ahí descubre el Impresionismo francés, el Puntillismo y accede a la revista L’Espirit Nouveau donde observa cuadros cubistas de Juan Gris.

Inició en el dibujo y pintura desde muy joven. En 1922 empezó sus estudios en Bellas Artes en Madrid, durante su estancia ahí mantuvo amistad con Federico García Lorca y con el cineasta Luis Buñuel; también conoció a Picasso y a Miró, ambos lo presentaron al grupo de Dadiaistas y Surrealistas.

Una vez terminados sus estudios, se marchó a París en donde se integró a un grupo de pintores y escritores surrealistas, de ahí datan las obras el El gran masturbador, El espectro del sex-appeal, El juego lúgubre y La persistencia de la memoria.

En la década de los 40´s datan sus obras mas importantes como son: Autorretrato blando con beicon frito, La cesta de pan, Leda atómica y La Madonna de Portlligat.
En la mayor parte de sus obras de los años cincuenta y sesenta expone la temática de la religión, historia y la ciencia, de ahí destaca Cristo de San Juan de la Cruz, Galatea de las esferas, Corpus Hipercubicus, El descubrimiento de América por Cristóbal Colón y La última cena.
En los años setenta, Dalí creo el Teatro-Museo Dalí en Figueres, donde se encontraba el Teatro de Figueras, (sitio en el que en 1919 se llevó a cabo la primera exposición de su obra). En el Museo, se encuentra expuesta una gran colección de su obra desde sus inicios en la creación del surrealismo hasta los últimos años de su vida.

En las obras de Dalí se expresa el método de paranoico crítico, que es la capacidad percibir diferentes imágenes en una cosa. Dalí podía estimular un estado de paranoico sin drogas y salir del estado y pintar. En sus obras, Dali expresaba su más profundo “yo”.