¿Cómo trabajar cuando estás cansado?

Trabajar Cansado

Todos tenemos días en los que simplemente no estamos bien. Tal vez nos quedamos despiertos hasta muy tarde la noche anterior, tal vez dormimos mal, o quizás simplemente estás cansado sin alguna razón clara.

Sin embargo, el trabajo es una obligación y no puedes quedarte en casa descansando. Quieres estar alerta, hacer que la mayor parte de tu tiempo sea productiva, y evitar distraerte  o cometer errores tontos.

Sigue estos  pasos, que te ayudarán a superar ese día cuando estás cansado:

Ten claro lo que debes lograr

Es siempre una buena idea tener un objetivo claro en mente, pero sobre todo cuando te sientas cansado. Piensa lo que necesitas para hacer hoy. Si  estás trabajando en un proyecto grande, ¿Cuáles son exactamente las tareas que vas a realizar?  Haz un plan del día.

Si no tienes un enfoque claro sobre lo deseas lograr,  seguro que al terminar el día, no lograste enfocarte en nada  y el tiempo se fue sin que valiera la pena!

Mantente alejado de las distracciones

Cuando estás cansado es más difícil concentrarse, por esto debes alejar las distracciones, simplemente comprobar  “Facebook”  puede hacerte perder la atención y distraerte mucho más.

Toma  mucha agua

La  Deshidratación mina tu concentración – Toma agua regularmente si estás cansado. Aunque la cafeína puede proporcionar un refuerzo temporal de la energía, no abuses del café.

Toma  una Siesta a medio día

Aprovecha la hora del almuerzo, y come algo rápido para que alcances a hacer una pequeña siesta, eso sí coloca la alarma de tu celular para que te despierte a la hora adecuada.  Seguro eso te ayudará a estar más alerta en la jornada de la tarde.

Muévete

Si te sientes somnoliento, lo peor que puedes hacer es sentarte en algún lugar cómodo y confortable – ya que casi seguro vas a cabecear!  En lugar de esto, muévete con frecuencia: levántate y estírate, sal a caminar un rato por el pasillo, ve al baño y  lávate la cara.

Realiza las tareas más fáciles

Finalmente, si te sientes muy cansado, pero todavía necesitas trabajar, trata de hacer las tareas más rutinarias: cosas como son responder a correos electrónicos, realizar documentos de presentación, hacer cambios de menor importancia pero que son requeridos, y así sucesivamente. Existen miles de pequeñas tareas en todos los trabajos.

Al finalizar el día y llegar a tu casa, duerme temprano para que puedas recuperar las energías y no se altere aún más tu reloj biológico y mañana si llegues con todas tus fuerzas a tu trabajo!